banner Teatre Liceu oct 2022

jota1

SEÑOR JOTA 

En su empeño de 40 años, Miguel Ángel Berna sigue defendiendo una jota de nuestro tiempo. Este sábado estrena ‘+Jota’, en el MUN y en enero se enfrenta a ‘La Jota de la Dolores’ en La Zarzuela. Nos lo ha contado…

 

Texto_OMAR KHAN

Madrid, 19 de octubre de 2022

Está un poco solo en su cruzada. Pero el bailador y creador Miguel Ángel Berna (Zaragoza, 1968) ha sido cabezota, incansable e inalienable en su lucha por mantener viva y encendida la llama de la jota aragonesa. No aquella, la del siglo XIX, sino una muy personal que, desde esa misma base, es capaz de conectar con la sensibilidad de nuestros días. “De mi dicen que soy vanguardista, a contracorriente y rompedor, pero no es cierto. Yo soy más bien convencional. Lo que ocurre es que tengo esta necesidad de artista de hoy y no puedo quedarme atado a épocas de antaño”, confiesa.

Y eso quedará perfectamente evidenciado este sábado 22 de octubre en el Teatro Museo Universidad de Navarra, donde estrena su nueva creación, el unipersonal +Jota, dentro del ciclo Museo en Danza, que adelanta la casa universitaria de Pamplona. “Como dice su titulo, es un intento por hurgar e ir un poco más allá de la jota tradicional, que es, en realidad, lo que siempre he hecho: tratar de adaptar la tradición a nuestros tiempos, porque lo que le falta a la jota es hacerla contemporánea, ponerla en sintonía con la sociedad que vivimos hoy”.

Ocho años tenía cuando empezó a bailarla. En aquel entonces, era pura diversión pero hoy lleva casi cuatro décadas dedicado por completo y en exclusiva a la jota. En 1990 fundó su primera compañía y su catálogo atesora innumerables creaciones propias, todas diferentes pero con el mismo fin innovador: Flamenco se escribe con Jota (2009), Berna se escribe con Jota (2010), Bailando mi tierra (2011) y Oturia. Intima Peregrinatio (2021), entre ellas. También gusta de colaborar con artistas muy distintos. Ahora mismo, a punto de unirse al montaje de La Dolores que, bajo dirección de Amelia Ochandiano y con su participación como coreógrafo y bailador, se estrenará en el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, el 27 de enero de 2023.

Ha estudiado ballet y otras danzas ¿Qué le ha hecho permanecer atado a la jota?

Es de donde vengo y es lo que se. Empecé en esto muy niño pero nunca tuve intención de subirme a los escenarios, yo lo que quería era bailarla en la calle, en las verbenas, divertirme… Siempre digo que si hoy fuese niño, no bailaría jota sino hip hop. Yo tomé mi primera clase de ballet a los veinte y pico, flamenco y contemporáneo he bailado muy poco, y con la jota lo que he hecho es trabajar un estilo propio sin más reglas que las que me imponía mi propio cuerpo.

Ha invitado a Cesc Gelabert para que le monte una de las coreografías de +Jota

Hace mucho tiempo que quería. Es una personalidad en el mundo de la danza contemporánea pero en sus investigaciones se ha aproximado mucho a las tradiciones catalanas y mi idea era buscar entre los dos ese punto de unión. Para este segmento del espectáculo escogimos, además, una jota que escribió Liszt hacia 1845, que curiosamente es muy contemporánea, porque trabaja con plena libertad fuera de las estructuras habituales, que son las que han terminado encorsetando a la jota.

 

jota2

 

¿Y resulta muy difícil bailar la jota?

La de antes, la del pueblo, era accesible, era para todos y todos la bailaban. Se aprendía en las aceras, viendo al otro. Luego aparecieron las competiciones, que las llamaban bailes de pollo, y el que ganaba se llevaba un pollo a casa, que es algo que ahora no tiene mayor valor pero en aquella época difícil, era comida para la casa. Al ser competitiva le fueron añadiendo dificultades que enrevesaban su sencillez y así se fue haciendo cada vez más difícil e inaccesible.

Ahora se enfrenta al reto de coreografiar la famosa Jota de La Dolores para Amelia Ochandiano. ¿En que radica la celebridad de esta jota?

Ya tuve oportunidad de montarla en el Teatro Real, en 2004, y ahora estoy encantado de poder colaborar con Amelia, que me permite adaptarme a su versión desde una mirada contemporánea. Curiosamente, cuando se estrenó a principios del siglo XX, fue muy criticada. La clave de esta jota de Bretón es que, sin ser aragonés y esto es relevante, supo entender la idiosincrasia de nuestro pueblo pero desde una partitura que no es para nada estereotipada, que huye de todos los tópicos.

Para este mismo montaje ha realizado una audición a la que acudieron 130 aspirantes ¿Hay talento en España para la jota?

La idea que se tiene de la jota hoy es la misma que se tenía hace cuarenta años cuando yo empecé a bailarla pero estamos en otra sociedad totalmente distinta y el bailarín también es diferente. Ya no hay maestros y las compañías han dejado de llevarla en sus propuestas, por lo que ha decrecido la demanda, así que los intérpretes terminan percibiéndola y bailándola como una danza folklórica encasillada, y a veces distorsionada. No la ven como la fuente inagotable de recursos que es, porque la jota aragonesa es la famosa pero jota existe en todas las regiones españolas, y posibilidades tiene muchas. Talento hay pero a la jota no le ha ocurrido lo que al flamenco, que se ha actualizado y adaptado.

Cuando usted empezó, en Zaragoza era muy común que todos los chavales la bailaran. ¿Sigue siendo así?

No. La jota dejó de ser partícipe de la calle. Antes tenía esa función, se bailaba y cantaba por esa necesidad del pueblo por desfogarse, por salir fuera, vestirse y divertirse.  Estaba a pie de calle como ahora las discotecas o la danza urbana, pero ha perdido su contacto con lo cotidiano y se ha terminado convirtiendo en un museo. Es bonita, pero para mantenerla viva hay que adaptarla, hacer que pueda contar historias con las que la gente se identifique y no relatos de campesinos, labranza y oliveras.

¿Y los puristas?

Esos han existido siempre, en todas partes. Hablan y defienden “la jota de siempre” pero la que yo aprendí nada tiene que ver con la que hacían mis abuelos, porque si algo tiene la jota es libertad, y si le pones leyes, entonces la pierde. Creo que con demasiada frecuencia nos olvidamos de que la finalidad de la danza es alimentar el espíritu.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2022

Cover DFS 2021
Descargar

Revista MTD Legacy, Academia de Teatro y Danza de la Universidad de las Artes de Ámsterdam 

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

FUNDACIÓN CASTELL DE PERALADA

botis

BOTIS SEVA SE HACE CON EL PREMIO CARMEN MATEU

El joven creador británico, procedente de las danzas urbanas, ganó el certamen que le da la oportunidad de crear una obra con Acosta Danza, que se verá en el Festival de Peralada 2024. Lee más…

Leer más...
 

DANZA & AUDIOVISUAL

zinetika22

VUELVE ZINETIKA 

Desde mañana y hasta el 04 de diciembre se celebra en Pamplona, Donostia y Bilbao la séptima edición de este festival de danza y audiovisual. Te lo contamos…

Leer más...
 

ROYAL BALLET EN CINES

royalA1

ESTA NOCHE, JOYAS 

Versión Digital transmitirá en directo al Royal Ballet en la gala ’A Diamond Celebration’ desde Londres, en 125 cines de toda España. Lee más…

Leer más...
 
Volver