jerez2

SALTO AL VACÍO

El Festival de Jerez ha presentado ayer en el Corral de la Morería, de Madrid, su 24º edición, que reunirá del 21 de febrero al 7 de marzo verdaderas estrellas del flamenco. Léelo todo…

 

Madrid, 30 de enero de 2020

A las puertas de sus bodas de plata, el Festival de Jerez se prepara a celebrar sus 24 años de permanencia del 21 de febrero al 7 de marzo próximos con un cartel, como siempre abundante pero también ecléctico, que dará fe de la buena salud del flamenco y la danza española en pleno siglo XXI. La metáfora “un salto al vacío” es leit motiv que recorre una programación que cuenta con más de diez estrenos absolutos y se ha reservado dos momentos estelares para su inauguración y clausura.

En la apertura, una tragedia. Rafaela Carrasco se aproxima, junto a su dramaturgista Álvaro Tato, a la Ariadna del clásico griego desde una perspectiva contemporánea en su novísima creación Ariadna (Al hilo del mito), en la que huyendo de la narrativa convencional reflexiona, desde el flamenco claro está, sobre la inmensa soledad de Ariadna la tejedora, sobre el hilo que sacará a su amado del laberinto, sobre el laberinto mismo, sobre la isla y el monstruo que la habita. En el otro extremo, en la clausura del festival, un momento esperado que desvelará los nuevos caminos emprendidos por el Ballet Nacional de España (BNE). Rubén Olmo, ahora director artístico del ente público, ha escogido Jerez de la Frontera como punto geográfico para el arranque de su andadura.

El primer programa que monta como director del BNE y que cierra Jerez, supone toda una declaración de intenciones a través de dos estrenos mundiales, una reposición y un importante homenaje. Cuatro coreografías que abarcan el amplio espectro de la danza española y hace acto de justicia para con el pasado en el homenaje a Mario Maya, maestro fundamental que injustamente permanecía fuera del repertorio de la compañía. Las dos creaciones de estreno absoluto vienen firmadas por Olmo: Invocación bolera, que se centra en el legado de la Escuela Bolera, y para sí mismo, el solo Jauleña. Finalmente, Eterna Iberia, una de las últimas creaciones que les hiciera Antonio Najarro, director saliente.

jerez

Avalancha flamenca

Pero, entre los estrenos de Carrasco y Olmo, median quince días frenéticos en Jerez de la Frontera. “Salto al vacío”, lema del festival este año, intenta referirse a la capacidad de riesgo de muchos de los artistas que conforman su cartel. Allí estará, bien representada, una generación ya no tan emergente de creadores iconoclastas que han colocado al flamenco no como fin en sí mismo sino como vehículo para expresar ideas e inquietudes autorales. La sorprendente ruptura de los muy delimitados roles de género del flamenco, en la muy espectacular ¡Viva! (en la foto que abre este reportaje)  de Manuel Liñán; la investigación e indagación en lo femenino de Olga Pericet, en Cuerpo infinito; el gesto abiertamente vanguardista de la compañía Estévez/Paños, en su propuesta El sombrero; esa mirada íntima con guiños a la danza contemporánea que destaca en Psique, de Daniel Doña; el tránsito de una mujer entre la realidad y la fantasía en Lenguaje oculto, creación de La Lupi; la inmersión de Isabel Bayón en su propia historia y familia, en la reveladora Yo soy o Marco Flores (en la foto sobre estas líneas), dando un paso al frente (en sus búsquedas) y mirando atrás (en una trayectoria de 20 años) en su nueva creación, el solo Rayuela, son apenas algunas de las historias que se contarán noche a noche en las flamencas noches de Jerez.

Siendo la ciudad una de las cunas del flamenco, sitio hay siempre para veteranos, defensores de la tradición, con Antonio El Pipa a la cabeza, estrenando Estirpe en su tierra. Y hacia el otro extremo, talentos emergentes como Paula Comitre, Eduardo Guerrero, María Moreno, Mercedes de Córdoba o Cristina Aguilera. Grandes personalidades como Sara Baras, con su creación Sombras, Belén Maya, Andrés Peña y Pilar Orgalla, Hiniesta Cortés, Javier Latorre y Mercedes Ruiz, entre muchísimos otros, terminan de dar forma a esta nueva edición del Festival de Jerez, que irradia desde su sede, el Teatro Villamarta, cuartel de operaciones de Isamay Benavente, directora del festival, y abarca distintas salas y espacios de la ciudad andaluza.

Tampoco de descuida este año la relevante vertiente formativa que ha caracterizado siempre la cita jerezana. Se impartirán unos 40 cursos contando con maestros de alto rango como Javier Latorre, Isabel Bayón, María del Mar Moreno, Ana Morales, La Moneta, Manuel Liñán, Antonio El Pipa o Andrés Peña. Se han ofertado 1290 plazas que ya están cubiertas casi en su totalidad por aspirantes de países lejanos y diversos, que se movilizan para vivir la experiencia que supone Jerez en sus dos semanas grandes de flamenco.

Danza News

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 

VILA-REAL SE PREPARA PARA SUS FESTIVALES

vila real festivales
Grandes muestras de artes escénicas como FIT Carrer o Vila-real en Dansa ya tienen fecha para esta edición

Leer más...
 

CHEVI MURADAY / ESPACIO ABIERTO

quinta

AIRES PRIMAVERALES

Este fin de semana Chevi Muraday, director de Losdedae, celebra con danza el florecimiento de los almendros en la Quinta de los Molinos, de Madrid

Leer más...
 
Volver