ullate1

El cambio (radical) del Ballet Ullate

Hasta el domingo en la Sala Negra de Teatros del Canal, el Ballet Víctor Ullate de la Comunidad de Madrid, presenta su nueva faceta con obras de Luz Arcas, y el tándem Mattia Russo y Antonio de Rosa

 

Texto_OMAR KHAN Foto_MARÍA ALPERI

Madrid, 16 de noviembre de 2018

El Ballet Víctor Ullate de la Comunidad de Madrid ha cambiado. Radicalmente habría que añadir. El maestro ha abandonado la creación y Lucía Lacarra afronta esta misma noche, en la Sala Negra de Teatros del Canal, su primer reto como directora artística con la presentación de un contrastado programa doble, nacido de una alianza entre la compañía y los coreógrafos residentes del Centro de Danza Canal, en el que dos estéticas muy distintas entre ellas y a su vez totalmente ajenas al lenguaje habitual de Ullate -ese neoclásico elegante tan característico- han intentado esta noche una boda feliz. Son dos modos muy distintos de entender el movimiento: el de la interioridad cultivado por Luz Arcas para su compañía La Phàrmaco, y el de los creadores italianos Mattia Russo y Antonio de Rosa, directores de su agrupación Kor’sia, que se han desvelado tan obsesionados por la forma y el sello estético.

No era una fusión fácil. La dificultad de la empresa radicaba más en la negociación que en la realización. Obviamente no se trataba de que los coreógrafos, que habían sido invitados, renunciaran a su estilo y lenguaje sino que supieran canalizarlo a través de esos cuerpos ajenos y extraños a sus formas y maneras contemporáneas. Esta circunstancia terminaba por colocar el acento más en las neuronas y la voluntad que en los músculos y habilidades físicas del equipo de bailarines que, en general, se mostró un poco reacio a ceder, lo que terminó por resentir el producto final.

Ritual escénico

Lo que generalmente impacta en Luz Arcas, en su trabajo con La Phàrmaco, es la autenticidad de las emociones que muestra en esas piezas, casi siempre de carácter ritual, que abordan temas complejos y poéticos como el sacrificio o las costumbres ancestrales. Los hijos más bellos, la obra que ha montado para el colectivo madrileño, supone una continuidad, un peldaño arriba en la misma dirección, una obra estéticamente hermanada con Miserere, trabajo anterior que destacaba por la autenticidad emocional de todas sus intérpretes, bailarinas de distintas generaciones. Pero aquí la coreógrafa no consigue conectar a los bailarines de Ullate con esos pálpitos interiores, esa introspección necesaria para que ocurra lo que ella quiere. La sensación que traspasan los intérpretes a la platea es la de no creer en lo que están bailando. Se mueven bien, demasiado bien en algunos casos. Les cuesta a algunos perder la postura y el porte clásicos aunque llegan a dominar muy bien el trabajo de conjunto, especialmente hacia ese último tramo, el más coral, con el quizá se sienten más identificados. Más ensayos y un poco de soltura solucionan este escollo con facilidad. Lo difícil es lo otro: la credibilidad y autenticidad emocional, que no terminaron de aflorar. Esto requiere de un esfuerzo superlativo por parte de los bailarines para entender no solamente la pieza sino su nueva situación, salir de la zona de confort en la que estaban asentados, comprometerse y abordar cada nueva creación más allá de lo físico. Involucrarse.

Nijinsky hoy

Mattia Russo y Antonio de Rosa vienen del ballet clásico a pesar de que, como directores de Kor’sia, hoy se mueven en registros muy contemporáneos. Quizá por ello entendieron mejor el tránsito brusco que emprendían los bailarines de Ullate y supieron ubicarse –y ubicarles- en un término medio, sacando provecho a la ductilidad clásica de esos cuerpos sin renunciar a su propio y reconocible lenguaje. Sumaron lo que se encontraron a lo que ellos traían y consiguieron receptividad por parte de los bailarines, que parecían hasta divertirse con JEUX Nijinsky (en la foto), delirante fantasía homo-erótica que pretende ser una reinvención de Jeux, un trabajo menor y fracasado de Nijinsky para los Ballets Rusos, estrenado en 1915.

Este referente histórico de la pieza les permite explotar cómodamente las capacidades naturales del elenco para el ballet clásico sin desbordar el marco de la propia estética cultivada por Kor’sia, teniendo como resultado una pieza que es hija legítima de sus autores pero que aparece enriquecida con un vocabulario que aún siendo ajeno, encaja, gracias a una dramaturgia que se lo permite. Desarrollada, como el original de Nijinsky, en una cancha de tenis, se toma libertades (especialmente sexuales) admitidas en nuestro tiempo que fueron demasiado atrevidas para los inicios del siglo pasado, por lo que a los Kor’sia les gusta decir que materializaron lo que Diaghilev soñó y no pudo.

A medio camino entre el absurdo y la ocurrencia, JEUX Nijinsky responde más bien a la ilógica del surrealismo, donde cabe un juego delirante con decenas de pelotas, un jugador de tenis ridículamente travestido y, cómo no, un pas de deux en toda regla con sus puntas y alzamientos, interpretado con verdadero acierto (y regocijo) por Jordan Kindell y Min Kyung.

La nueva etapa del Ballet Víctor Ullate es alentadora, no obstante. Es el primer salto de una compañía que lleva años moviéndose en una dirección única y supone también el debut de Lucía Lacarra en la dirección artística del colectivo. La velada Phármaco/Kor’sia puede leerse como una declaración de intenciones, muy prometedora hay que decir. La compañía, ahora comprensiblemente desorientada, debe adaptarse a su nueva realidad y quizá necesita tiempo y sobre todo voluntad. A la vuelta de unos cuántos montajes y otros tantos coreógrafos, ya veremos.

Danza News

MÓNACO DANCE FORUM 2018

dimitris

La danza invade Montecarlo

Jean-Christophe Maillot hoy se viste de gala para inaugurar su festival monegasco de danza que tiene como estrellas a Dimitris Papaioannou, Hofesh Schechter y los vascos de Kukai Dantza

Leer más...
 

CAMBIOS EN LA CASA DE LA HAYA

lightfoot

Paul Lightfoot deja la dirección artística del NDT

Será en 2020 aunque continuará vinculado a esa compañía como Coreógrafo Residente junto a su pareja creativa, la cordobesa Sol León

Leer más...
 

MARTA CARRASCO / DANTZALDIA

carrasco2

Perra de nadie vaga por Bilbao

El solo de la creadora catalana se presenta mañana en La Fundición, en lo que supone la culminación del Festival Dantzaldia, de Bilbao

Leer más...
 
Volver