ignea

EN LAS ENTRAÑAS DEL CRÁTER 

Después de Proyecto Labranza, el colectivo Lamajara estrena Ígnea, su nueva producción volcánica, que tras su estreno en Teatros del Canal (16 y 17 de septiembre) irá al FAM Tenerife (20 de septiembre). Reinaldo Ribeiro nos lo cuenta…

 

 Texto_OMAR KHAN Foto_LUCAS LORENZO SALA

Madrid, 12 de septiembre de 2020

Dice el bailarín y coreógrafo Reinaldo Ribeiro (brasilero radicado en Barcelona y ahora viviendo en Madrid) que lo que a ellos les gusta es crear “paisajes en transformación”. Podría ser el leit-motiv del colectivo Lamajara, un triunvirato ecléctico y disímil que conforman Ribeiro, Daniel Rosado (onubense residenciado en Barcelona) y Paloma Hurtado (andaluza afincada en Tenerife, con su propio proyecto artístico), quienes ahora trasladan sus inquietudes por el campo, eje de Proyecto Labranza, su exitosa creación anterior, al cráter volcánico, que es el punto de partida de Ígnea, su nueva creación telúrica, un proyecto más ambicioso que tendrá su estreno esta semana en el ciclo Baila Canal (Teatros del Canal, de Madrid, 16 y 17 de septiembre) y en el FAM, Festival de las Artes del Movimiento de Tenerife (Espacio La Granja, de Santa Cruz, 20 de septiembre).

“Trabajamos todo lo que un volcán sugiere, desde lo antropológico hasta las historias de la tierra, relatos soterrados de los pueblos que viven en la falda de los volcanes. Tocamos lo sacro y lo pagano, la vida y la muerte… opuestos que han sido un input para Ígnea”, puntualiza Ribeiro.

La coincidencia de opuestos parece estar en la naturaleza misma de este colectivo de tres amigos que vienen de experiencias muy diferentes. “Sí. Somos muy distintos, tenemos necesidades vitales y artísticas que no siempre coinciden. Cada uno de nosotros tiene su propio sello personal y se trataba de ver cómo se ensamblaban esos intereses. Yo tengo mi obsesión por la imagen, por el uso del objeto. Dani es más físico, piensa más en el cuerpo y Paloma es más de la interrelación”.

Lo cierto es que la alianza de estas tres sensibilidades funciona. Al menos así lo demuestra la aceptación que ha tenido Proyecto Labranza, que desde su estreno en 2017 no ha parado de girar, crecer y retroalimentarse, algo bastante infrecuente en la vida de un colectivo joven. También es cierto que se lo plantearon con una flexibilidad que trasciende los escenarios. Puede ser espectáculo de sala, de calle o “de campo” (sorprendente su presentación en la Fira de Tárrega 2018, para la que trasladaron al público una llanura). Tiene su versión lúdica para niños en el Proyecto Labranza Kids y ha sido el punto de arranque para LabraT, talleres con gente no profesional y del campo. Esta versatilidad y la belleza intrínseca de su fusión de danza contemporánea con los aires, formas y modos físicos de la faena del campesino, les han dado tal celebridad y larga vida.

Tras un éxito así, cuidado hay que tener a la hora de dar el siguiente paso. Ribeiro, que ha decidido no bailar en Ígnea, para ser una necesaria mirada supervisora desde fuera, lo sabe. “Nos reunimos para el nuevo proyecto sin forzar la continuidad del tema. Pero hablando y hablando empezamos a notar que seguían latentes las mismas preocupaciones que nos llevaron a montar Labranza. Todo tenía que ver con la tierra, con la sencillez, la esencia. Estamos en Canarias, la tierra es volcánica, parece natural que sigamos por esta ruta, es una tierra que tiembla, algo que parece representativo de que el mundo está en ebullición. Pero somos tres, así que planteamos el tema y cada uno se disparó hacia un lugar diferente. Eso es la magia del colectivo”.

Ígnea parece establecer un patrón claro en los intereses de Lamajara. Es una producción más potente, va con cinco bailarines y está pensada exclusivamente para sala. Es grande y compleja para la infraestructura mínima con la que han movido Labranza, que les generó una serie de amistades institucionales que hoy son las que apoyan Ígnea. Desde el Auditorio de Tenerife, pasando por Teatros del Canal, donde han hecho residencia, hasta el Festival Sismógraf, de Olot, que los recibirá en su edición 2021.

Pero en el fondo de este cráter que se hace más grande palpitan unas necesidades artísticas, una filosofía y unos principios que parecen no cambiar. ”Entendemos la danza ligada a la naturaleza, responde a los mismos principios de cambio, devenir y fuerza vital, así que una línea muy delgada es la que separa Labranza de Ígnea. Son principios sencillos y básicos desde donde arrancamos ambas”, concluye Ribeiro.

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

XIII GATADANS

gatadans

GATADANS (ADAPTADO)

El festival madrileño celebrará desde hoy y hasta el 18 de octubre su 13º edición, ajustándose a la nueva normalidad. Te lo contamos…

Leer más...
 

FRANTICS SE LLEVA 9 MIL EUROS

burgosny

EL HIP HOP TRIUNFA EN EL CERTAMEN BURGOS NY 

La compañía italo-española Frantics triunfa en la décimo novena edición del certamen burgalés. Te adelantamos el palmarés…

Leer más...
 

FESTIVAL SAGUNT A ESCENA 2020

sagunt

INCOVIDSADOS EN SAGUNT

Breve pero contundente se presenta la danza en el Festival Sagunt a Escena, que confirma su celebración este agosto con estreno de Sol Picó y reposición de Titoyaya. Lee más…

Leer más...
 
Volver