covid2a

DANZA EN LA UCI (II)

Ofrecemos la segunda entrega de este reportaje que recoge las voces de algunos agentes de la danza e intenta sacar una instantánea de la difícil situación actual. Los artistas María Pagés y Cesc Gelabert, y los gestores Cesc Casadesús y Javier Cuevas se pronuncian. Léelo…

 

Texto_BEGOÑA DONAT

Valencia, 25 de abril de 2020

Si el futuro pos-covid pinta desolador para los sectores que mueven la economía, el de las artes escénicas se presenta aún peor. Fue la primera actividad pública en suspenderse y será la última en reactivarse. Y en este ámbito, la danza, cómo no, aparece más perjudicada que las demás. La noticia cultural destacable del día es que los bancos están negando los créditos ICO a empresas culturales porque no las consideran solventes, pese a que se trata de dinero público, y si acceden, la concesión se hace a intereses superiores al acordado por el Gobierno y en muchos casos exigiendo avales imposibles. En esta segunda entrega de Danza en la Uci damos ejemplos puntuales que quieren ser ilustrativos de lo que deben enfrentar artistas, gestores y promotoresde danza en este nuevo e inédito escenario de crisis.

Para la bailaora y coreógrafa María Pagés, el confinamiento ha supuesto “un mazazo”, pero sigue trabajando en casa en un proyecto originalmente programado en el Liceu de Barcelona para el mes de julio, De Scheherazade a Yo, Carmen. “La obra retoma el tema de la feminidad, recorriendo los mitos femeninos que son hoy para nosotras un referente de la reivindicación de la voz de las mujeres”, detalla la creadora sobre un montaje que cuenta con 12 bailaoras y ocho músicos en escena.

En paralelo a los preparativos del espectáculo, su reto pasa también por la apuesta por el Centro Coreográfico que ha creado junto al madrileño Ayuntamiento de Fuenlabrada. Su objetivo para este “hogar de la danza” es asentarlo como un modelo de trabajo en la periferia que pueda ser transportado a otras ciudades y autonomías para impulsar “una creatividad orgánica, que reclama como suyas la formación, la defensa y la salvaguarda del patrimonio y el compromiso social”. Pagés acaricia la idea de desarrollar el rico plan de acción que han preparado para el centro una vez finalice el prolongado confinamiento, pero es consciente de los escollos. “El futuro se presenta muy complicado. Se nos han caído muchas funciones y si no hay un milagro, las cosas se pueden complicar mucho más. Somos por naturaleza precarios. No creo que ninguna compañía pueda resistir la embestida económica. Lo vamos a tener muy complicado y nuestros artistas y técnicos, aún peor. Sin perder la esperanza y el entusiasmo que nos hace levantarnos todos los días y trabajar sin horario, creo que urge una reflexión colectiva para buscar soluciones duraderas. Después de la pandemia vendrá una recesión económica brutal. Como país y sociedad tenemos que tomar en serio qué vamos a hacer con nuestra cultura y especialmente, con nuestra danza, que junto con el teatro, quizá es la más frágil del sector”.

Cuando por fin se recupere la normalidad, Pagés considera imprescindible asegurar los medios para que artistas, técnicos, gestores, dramaturgos, directores de escena, gestores y administrativos puedan subsistir. “Ya sabes: si no bailas, no comes; si no hay montajes, no comes…La intermitencia siempre tira de nosotros hacia los abismos”.

De ahí que califique como urgente la definición legal de su ámbito de trabajo por parte del Estado, “tomando en consideración la especificidad de sus empresas y trabajadores y asumiendo la cultura como un bien de primera necesidad. Es fundamental que España tenga ya un estatuto que regule el trabajo del artista, ya que somos generadores de plusvalía simbólica que define la esencia del país en el concierto de la humanidad y empresas que dan trabajo directo e indirecto a muchas familias”.

Apuesta por la pedagogía

En Barcelona, muchas de las actuaciones que Cesc Gelabert tenía programadas para este año han quedado canceladas. El bailarín y coreógrafo catalán trabaja en estos momentos en una producción cerrada para 2021 y aguarda la edición de su libro El que m'agradaria que fos la dansa, publicado por el Mercat de les Flors y el Institut del Teatre.

El confinamiento no para el movimiento. Así que estos días ha participado en la iniciativa promovida por la Associació de Professionals de la Dansa de Catalunya #BallemaCasaDID20, con un solo desde su hogar.

Gelabert se aplica estos días en el ámbito que le ha despertado un mayor interés en los últimos tiempos, el de la pedagogía: “Quiero aportar mi grano de arena a la danza en la educación general con clases a maestros de escuela y a educadores sociales”.

La crisis que afronta la danza en este momento es de tipo coyuntural, pero el Premio Nacional de Danza 1996 siempre repite dos advertencias sobre la de tipo estructural que aqueja históricamente al sector. “La primera es que en la cultura cuesta mucho construir, pero es muy fácil destruir,y más en una de tipo efímero como la danza, y la segunda es que hay que unir en el presente, acumular a lo largo del tiempo para tener una memoria y un bagaje con los que enfrentarse e imaginar el futuro”. A saber, las artes del movimiento necesitan los profesionales que empiezan, de los que han llegado a la madurez y también de los que estén finalizando sus carreras.

De ahí que solicite a las instituciones públicas recursos y ayudas para, al menos, mantener lo que existe. En todas sus facetas. “La danza no sólo somos los que bailamos, también está la educación, los artistas, las compañías, los medios de comunicación, los intermediarios, políticos, mecenas y público. O funciona todo o no funciona el asunto”.

