platelA

C(H)OEURS Y GÉRARD MORTIER

A seis años de la muerte de Gérard Mortier y a ocho del polémico estreno madrileño con abucheos, te contamos cómo fue aquello… ahora que Alain Platel la vuelve a montar en Bélgica

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_FILIP VAN ROE

Madrid, 9 de marzo de 2010

Ayer, 8 de marzo, se cumplieron seis años de la prematura muerte de Gérard Mortier (Gante 1943-2014) y el próximo 12 se cumplirán ocho del polémico estreno en Madrid de C(h)oeurs, la producción que bajo impulso del controvertido gestor belga, entonces director artístico del Teatro Real, generó un inusitado revuelo. Abucheos por una parte considerable de la audiencia, rechazo hasta de quienes no la vieron y una lluvia de críticas negativas e insultantes fueron el saldo trágico de una de sus más ambiciosas producciones coreográficas para el teatro aquella temporada. Aunque no era público, estaba ya enfermo Mortier aquel año 2012, en el que su programación deparaba dos montajes estrella: la deslumbrante Vida y muerte de Marina Abramovic, de Bob Wilson, que tuvo mejor aceptación, y la muy aporreada C(h)oeurs.

Meses antes del polémico estreno, susyQ se había encargado de la premier en España de Pina, la película sobre Pina Bausch en 3D que dirigió Wim Wenders. A nuestra invitación respondió Mortier, que se presentó a la gala con su asistente. Un par de días más tarde, recibimos una llamada inusual desde el Teatro Real. Su secretaria nos convocaba a reunirnos con él en su despacho.

Afable, inteligente y locuaz, en perfecto español con fuerte acento francés, Mortier nos confesó preocupaciones. Tenía un conflicto irresoluto. Estaba entusiasmado con el encargo de C(h)oeurs a Alain Platel pero sabía que el público usual del Teatro Real no iba a responder, no la iba a aceptar. Le interesaba llegar a la gente, toda de la danza contemporánea y no del ballet, que había visto en la premier de Pina. “Quiero ese público. Es el que de verdad va a apreciar C(h)oeurs”, nos dijo, pero al tiempo nos hizo saber que entendía que era un target al que le resultaba imposible pagar lo que cuesta una entrada del Real. Y nos confesó también su lucha infructuosa con la directiva del teatro por modificar esas tarifas aún hoy inalcanzables.

Acordamos entonces que el ensayo general de C(h)oeurs el día 11 de marzo funcionaría como nuestra premier. No fue difícil llenar el teatro. Los coreógrafos, bailarines, gestores, promotores, periodistas y amigos que ya habían ido gustosos a ver Pina, ahora junto a tantos otros, vinieron al Real aquella noche de gala privada. Silencio durante toda la representación, ovación al final. Fue un éxito. Un triunfo que no parecía en absoluto el preámbulo a los abucheos de la noche siguiente, y las sucesivas.

Dada la complejidad del montaje, que debía mover a los diez bailarines de Platel y a los 72 cantantes del coro operático del Real, C(h)oeurs tuvo una vida internacional más bien breve. Pero tanto Alemania, Holanda y Bélgica, así como los festivales de Edimburgo y Viena, donde se vio, recibieron críticas en su mayoría muy favorables y los asistentes aplaudieron a rabiar la innovadora propuesta, en sintonía con el público de nuestra primera noche madrileña, de la que aún nos sentimos muy orgullosos y seguimos agradecidos a Mortier por habernos permitido patrocinarla.

 

platelC

 

C(h)oeurs 2020

La crisis del coronavirus ha impedido ahora el estreno de la reposición de C(h)oeurs en una versión, más que revisada, actualizada por su autor, el coreógrafo y director de Les Ballets C de la B, Alain Platel (en la foto sobre estas líneas), que tenía su estreno pautado para el 20 de marzo en Gante y se colocaba como cabeza de cartel este verano del Festival Epiduarus de Atenas, también suspendido por la pandemia.

Las razones del estrepitoso fracaso de Madrid, aunque siguen inexplicables, podrían atribuirse a que, como pensaba el entonces director artístico del Real e ideólogo del montaje, no era un espectáculo para el público habitual de ese teatro ni tampoco para las voces ruidosas que ya venían reclamando una programación más conservadora que ofreciera la Aída de toda la vida y los cisnes de siempre. ¿Pero era, realmente, tan mala C(h)oeurs? Desde la óptica minúscula de Madrid, sí.

