urtzi2

Custodiando a Jiří Kylián

El exbailarín vasco acompañó a los bailarines del Ballet de la Ópera de Lyon durante el proceso de las obras del maestro checo, que bailarán hasta esta tarde en el Teatre El Liceu de Barcelona.

 

Texto_OMAR KHAN Foto_A. BOFILL (Teatre El Liceu)

Barcelona, 28 de abril de 2019

Esta tarde, a las 18h en el Teatre El Liceu de Barcelona, será la última función del Ballet de la Ópera de Lyon con ese programa que reúne tres renombradas y contrastadas creaciones del inmenso catálogo de las más de cien coreografías que Jiří Kylián montó para el Nederlans Dans Theater (NDT) de La Haya, donde fue director artístico desde 1978 hasta 1999. Enigmática, casi filosófica, Wings of Wax (1997), con su árbol invertido, es una obra reflexiva y profunda. En cambio, Bella figura (1995, foto superior) sobre nuestra obsesión por el cuerpo perfecto es un ejemplo singular no solo de la belleza y elegancia de su lenguaje sino de su capacidad para la puesta en escena espectacular, mientras que Petit Morte (1991, foto inferior), con su aire distendido, divertido y cortesano, evidencia la gracia, humor y extrema musicalidad de muchas de sus creaciones.

Ocurrirá aquí, en Barcelona hoy, pero casi cada noche, en algún lugar del planeta, se baila una pieza de Kylián, muy a pesar de que hace tiempo que dejó de coreografiar para dedicarse a la fotografía y el cine. Es uno de los coreógrafos más codiciados por compañías de todo el mundo y de la gestión de toda esta compleja maquinaria de representaciones se encarga Carmen Thomas desde la Kyilián Foundation (antiguamente Archivo Coreográfico Kylián, desde 1988), donde un equipo de expertos trabaja para garantizar la fidelidad y perfecta ejecución de cada creación. El exbailarín vasco Urtzi Aranburu, uno de los más destacados custodios de este relevante legado, estuvo acompañando en el proceso a los bailarines del Ballet de la Ópera de Lyon.

“Creo que las creaciones de Kylián, aunque parezcan impresionantes, se basan todas en la modestia”, asegura convencido. “No quieren ser un entretenimiento ni son fáciles pero son tan orgánicas, tan musicales y fluidas que te atrapan. Puede que, como ocurre a veces, la producción sea enorme en cuanto a vestuario o decorados, pero no ves show business. Aborda la poesía, los sentimientos, lo bonito de la danza”.

Aparte de la calidad de movimiento, tan particular y estilizada, ese lenguaje ya icónico de la danza neoclásica del siglo pasado, es objetivo de Aranburu inocular a los bailarines también ese espíritu, esa visión humanista que subyace en cada obra del celebrado coreógrafo checo. No es tarea fácil y ello no sería posible sin haber vivido de cerca los procesos de las piezas, el día a día en aquel NDT, donde Urtzi Aranburu bailó durante 16 temporadas. “Es una suerte haber vivido los procesos porque te ayuda a transmitir. Sus piezas abordan temas como la vida, la muerte o las relaciones… Jiří era muy específico pero tampoco te explicaba demasiado. Te daba imágenes muy claras, te decía cómo las veía él en su mente y a partir de cuatro o cinco ideas, tenías cierta libertad”.

urtzi3

Esta conexión tan cercana y vivencial quizá tenga que ver con que la vida profesional de Aranburu como bailarín se la dedicó por completo al NDT de Jiří Kylián. Allí bailó para grandes genios (Forsythe, Mats Ek) pero principalmente vivió y participó en la creación de buena parte del repertorio del autor de clásicos contemporáneos como Forgotten Land o Sinfonía de los salmos. “En agosto cumplo 47 años y dejé de bailar a los 35. Yo empecé a los cuatro años en San Sebastián con las danzas tradicionales vascas, a los nueve estudié ballet con Menchu Medel, que fue maestra de Lucía Lacarra, y a los 14 me fui a Madrid, donde pasé cuatro años antes de que me cogieran en el NDT2 en La Haya, donde sigo viviendo. Conozco a Jiří desde hace 28 años”.

No hubo otra compañía en su currículo. Pero el caso de Urtzi Aranburu demuestra que la vida profesional de un bailarín que como él, no quiere ni ha querido nunca reconvertirse en coreógrafo, no acaba cuando abandonas los escenarios. “No estaba harto cuando lo dejé pero después de 16 años en una compañía las cosas cambian. Tus compañeros del inicio generalmente se van, vienen otros, y llegó un punto en que me sentía como un extraño en mi propia casa, echaba de menos a mis compañeros de toda la vida y tomé la decisión. Pero no fue nada traumático. Me fui feliz y a gusto, y no echo de menos ni el escenario ni los estrenos ni los aplausos ni nada de eso. De hecho creo que disfruto más lo que hago ahora que cuando bailaba. Te da otro tipo de satisfacción, claro. Cuando sale bien [como ha ocurrido estos días en el Liceu] y ves la reacción de aprobación me da enorme satisfacción, me emociona mucho saber que tengo una parte muy pequeña de participación en ese triunfo”.

Danza News

PEP RAMIS / MERCAT DE LES FLORS

pep

INTERIORIDAD POÉTICA

Pep Ramis, de Mal Pelo, ha decidido subir solitario al escenario para presentar The Mountain, The Truth & The Paradise, que se verá en el Mercat de les Flors del 25 al 27 de octubre

Leer más...
 

VALENCIA DANCING FORWARD ESTRENA VDC2019

Dancing forward

La joven compañía Dancing Forward estrenará el espectáculo VDF2019 el 19 de octubre en el Teatre El Musical de València a las 20.30h. Después, realizará una gira por diferentes teatros de la Comunidad Valenciana.

Leer más...
 

TEATROS DEL CANAL



blanca

BLANCA LI NUEVA DIRECTORA DE TEATROS DEL CANAL

El nombramiento de la célebre coreógrafa andaluza garantiza la continuidad de la danza en el teatro más relevante de la capital

Leer más...
 
Volver