 

covid2b

Respetar compromisos

La reflexión es propicia para abordar otra arista del problema, el de los programadores y la situación en que los deja la actual crisis. La mayoría de los festivales y encuentros de danza, que tienen en el verano su punto de máxima ebullición y despliegue, corren peligro. Desde su puesto al frente del Festival Grec, cita internacional de teatro, danza, música y circo de Barcelona, Cesc Casadesús reflexiona sobre las prioridades del momento. “Hay que respetar compromisos, avanzar pagos, tomar medidas lo más prácticas posibles para que se note que estamos arropando”.En estos momentos, el gestor contempla plan B, plan C y plan D para la realización del Grec en julio. Con la irrupción del coronavirus, abandonó el A, que era la programación de partida. El esquema que manejan ahora es alargar las fechas hasta agosto, por lo que la cita duraría dos semanas más de lo habitual.

A finales de mayo se ha previsto una rueda de prensa en la que se presentarán las 50 coproducciones del festival.“La idea es realizar una propuesta expandida, donde se muestren las producciones en dos fases, tal y como estén en julio, ya sea en formato work in progress, charla, representación online…, y anunciar en qué momento del año se verán en formato acabado en algún otro festival del Estado español, de otoño a primavera”.Sin embargo, si el encierro dura más allá de mayo, la programación prevista no se podrá aguantar, porque las producciones no tendrán la oportunidad de ensayarse.

A este respecto, Javier Cuevas, el presidente de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (FECED), apunta que en las próximas semanas y meses asistiremos a otros modos de hacer y de compartir la danza. “Aquí hemos de ser cuidadosos y responsables, y exigir que estos nuevos dispositivos de exhibición reconozcan siempre económicamente el trabajo de los artistas, sobre todo a los espacios públicos de creación y exhibición que repentinamente se lanzan a compartir contenidos en sus redes y espacios virtuales. Han de ser ejemplares y modélicos para el resto de estructuras y de cara al sector”. A ese fin, FECED ha compartido un comunicado de recomendaciones en las buenas prácticas de emisión de contenidos audiovisuales.

El presidente de la Federación destaca, no obstante, que las artes del movimiento no solo son exhibición. Cuevas parafrasea al pensador de danzaJaime Conde Salazar, quien afirma que la danza del futuro no produce obras. “También produce procesos de creación, de investigación, de mediación, de encuentro, de reflexión y pensamiento; de cuidado, de colaboraciones transversales con otras disciplinas y formas del arte, y de transmisión de valores y conocimiento con y para la ciudadanía. Necesitaremos, hoy más que nunca, gestores, técnicos, curadores, directores artísticos”.

Por ello, desde FECED se solicita a las administraciones el fomento de alternativas a la exhibición pública en la contratación de actividades al sector mediante procesos de investigación, residencias artísticas y apoyos a la creación.

Crisis pre-covid

La crisis del coronavirus no hace más que agudizar una situación que ya era crítica y urgente. La danza en nuestro país ya adolecía de inmensas carencias. Cuevas las enumera: “Necesitamos estructuras, procedimientos y recursos que permitan a los artistas y profesionales trabajar bajo estándares mínimos de seguridad y protección; la renovación urgente en los modelos de direcciones artísticas y de los proyectos públicos vinculados a la danza, donde se reconozcan todos los niveles de la cadena de valor de nuestras creaciones y procesos; redes y programas públicos reales para la creación y la exhibición de nuestros trabajos, donde ningún teatro o espacio de titularidad pública o privada carezca de Proyecto Artístico y de vías de conexión directa entre institución, artistas y ciudadanía; equipos y recursos humanos capaces y comprometidos en todos los niveles de la administración cultural para la gestión, evaluación e implementación de las políticas y recursos para la Danza y las Artes del movimiento; repensar los procesos burocráticos que debilitan al sector e impiden en muchos casos el desarrollo de nuestro trabajo, con herramientas ágiles y fiables para la contratación y el pago; conectarnos con el exterior a través de plataformas y modelos de intercambio de información, conocimiento y afectos; y conectarnos con el interior, con las redes y circuitos regionales y con las estructuras locales, abandonadas y sin criterios, capaces sin embargo de revelarse como las grandes impulsoras para la danza en España; recuperar la idea de mercado como un lugar rico de intercambio de valores y experiencias, frente a los modelos predominantes en nuestro país, al servicio básicamente de sus propias economías. Necesitamos un cambio de paradigma hacia un modelo responsable, sostenible y colaborativo para quienes trabajamos en y por la Cultura y por la Danza”.

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

FESTIVAL SAGUNT A ESCENA 2020

sagunt

INCOVIDSADOS EN SAGUNT

Breve pero contundente se presenta la danza en el Festival Sagunt a Escena, que confirma su celebración este agosto con estreno de Sol Picó y reposición de Titoyaya. Lee más…

Leer más...
 

ALVIN AILEY AMERICAN DANCE THEATER

troy

ESCÁNDALO SEXUAL EN LA AILEY COMPANY

Una investigación concluye que el creador Troy Powell, director de la Ailey II, mantenía conductas sexuales inapropiadas con bailarines y estudiantes. Lee más…

Leer más...
 

OBITUARIO

zizi

HA MUERTO ZIZI JEANMAIRE

La legendaria musa de Roland Petit ha fallecido a los 96 años en Suiza, donde residía. Lee más…

Leer más...
 
Volver