entrevista jerom bel

Intento llevar al límite lo teatral

Entrevista a Jérôme Bel,  de sus obras y de su radical pensamiento hablamos con él

Usted realiza un buen número de sus obras a petición de instituciones y grandes teatros: Ópera de Paris, Volksbuhne de Berlín, Festival de Avignon, Deuthches Shauspielhaus de Hamburgo, Opera de Lyon recientemente… ¿De qué manera estos pedidos restringen o guían su modo de crear?

Tengo una compañía independiente en la que hago absolutamente lo que quiero. Es divertido trabajar para unas instituciones que tienen un pasado, una historia diferente. Los equipos son numerosos y me estimula trabajar con ellos. Tengo mucha menos libertad pero es más fácil poder crear de otra manera, me permite variar. De todas maneras mi trabajo es muy contextual, construyo cada una de mis obras dependiendo de la situación en la que me encuentro.

Ha declarado que una nueva obra se define a partir de las limitaciones de la obra precedente. ¿Podemos pensar entonces que todas sus obras acaban por finalizarse con la obra que le sigue?

No, porque por el momento nada está realmente acabado. Pero sí es cierto que siempre hay algún cabo suelto que me permite crear la obra siguiente, aunque sea por oposición… Por ejemplo, actualmente estoy creando en Paris mi último espectáculo, está muy claro que lo que realmente tengo ganas de hacer se opone completamente a las dos últimas obras que he hecho: Disabled Theater y Gala. A la energía y la espectacularidad de estas obras opongo ahora un minimalismo contemplativo.

¿Cómo le llegó la propuesta de montar The show must go on para la Compañía Nacional de Danza?

Desde hace ya varios años esta obra forma parte del repertorio de algunas compañías internacionales en Hamburgo, Pekín, Malmö o Berlín. Ahora simplemente José Martínez nos ha propuesto introducirla en la Compañía Nacional de Danza. Estoy encantado que exista una versión en Madrid.

¿Que representa esta obra en su trayectoria?

Ha sido una obra muy importante, fue mi primer trabajo de gran formato. Al principio contaba con 28 bailarines en el escenario. Era increíble. La recepción de este trabajo fue muy violenta en los primeros momentos. Había gente que estaba realmente conmocionada, pensaban que mi intención era únicamente la provocación. Y poco a poco, con el tiempo, el público la ha entendido y ahora es una obra culta, de referencia.

¿Cómo mantiene viva la esencia de esta obra después de su creación hace 17 años?

Es una obra en la que solo hay que realizar unas acciones. Su estructura está al alcance de cualquiera. Y aunque la dramaturgia es extremadamente elaborada la interpretación de la obra es bastante fácil. Los bailarines tienen que trabajársela intelectualmente con el fin de comprenderla pero ya estamos acostumbrados y sabemos cómo explicar la esencia y lo que realmente está en juego. Para los bailarines es sobre todo una experiencia intelectual, también política.

Tan controvertida al principio, The show must go on continua suscitando reacciones de rechazo. ¿Cuál piensa usted que es la razón?

Esta obra no se parece a ningún otro espectáculo. Es una especie de OVNI coreográfico-teatral que toma por sorpresa a muchos espectadores. Cuestiona precisamente al espectador como tal. Interroga sobre lo que supone estar subido en un escenario, sobre el teatro como lugar de representación, con su fuerza y su fragilidad, el deseo de lo que los espectadores quieren ver en él. Es una obra conceptual pero también muy emocional, incluso sentimental…

Desde el punto de vista intelectual, ¿cómo han evolucionado sus necesidades de creación después de estos 24 años?

Intelectualmente, sigo buscando, investigando, intento llevar al límite lo teatral para ver hasta donde consigue resistir, intento comprenderlo.

¿Y lo consigue?

No de la manera más evidente…

¿Cuál es su campo de investigación actual para lograrlo?

