peepA

SOLDADOS DE FRANELA 

Las manifestaciones estudiantiles contra el gobierno venezolano han inspirado a la coreógrafa Mey-Ling Bisogno, que presenta este 13 de noviembre, en el Festival Dansa València, su proyecto Peepbox 350º. Nos lo ha contado…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_JUAN CARLOS TOLEDO

Madrid, 10 de noviembre de 2020

En medio de las virulentas manifestaciones de 2017 contra el gobierno de Nicolás Maduro, en Caracas, murió Neomar Lander, un joven manifestante venezolano de 17 años que fue alcanzado por una bomba lacrimógena que le lanzó un policía directo al tórax. La noticia conmovió al país y convirtió al chico en un emblema de estas luchas. A miles de kilómetros también conmovió en Madrid a la coreógrafa Mey-Ling Bisogno, nacida en Venezuela, con ascendencia china e italiana, nacionalidad francesa y residente en España, donde ha asentado su trayectoria que se ha ido construyendo en las ciudades en las que ha vivido (Caracas, Miami, Nueva York, Buenos Aires, París y Madrid), y que anda ya por las 30 creaciones.

Obsesivamente comenzó a seguir las noticias que mostraban a estas masas de manifestantes y sintió que había encontrado en ellas la narrativa que necesitaba su investigación Peepbox 350º, un proyecto coreográfico por etapas que desde 2012 ha venido indagando en los movimientos colectivos. Tras varias etapas, la creación se ha visto recientemente en Soria, llega este viernes 13 al Teatre Principal, de Valencia, en el marco del Festival Dansa València, y podrá verse en Teatros del Canal, de Madrid, los días 20 y 21 de enero de 2021.

Peepbox 350º Los soldados de franela se ha creado para siete bailarines y un número variable de voluntarios en cada lugar que se presenta (en Valencia serán ocho estudiantes del Conservatorio de la ciudad). Es obra que da un paso más en su indagación sobre los movimientos de masa pero ahora enmarcados en el paisaje político-social de las manifestaciones estudiantiles.

“Mataron a este niño de 17 años justo cuando mi hija tenía la misma edad. Y algo se derrumbó en mí. Me golpeó muy fuerte”, relata Mey-Ling Bisogno. “Empecé a ver lo que ocurría en las manifestaciones y a fijarme mucho en los movimientos de la masa de manifestantes. Era trágico, terrible, pero al mismo tiempo había belleza en los trazados… el movimiento de estos cientos de personas empezó a obsesionarme. Decidí entonces ir a una nueva fase del proyecto Peepbox. Era lo mismo que había estado trabajando pero orientado ahora hacia el trazado sugerido por estas manifestaciones”.

Aunque hay una estética que fácilmente puede identificarse con la de los “soldados de franela (camiseta en Venezuela)” como se llamó a los jóvenes manifestantes venezolanos y aparecen en la obra las tirachinas y escudos improvisados, emblemáticos de estos inconformistas, Bisogno no ha querido aludir directamente a ese conflicto que resultó inspirador. “No quería poner una bandera ni centrarme en Venezuela sino en la idea de que en los conflictos sociales extremos los estudiantes siempre son la carne del cañón. Ha ocurrido así en la historia. Mira el Mayo francés, la Plaza de Taiananmen… Quería hablar de cómo voluntariamente dejamos que nuestros hijos sean los escudos y la pregunta es ¿hasta cuándo los jóvenes van a ser instrumentalizados políticamente? porque su responsabilidad no puede ser morir por la patria”.

 

peepB

 

Proyecto lúdico

El proyecto Peepbox 350º no nació con vocación de crecer y consolidarse. Una cosa ha llevado a la otra. “No fue un proyecto grande ni planificado”, relata la coreógrafa. “En 2012 hice una primera residencia artística en Teatros del Canal por tres meses. Llamé a nueve artistas, gente de teatro, de danza, bailarines, no para un proyecto concreto sino para jugar conmigo, tener una convivencia de tres meses sin la presión de una fecha de estreno sino jugando a conseguir algo, no sabía qué. Se desarrolló de una manera muy lúdica como buscando lo imposible, sabiendo que no lo íbamos a encontrar pero entendiendo que la sorpresa la deparaba el camino”.

Así se creó la estructura del primer Peepbox 350º que se concretó con siete bailarines en una nueva residencia y que tuvo su estreno en los festivales Madrid en Danza y Danza en la Villa. “Recuerdo que hablamos de la urbe, de la ciudad y me preguntaba cómo sería hacerlo con mucha gente. Vino la crisis, hice otra obra y esa idea se quedó allí, hasta 2017, cuando vi que había tiempo y espacio para poder desarrollarla”. Con esta experiencia y sobre la base de las manifestaciones como norte nacieron estos “soldados de franela”. Bisogno hoy ya tiene clara la dinámica del proyecto. Hay una obra base de siete bailarines profesionales a la que se suman voluntarios que ella entrena en un breve taller en cada ciudad donde Peepbox 350º se presente.

Titubea la coreógrafa ante la pregunta de si el resultado de esta última etapa es una obra política. “Es difícil decirlo”, concluye, pero lo que sí es verdaderamente cierto es que para ella, en lo personal, como venezolana, supone una suerte de exorcismo. No estuvo demasiado atenta a lo que ocurría en su país de nacimiento hasta la muerte de Neomar Lander, este chico que encendió algo en su interior. “Es mi manera de pedir perdón por no haber participado más desde aquí. Tardé mucho en reaccionar. Es una obra que me ha servido para redimirme a mí misma frente a lo que fue mi apatía. Si estás fuera del país sin vivir lo que ocurre es complicado. Te sientes culpable pero al mismo tiempo te preguntas qué puedes hacer. No voy a cambiar el mundo con mi obra pero puedo hablar fuerte y claro a la gente de allí y de aquí”.

Mey-Ling Bisogno ha estado muy activa a pesar de la pandemia. Ha seguido involucrada con el proyecto Ellas crean, hizo la coreografía para El vergonzoso en Palacio, creación teatral de Natalia Menéndez y también creó danza para Querido capricho, de Tomás Cabané, además de dar rienda suelta a su vena docente con un taller en Desclazinha. No obstante, intenta centrarse en Cómeme otra vez, segunda parte de Cómeme, una creación suya de 2012, que podría estrenarse a finales del año próximo. “Por el momento comenzaremos en enero con una residencia de investigación en el Centro de Danza Canal y en primavera una residencia de creación en el Centro Coreográfico de la Gomera”, adelanta.

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

A. T. DE KEERSMAEKER / TEATRO CENTRAL

rosasbach

ROSAS POR LA MAÑANA

El Teatro Central sevillano traslada al fin de semana en horario matinal el estreno en España del nuevo solo de Anne Teresa de Keersmaeker inspirado en Bach. Te lo contamos…

Leer más...
 

LAURA MORALES / TEATRO CENTRAL

palmer

¿QUIÉN MATÓ A LAURA PALMER? 

Laura Morales y Julius Gilbert estrenan este fin de semana en el Teatro Central de Sevilla Me. Laura Palmer, su ejercicio alrededor de los secretos. Te lo contamos…

Leer más...
 

SOM ACADEMY

som

NACE LA ESCUELA DE MUSICALES

La productora de musicales Som Produce pone en marcha una academia en Madrid que aspira a formar artistas especializados en este género. Te damos detalles…

Leer más...
 
Volver