Iván Pérez SusyQ

Momento crucial

Estrena con el Ballet de la Ópera de París, dirigirá la nueva compañía alemana Dance Theater Heildeberg y también su bienal de danza, la diva Osipova le ha hecho un encargo… el creador alicantino vive su momento

Texto_OMAR KHAN

El momento es importante y él lo sabe. Tras una larga trayectoria como coreógrafo freelance de éxito, Iván Pérez (Alicante, 1983) afronta retos de envergadura este año. Se dice pronto pero ser llamado por el Ballet de la Ópera de París para crear una pieza es privilegio de pocos. Pues este mes de mayo en el Palais Garnier de París estrena con ellos The Male Dancer, un trabajo para chicos. Solamente este hecho sería destacable noticia pero es que el joven creador, que había fundado hace poco en Holanda su propia compañía INNE, se ha visto abocado a cerrarla por una razón más feliz aún que su propio proyecto: ha aceptado encargarse de la dirección artística de la novísima Dance Theatre Heildeberg, una potente nueva compañía con unos 300 empleados que funcionará en su propia sede en la ciudad alemana y que, además, impulsa el festival Tanzbiennale Heildeberg, del que será director artístico. Por si fuera poco, este septiembre estrenará en el vigésimo aniversario del Sadler’s Well londinense, un encargo exclusivo que le ha hecho la diva rusa del ballet Natalia Osipova, actual estrella del Royal Ballet.

Ahora mismo, todo parece en ebullición. Tampoco es un milagro de la Providencia. Lo conseguido se lo ha ganado. Bailarín en el Nederlans Dans Theater (NDT), de Holanda, este alicantino graduado en Artes Escénicas por la Universidad Rey Juan Carlos, rápidamente sintió interés por la creación y la casa holandesa le facilitó el camino. A los 19 años firmó su primer trabajo allí. Vinieron en cadena los premios, los encargos, los éxitos. La célebre productora Korzo, de La Haya, respaldó sus trabajos. Agrupaciones tan distintas como Balletboyz o Dance Forum Taipei le pidieron creaciones. Y lo que ahora le ocurre parece lógica consecuencia.

¿Cómo surge su invitación al Ballet de la Ópera de París?

Un día cualquiera, entre reunión y ensayo, recibí un correo electrónico personal de su directora, Aurélie Dupont, mostrando su interés. Aparentemente, ella seguía mi trabajo durante años por internet. Una vez fui recibido, la invitación se hizo oficial. Uno nunca sabe quién te está observando.

¿Es The Male Dancer una reivindicación de lo masculino?

Para mí actúa como un vehículo para transgredir convenciones acerca del género, la sexualidad y los estereotipos escénicos del hombre en escena. Yo la veo como una oportunidad para participar en la conversación actual hacia la igualdad de género, especialmente a través de un contexto como la Opera de París.

¿Cuáles han sido sus preocupaciones como creador?

Siempre me preocupó el cómo nos relacionamos con nuestro entorno y con los demás, desde un punto de vista emocional y sensible. Hoy en día siento que mi trabajo contiene una implicación social más fuerte, quizás más consciente, aunque el contenido estético, físico y emocional se mantenga.

Vivir como freelance es muy distinto a ser director de una compañía como Heildeberg…

Llevo tiempo preparándome para dar este paso hacia el liderazgo. El estilo de vida del coreógrafo freelance es duro e inestable, aunque también enriquecedor. Creo que para mí es un buen momento para tomar las riendas de una institución de este tipo. De momento he encontrado más apertura en la junta directiva del teatro de la que imaginaba. El sistema de teatros estatales de Alemania está buscando un cambio y necesita reinventarse. Profesionales con experiencia como la mía somos ideales para introducir filosofías y estrategias nuevas para este entorno.

¿Qué tipo de festival será Tanzbiennale Heidelberg?

La programación será diseñada en colaboración con otros teatros locales de la cuidad. Mi intención es fomentar el apoyo y visibilidad de coreógrafos emergentes, miembros de la generación de los Millennials. Otro aspecto importante será encontrar un equilibrio entre la programación de artistas locales e internacionales. Por último, me gustaría abrir espacio para proyectos multidisciplinarios.

¿Qué supone crear para Osipova?

Un reto por supuesto. Pero también lo veo como una oportunidad para descubrir nuevas facetas artísticas gracias a ello. Natalia es una artista muy pasional y carismática, con muchas ganas de enfrentarse a nuevos retos también. Mi idea es estudiar uno de sus roles clásicos más bailados y descifrar su esencia desarrollando un lenguaje nuevo y creativo. Será una especie de experimento para los dos, un salto al vacío. Anticipo que será una experiencia excitante.

Se prodiga poco por España …

Se debe a que mi carrera se ha desarrollado fuera y cuesta hacer esfuerzos para volver. Últimamente colaboro con artistas españoles, me hace sentir conectado de alguna manera. Aun así, está en mi lista el establecer contacto con teatros nacionales a través de Dance Theatre Heidelberg. Sería una pena no poder compartir mi trabajo con el público español, espero tener suerte.

Ballet de la Ópera de París. The Male Dancer, de Iván Pérez. Del 18 de mayo al 8 de junio, en el Palais Garnier de Paris, en programa compartido con obras de James Thierrée, Crystal Pite y Hofesh Schechter. www.operadeparis.fr www.inne-ivanperez.com

Danza News

ARTE EN MOVIMIENTO

danza menorca gala susyQ

Éxito de la Danse Menorca Gala, que se consolida como referencia en el calendario internacional

Leer más...
 

JAN FABRE

fabrebelgian

Absurdistán

El agresivo y poético Jan Fabre llega al Grec con una mirada ácida sobre su país, en Belgian Rules

Leer más...
 

CON AGUA ARRANCA TERCERA SETMANA

tercerasematna

La compañía francesa de circo Barolosolo da el pistoletazo de salida al Festival Tercera Setmana de Valencia

Leer más...
 
Volver