cesc

SOLO EN COMPAÑÍA.

Se alza Cesc Gelabert como protagonista en la inauguración del Festival Cádiz en Danza, que arranca mañana. Con él hablamos sobre la soledad acompañada

 

Texto_OMAR KHAN 

Madrid, 7 de junio de 2019

No resulta del todo sorprendente encontrar al pionero de la danza catalana Cesc Gelabert (Barcelona, 1953) solo en el escenario. De hecho, es recurrente. Son abundantes los unipersonales, muchos propios y algunos ajenos, que ha puesto en escena. Mañana sin ir más lejos estará inaugurando la XVIII edición del Festival Cádiz en Danza con una curiosidad, su versión de la célebre Soleá, de El Güito, que le pone en conexión con el mundo del flamenco, que le es y no le es extraño a su cuerpo entrenado en el contemporáneo, mientras que el domingo será el turno en la capital gaditana de la reposición de su exquisito y elegante solo de 2016  Escrito en el aire, en el que se hace acompañar por la poesía y pintura del director de escena Valère Novarina.

Más tarde, en julio, y ya en el marco del Festival Grec de Barcelona, bailará en el Mercat de les Flors, los días 24 y 25 de julio, su nueva creación Framing Time, una obra también unipersonal en la que debió participar su amigo, el mismísimo Mikhail Baryshnokov, que finalmente no pudo bailarla pero sí apoyar su proceso y estreno en el Teatro Jerome Robbins de Nueva York en noviembre del año pasado bailado por el versátil bailarín y coreógrafo catalán.

No obstante, Gelabert no cree que la danza sea un arte solitario. Todo lo contrario. “Cada vez es más evidente que avanzamos hacia el trabajo en equipo, porque creo que en danza hay que saber sumar, aunque una cosa es decirlo y otra hacerlo. Saber colaborar no quiere decir perder las esencias y ahí está lo difícil”, advierte. Lo dice pensando específicamente en la experiencia irrepetible que le supuso recientemente Soliloquios, una velada site specific emocionante e irrepetible que tuvo lugar en mayo pasado en el Museo Universidad de Navarra, para la que hizo la coordinación coreográfica y de entendimiento entre él, el bailaor Israel Galván y el director de la compañía Kukai Jon Maya, con quien ya había colaborado, prestándose en ambos casos a su exigencia de incorporar las danzas tradicionales vascas a su propio lenguaje.

La propuesta, que contó con los cuadros del Museo como interlocutores, se llamaba Soliloquios pero en absoluto eran tres solos individuales, a pesar de parecerlo. Se trataba más bien de un diálogo entre estos tres colosos de la danza nacional. “Una coreografía no es más que un pacto secreto entre personas”, decía Gelabert hace unos pocos meses a susyQ, a propósito del estreno de Nom, una pieza grupal que contó con apoyo del Teatre Nacional de Catalunya y el Festival Danza. Quincena Metropolitana. Era una obra tremendamente colaborativa, una práctica que ha caracterizado el trabajo de Gelabert desde su primer solo estrenado en la ya lejana 1973 y que se ha ido acentuando hasta convertirse casi en una filosofía de trabajo. “No dirigí Nom, la autoría era de todos, de los intérpretes, el músico, el escenógrafo. Es otra dimensión creativa”.

En esa dimensión se siente cada vez más cómodo. Tampoco es un purista del movimiento y la contaminación parece ser la gasolina que enciende su pasión, la que le permite avanzar y mantenerse al día. Aborda el aurresku vasco y también el flamenco sevillano, pero sin “perder las esencias”, como le gusta decir. “Soy bailarín contemporáneo”, reafirma. “Esa es mi raíz y ello me permite desde aquí explorar otros territorios. El secreto está en abrirte de verdad a lo que estás haciendo, sea aurresku o flamenco, esforzarte por abrirlo, hacer inmersión, hay que imbuirse. Para el trabajo previo con Kukai me pasé meses charlando con antropólogos porque me interesa entender lo que estoy haciendo con mi cuerpo, que debe pasar primero por la mente”.

Por eso suena raro y al mismo tiempo fascinante imaginarle reconstruyendo para sí nada menos que la legendaria, virtuosa y visceral Soleá, de El Güito. Son 11 minutos pero es toda una joya que Cádiz podrá ver mañana. “Israel Galván me pidió bailarla. Y he hecho una versión no una imitación. Para conseguirlo tienes que meterte. Y una vez dentro hay cosas que debes respetar pero al tiempo romperlas, ponerle irreverencia”.

A El Güito y Baryshnikov, que originalmente debió bailar Framing Time, los separan abismos estéticos, pero si no pierdes las esencias, es posible traerlos a un territorio siempre fértil como es el universo Gelabert. “Estrené Framing Time en el Teatro Jerome Robbins de Nueva York en noviembre del año pasado y ahora tendré la suerte de presentarlo en el Grec. Es un concierto en directo en el que yo bailo acompañado por una instalación de luz que bien podría estar en un museo. No hago en él ningún movimiento nuevo sino una combinación de movimientos ya estudiados. Ha sido toda una experiencia, especialmente por estar y compartir con Baryshnikov comidas, charlas largas. Es algo que no tiene precio, él es una fuente de cultura total”.

Soleá se presenta mañana 8 de junio, en el foyer del Gran Teatro Falla, y Escrito en el aire, el domingo 9 en el Teatro de la Tía Norica, ambos dentro del XVIII Festival Cádiz en Danza. Framing Time se verá los días 24 y 25 de julio, en el Mercat de les Flors, dentro del Grec, Festival de Barcelona

Danza News

III MUESTRA DE DANZA CONTEMPORÁNEA

primario

Avalancha de danza

Mañana 8 de junio, frente al Museo Reina Sofía, se podrá disfrutar de manera gratuita de una amplia y ecléctica selección de danza nacional.

Leer más...
 

GÖTEBORG BALLET

gotebrog

CUIDADO TE CAES

El Göteborg Ballet, de Suecia, llega esta semana a Teatros del Canal (Madrid, 25 y 26 de abril) y al Centro Baluarte de Pamplona (30 de abril) con un programa doble, que incluye piezas de riesgo de Sharon Eyal y Demian Jalet

Leer más...
 

TONI JODAR / EXPLICA DANSA

toniok

¿Quién dijo que la danza era complicada?

La que ofrecerá Toni Jodar el miércoles 24 de abril a las 19h en el Museo Reina Sofía no es la típica conferencia de señor con corbata. Desde su experimentado cuerpo de bailarín, el creador catalán explica (y baila) las bifurcaciones de la danza de hoy

Leer más...
 
Volver