crece1

CALAMBRES POÉTICOS

Te contamos las razones por las que no deberías perderte Crece este año. Michelle Man huye de los clichés en Elektri(c)k, emocionante  espectáculo (irrepetible) que se puede ver hasta el domingo en el Teatro Circo Price

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_GUILLERMO LATORRE PLAZA (@latorreplaza)

Son ya diez años los que lleva la iniciativa Crece, proyecto liderado desde 2008 por la Escuela de Circo Carampa, de Madrid. Cada año convocan a un creador para que monte un espectáculo de nuevo circo en el Teatro Circo Price con un puñado de talentos jóvenes recién egresados de las más prestigiosas escuelas internacionales de circo. Para el público se trata casi siempre de una propuesta innovadora, diferente y única, pero para los que lo hacen es algo más, es una primera oportunidad para hacer malabares justo en medio del hilo que conecta la vida de estudiante con el mundo profesional. Este año ha vuelto a la arena Michelle Man, coreógrafa y bailarina pionera de la danza contemporánea en la ciudad, que estuvo vinculada a Crece en sus primeros años de andadura. Elektri(c)k es la creación que ha estrenado anoche en el recinto de la Ronda de Atocha, inaugurando su temporada de otoño. Y son varias las razones por las que no habría que perdérselo.

Aunque la luz es el principal motivo dramatúrgico, Elektri(c)k es más bien abstracta. Acude a la tradicional segmentación por números pero (y aquí lo innovador) huye de la fanfarria y la estridencia típica del circo al uso, apostando por la atmósfera, desplegándose desde una serenidad elegante y una desnudez escénica y emocional que se apoya, principalmente, en el imaginativo diseño de iluminación de Juan Carlos Menor, con ese muro de luz que divide el espacio en la apertura del espectáculo y que, probablemente, tenía aún muchas más posibilidades de juego escénico que no se explotaron.

crece2

Sutileza de infarto

No hay distinción, música de suspense ni preparación previa para las acrobacias más audaces, que se van sucediendo una tras otra con toda naturalidad, aunque el público (que no es tonto) las vaya captando con facilidad. Este modo escénico y ese dominio del tempo, sin adrenalina de montaña rusa, delatan a Michelle Man como la coreógrafa que es. Hay una sutileza en su propuesta que termina siendo poética. Ya lo dice ella misma en el programa de mano: “Quiero un circo que me de calambres poéticos”.

El joven equipo, de nacionalidades muy diversas, responde a las exigencias de la dramaturgia y al unísono, cada uno tiene su espacio y momento en el escenario para desarrollar sus habilidades, que no son pocas. Sorprendente intervención acrobática la del dueto Maiol Pruna (España) y Francesco Gemini (Italia), ingeniosa e innovadora la manera y modos de trabajar los malabares del también italiano Luca Lugari. Impactante y arriesgada la maniobra de vertical aérea del colombiano Julio Adrán Yanes. Deslumbrante y emocionante el número coral final, que parece querer volver a las alucinantes acrobacias aéreas de los trapecistas del circo tradicional. Cualquiera de los nueve acróbatas reunidos en esta aventura por Michelle Man, podrían formar parte mañana mismo de las agrupaciones más exigentes del panorama mundial del circo. Saber que todo fue ensamblado en apenas tres semanas añade mérito a la aventura.

Danza News

MADUIXA / DAVID VENTO

madui

LA DANZA TRIUNFA EN FETEN

La compañía valenciana Maduixa y el salmantino David Vento se llevan premios relevantes en Gijón

Leer más...
 

BALLET DE LA ÓPERA DE LYON

yorgos

LA ÓPERA DE LYON DESPIDE A YORGOS LOUKOS POR LA PUERTA DE ATRÁS

Tras la demanda de una bailarina, el que fuera director artístico del ballet de esa casa durante casi 30 años, ha sido cesado. Lee más…

Leer más...
 

LA CHACHI / TEATRO CENTRAL

chachi

BAILAORA PUNK

Con su gesto canalla, entre el rave y el flamenco, La Chachi llega al Teatro Central de Sevilla el 7 de febrero con su propuesta La espera

Leer más...
 
Volver