Hoy intento salir de la caja negra, ver cómo puedo presentar mi trabajo fuera del teatro, en el espacio público. Trabajo sobre un proyecto para la Bienal de la danza de Lyon en septiembre de 2018 para lugares emblemáticos de la ciudad que se caracterizan por su simbolismo social, espiritual, comercial, político o judicial. Quiero cuestionar la dimensión espiritual de nuestro ser post-religioso. Me parece que algunas prácticas corporales como el yoga o la meditación podrían ser prácticas pertinentes. Estoy dándole vueltas a este tipo de cuestiones…

Texto_DAVID RODRIGO BALSALOBRE 

DESPIECE DOS

Véronique

Primera obra de una serie de retratos que llevan el nombre de su único intérprete, Véronique Doisneau (2004) corrobora la ausencia total del coreógrafo en favor del sujeto mismo del espectáculo. “Había comprobado – comenta Bel- que el discurso de la danza de aquel entonces lo producían únicamente la crítica y los coreógrafos, el de los bailarines era inexistente. Esta situación me pareció un ángulo muerto dentro del campo coreográfico que quise investigar con estos solos”. En Véronique Doisneau, la bailarina hace sobre el escenario un balance retrospectivo y subjetivo de su carrera dentro del cuerpo de Ballet de la Ópera de Paris antes de retirarse. “Fue una propuesta muy underground para la Ópera –recuerda Doisneau- la despedida del escenario está reservada únicamente a las estrellas del Ballet. Y de repente, Jérôme ofrecía una obra de despedida a una desconocida. Recibí correos maravillosos en ese momento. Cuando se lo comenté a Brigitte Lefévre (entonces directora de la danza de la Ópera de Paris), me dijo: ‘Me alegro, porque si supieses la cantidad de insultos que recibo por carta!” Bel apunta por su lado “El hecho de que Véronique se jubilara ocho días después del estreno fue muy importante ya que pudo ser crítica sobre su carrera y sobre la institución misma” Tras aquellas únicas representaciones Doisneau no quiso volver a subir a un escenario. Solo queda la grabación de este trabajo que se podrá ver en los Teatros del Canal de Madrid el 17 de marzo de 2018.

Ediciones Anteriores

susyQ 72 Abril • Junio 2019

72 SQ cover

 Editorial

Buenas prácticas

Habría que preguntarse si una política de buenas prácticas pensada para no eternizar a artistas en los cargos directivos de los entes públicos debe ser rígida e inflexible y atender taxativamente a los años estipulados por ella misma sin matices posibles. Los 20 años de Nacho Duato al frente de la CND parecen ciertamente excesivos pero al tiempo los 8 de José Carlos Martínez, pocos. El primero la llevaba como una compañía de autor y tuvo dos décadas para desarrollarse plenamente, el segundo luchó contra los elementos para materializar una proeza mayor: convertirlo en un colectivo versátil en sintonía con las grandes casas europeas como el Ballet de la Ópera de París, donde Martínez fue estrella.

Leer más...
 

susyQ 71 Enero • Marzo 2019

71 SUSYQ 700px

 Editorial

Danza y Cine

Resulta del todo gratificante constatar que el cine y la danza han retomado su necesaria relación desde ópticas más variadas, donde la danza no está supeditada a la acción como ornamento. Tres estrenos recientes dan a la danza un papel relevante que aparece alejado de la relación malsana que mantuvo hace décadas con el cine musical que fagocitaba la danza en función de sus propios intereses utilizándola como espectáculo.

Leer más...
 

susyQ 70 Octubre • Diciembre 2018

Portada SQ70

 Editorial

Teatro para la danza

Leer más...
 

Críticas

HOFESH SCHECHTER / TEATRO ARRIAGA

hofesh

GRAN ESPECTÁCULO

Se presenta ahora, en el Teatro Arriaga de Bilbao, los días 1 y 2 de noviembre, Grand Finale, la deslumbrante coreografía de Hofesh Schechter, que ha escuchado ovaciones allí donde llega. Lee más…

Leer más...
 

LUCÍA MAROTE / ABIERTO EN CANAL

marote

ELLA Y ELLAS

Con la representación de Ella, de Lucía Marote, concluye esta noche en Teatros del Canal, el ciclo Abierto en Canal, que presentó en estreno absoluto las nuevas creaciones de sus seis artistas en residencia. Anoche fuimos y esto nos pareció…

Leer más...
 

BALLET NACIONAL DEL SODRE

sodre3

EN UN LUGAR DE MONTEVIDEO…

Culmina mañana 8 de agosto, en el Festival de Santander, la gira de El Quijote del Plata, coreografía de Blanca Li para el Ballet del Sodre uruguayo, que ha recorrido los festivales de Peralada, Almagro, Sagunto y El Escorial, donde fuimos a verlo. Esto nos ha parecido…

Leer más...
 
Volver