erritu1

Aires ancestrales

Kukai Dantza prosigue la gira de Erritu, la obra ceremonial que les ha montado Sharon Fridman. Desde mañana en el Teatro Fernán Gómez de Madrid, la semana que viene en Dansa Valènica y el 26 en Sismógraf. Te lo contamos…

 

Texto_OMAR KHAN Foto_IGNACIO URRUTIA

Madrid, 3 de marzo de 2019

Prosigue la ruta de éxito de Erritu, la deslumbrante nueva creación de Kukai Dantza. La pieza, un encargo al coreógrafo israelí Sharon Fridman, triunfó el pasado mes en dFeria, la cita escénica de San Sebastián, y recala ahora en Madrid (Del 5 al 7, en el Teatro Fernán Gómez), acompañado de proyecciones y actividades paralelas, para la semana próxima viajar al Festival Dansa València (día 13, Teatre El Musical TEM), y proseguir hacia Cataluña, presentándose en Sismògraf, la cita anual con la danza de Olot, que ha escogido una localización especial que hará única la función del día 26 de abril, en el cráter del Volcán Montsacopa.

Fridman, que mantiene su propia compañía en Madrid y acusa una estética ya perfectamente reconocida y reconocible, se suma a la lista de coreógrafos que han aceptado el reto de Jon Maya, director de Kukai, que invita a creadores a trabajar con su equipo, siempre y cuando incorporen las danzas tradicionales vascas, que son la especialidad de la casa. Esta condición supone un reto (y un riesgo) para todos. Para el coreógrafo, que debe salir de su zona de confort y adecuarse a la imposición, y para los bailarines, que han de demostrar su versatilidad más a allá del dominio de las (ya complejas) danzas vascas. A partir de esta fórmula, Maya le da una identidad propia y muy novedosa a Kukai, al tiempo que reinventa e innova dentro de esa corriente internacional creciente que han venido a llamar el neofolk.

Hay varias posibilidades para afrontar el reto. Marcos Morau, director de La Veronal, se trajo a su mundo personal todo el universo del folclor y la cultura vasca, incluida su danza, en Oskara, otro título relevante de la compañía. Fridman, en cambio, se trae ahora las formas de esa danza y las integra a su personalísima estética, haciendo de Erritu una obra propia, de autor, que explota el potencial natural del equipo que le invita. Se queda con el movimiento pero en lo conceptual su obra es una continuidad de las investigaciones formales y estéticas de coreografías suyas recientes como All Ways o Caída libre.

Erritu transcurre como un ritual. Una ceremonia sin fecha que pudo ocurrir en tiempos ancestrales o este mismo siglo. Sin referencia directa a la religión se inclina más por la espiritualidad, la necesidad humana de reunión para hacer de la interioridad una fuerza a través del ritual, incorporando a esa ceremonia las destrezas, conocimientos y habilidades de la compañía en las danzas tradicionales vascas.

Fridman empuja a los bailarines hacia la extenuación, haciéndoles bailar sobre una misma frase hasta la saciedad. No lo hace en un sentido minimalista, a la manera fría y matemática de Lucinda Childs, sino a la manera cíclica de los rituales, aludiendo quizá a la obstinación y la fuerza de la perseverancia. El resultado es una obra muy física, muy masculina como todas las de Kukai, que parece exceder los límites de la resistencia, un tour-de-force para los intérpretes, que salen triunfales del reto. Erritu parece un choque entre lo ancestral y lo moderno. Buena parte de la responsabilidad de su atmósfera ceremonial viene de la cuidada iluminación (con su inteligente uso de la luz estroboscópica) y esos trajes que ahora parecen faldas de ceremoniales remotos y luego ropa brillante propia de un musical. El humo abundante, la participación del enigmático coro, la solemnidad rota a veces por percusiones violentas y en ocasiones, esa sensación de emergencia en el escenario, son elementos que contribuyen a hacer de Erritu una obra emocionante y coherente, de aires lejanos y, al unísono muy contemporáneos, muy conectados con la estética de nuestro momento.

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Danza News

CENTRO CULTURAL TERRASSA

terrassa

AMBICIOSO CURSO INTENSIVO DE BALLET EN TERRASSA

El Centro Cultural Terrassa pone en marcha un ambicioso proyecto educativo de formación en ballet que sirve de puente hacia la vida profesional de jóvenes bailarines, bajo la dirección de Rodolfo Castellanos. Lee más...

Leer más...
 

REFORMULACIÓN DE PLATEA

inaem1

EL INAEM EMPIEZA A IMPLICARSE

Tras la avalancha de críticas y quejas del sector de las artes escénicas por la falta de sensibilidad del gobierno ante la crisis del coronavirus, el Inaem reformula el programa Platea

Leer más...
 

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 
Volver