"C(h)oeurs es el apogeo cursi de la ropa de mercadillo, una loa a la estética pobre muy de los años ochenta del siglo pasado, como su pretendida ideología de pancarta”, apuntaba al día siguiente del estreno el diario El País, mientras que en Periodista Digital se leía: “Pocas veces se ha visto un balbuceo tan lamentable en un escenario tan magnífico” y el ABC, quizá el menos agresivo, sin embargo destacaba: “Que el escenario ha de servir para agitar conciencias es una verdad tan antigua como el propio teatro. Que ha de hacerse con más imaginación y menos infantilismo, también lo es”. Todos estos medios, y muchos otros, subrayaron especialmente los abucheos que se escucharon y la deserción de espectadores de la sala.

 

platelB

 

Un visionario

Detrás de C(h)oeurs estuvo siempre Gérard Mortier. El polémico gestor belga destacó en toda su brillante trayectoria por salirse del marco que usualmente delimita (y limita) a los directores al uso de estos grandes teatros. Diseñaba (como Diaghilev, salvando las distancias) una programación personalizada y genuina, muchas veces generando él mismo las ideas y contenidos de las producciones propias de la casa. Apuestas todas por lo general arriesgadas y poco complacientes, hechas en complicidad con los artistas adecuados para cada ocasión. Le gustaba estar al frente de un teatro con personalidad, así que huía de rutinarias traviatas y giselles, y se emocionaba estimulando con sus ideas la imaginación de personalidades escénicas como Bob Wilson o Alain Platel.

Después de todo, su principal hazaña fue innovar y sacudir el mundo de la ópera europea, primero desde el Teatro La Monnaie de Bruselas, luego liberando al acartonado Festival de Salzburgo de su corsé y más tarde revolucionando la Ópera de París, ballet incluido, con montajes atrevidos, desafiantes, vanguardistas y políticos, no siempre del gusto de todos aunque de gran repercusión internacional. Pero Madrid no es París. Y Mortier se dio cuenta de ello apenas asumió la dirección artística del Teatro Real en 2010. No gozó de simpatías ni dentro ni fuera. El público conservador habitual del teatro nunca aceptó sus proyectos innovadores, la crítica (local) lo acribilló, los políticos desde la prensa le lanzaron dardos y no eran pocos los proyectiles que le caían desde dentro. Finalmente, al año siguiente, con la muerte en puertas, salió de manera fulminante del Real y de Madrid.

C(h)oeurs queda como uno de sus logros. Es quizá una de las obras más políticas, contundentes y polémicas de Platel. Habla de la fuerza del colectivo frente a lo individual, de la masa frente a la persona. A través de los exaltados coros de óperas de Verdi (idea de Platel) y Wagner (idea de Mortier) el coro operático tiene el papel activo de la masa, del colectivo, lo que supone un reto para cantantes acostumbrados a moverse poco. Por ese camino habla del sentido de la patria, del poder de cambio del colectivo, del populismo y sus peligros, del nacionalismo y sus inconvenientes. En aquel momento, aludía perfectamente al movimiento de Los Indignados del 15M y de la primavera árabe. Ahora en 2020, sin hacer cambio alguno, puede estar hablando de los chalecos amarillos, de las movilizaciones feministas, del masivo clamor por salvar el planeta…

Sigue vigente. Y seguramente sigue emocionante como aquella primera noche (la nuestra). Lástima que se posponga ahora por la crisis del coronavirus pero bien merece esta segunda oportunidad, en la que reaparecerá (en algún momento pos-pandemia y esperemos que en España) con un elenco de bailarines distinto al original y ésta vez con el coro de la Vlaanderen Opera, de Gante.

 

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

FESTIVAL SAGUNT A ESCENA 2020

sagunt

INCOVIDSADOS EN SAGUNT

Breve pero contundente se presenta la danza en el Festival Sagunt a Escena, que confirma su celebración este agosto con estreno de Sol Picó y reposición de Titoyaya. Lee más…

Leer más...
 

ALVIN AILEY AMERICAN DANCE THEATER

troy

ESCÁNDALO SEXUAL EN LA AILEY COMPANY

Una investigación concluye que el creador Troy Powell, director de la Ailey II, mantenía conductas sexuales inapropiadas con bailarines y estudiantes. Lee más…

Leer más...
 

OBITUARIO

zizi

HA MUERTO ZIZI JEANMAIRE

La legendaria musa de Roland Petit ha fallecido a los 96 años en Suiza, donde residía. Lee más…

Leer más...
 
Volver