scapino1

DE ÁMSTERDAM A PARÍS

Scapino Ballet Rotterdam, compañía pionera de la danza en Holanda, visita el Madrid en Danza. Hablamos con Ed Wubbe, su director


Texto_OMAR KHAN Fotos_HANS GERRITSEN

Madrid, 11 de diciembre de 2019
Hay algo edificante y loable en las razones que condujeron a la creación de Scapino Ballet Rotterdam. Era el año 1945, justo al término de la Segunda Guerra Mundial, y empezaba la depresión y tristeza de la posguerra, por lo que la compañía se fundó con la intención de “llevar alegría a los jóvenes holandeses”. Es la agrupación de danza más antigua de los Países Bajos y lógicamente ha pasado por numerosas etapas según los vaivenes mismos de la disciplina. Sin embargo, ha encontrado estabilidad y personalidad en la dirección artística de Ed Wubbe (Ámsterdam, 1957) quien, tras el éxito de su pieza por encargo Rameau (1990), terminó haciéndose con la dirección artística dos años más tarde.
Scapino Ballet tiene 25 bailarines y ocho becarios que no paran de girar por toda Holanda llevando al público un ecléctico repertorio conformado por obras de Wubbe y de jóvenes talentos a los que hacen encargos. Ahora mismo están presentándose simultáneamente en Holanda con Cathedral, la obra que les ha montado Marcos Morau, de la compañía catalana La Veronal, y en los Teatros del Canal de Madrid, donde actuarán hasta esta noche en el marco del Festival Madrid en Danza.
Nos visitan con un programa doble de Wubbe que reúne las piezas Holland y Le Chat Noir. La primera, según palabras de su creador, “está inspirada en esa gente que se hizo rica en Holanda en un contexto dominado por el calvinismo, que combinaba religión y comercio. Es muy holandesa, usa elementos emblemáticos como los tulipanes y los cielos grises captados por nuestros pintores paisajistas”. Y de allí al París cosmopolita, donde se enmarca la segunda, Le Chat Noir, que toma su nombre del bohemio café parisino que frecuentaban artistas, poetas y pintores de los años previos a la Segunda Guerra Mundial. “He querido rendir tributo a ese París del Moulin Rouge usando la música de Edith Piaf o Jacques Brel, que no son de esa época pero que evocan del amor, el drama y la diversión que se vivía en Francia aquellos tiempos”, explica el coreógrafo.

¿Son dos obras que podrían ser representativas del trabajo que se hace en la compañía?
Scapino tiene un amplio repertorio, trabaja con muchos coreógrafos diferentes y con estilos muy distintos. Este programa es representativo solamente de una parte. Lo que sí tiene de particular es que se evidencia la versatilidad de los bailarines porque ambas piezas están inspiradas directamente en ellos.

Trae dos obras sobre dos lugares y momentos muy concretos, y está montando Pearl sobre el barroco europeo ¿Suele inspirarse en la historia?
Me gusta la historia. Y en ocasiones hago piezas que se inspiran directamente en hechos históricos como es el caso de este programa, pero no siempre es así. Y cuando ocurre, no narro episodios ni hago relatos. Hago aproximaciones históricas a un contexto determinado porque que me ayuda a definir los personajes y crear un concepto.

¿Con qué criterio selecciona los coreógrafos que cada año crean nuevas piezas para Scapino?
En Europa las compañías de repertorio marchan todas por el mismo carril, llevando siempre los mismos nombres. Hemos querido desmarcarnos dando oportunidad a talentos jóvenes que no están aún establecidos y que potencialmente son los creadores del futuro. Hace quince años cuando Marco Goecke o Marcos Morau no tenían la reputación que tienen hoy, estaban creando para nosotros. La otra condición es que hagan la pieza en exclusiva, no compramos trabajos ya estrenados. Deben ser originales pero eso conlleva su riesgo aunque creo que tengo buen olfato para percibir el talento.

¿Cómo era Scapino cuando llegó a la dirección en 1992
Funcionaba en Ámsterdam y era más neoclásica. En esa época fue cuando se trasladó a Rotterdam y paulatinamente fuimos cambiando. Al inicio hacíamos puntas pero poco a poco pasamos a ser un equipo más contemporáneo aunque seguimos teniendo el ballet como la base de todo.

¿Y el público responde?
Sí, pero a lo que aspiramos es a hacerlo crecer cada vez más porque creo que hay una audiencia potencial muy amplia que puede salir satisfecha de una función que no sea El lago de los cisnes. Los holandeses, en general, tienen la creencia de que la danza contemporánea es difícil y exclusiva, y queremos romper con eso.

¿Cree que es un buen momento para la danza en Holanda?
Sí, lo creo. La danza tiene más éxito que el teatro y la prueba somos nosotros. Somos una compañía muy popular, tenemos éxito, giramos por toda Holanda constantemente y siempre llenamos. Gustamos.

scapino2
 
EL RETO DE ANNA CASASOLA
La bailarina catalana Anna Casasola está viviendo con emoción esta gira de Scapino a Madrid. Ingresó a la compañía el pasado verano y va sintiendo el vértigo trabajar en una agrupación frenética que no para de girar y montar obras. Baila en las dos piezas del programa madrileño pero no niega su entusiasmo por Pearl, la nueva creación de Ed Wubbe de inminente estreno y la primera en la que ella participa en el proceso creativo.
“Ya conocía el trabajo que hacían”, relata la joven intérprete. “Mi hermana también baila aquí [ahora mismo en el otro elenco con la pieza de Marcos Morau] y solía ir a Rotterdam a verlos. Me gustaba lo que hacían porque siempre suponía un reto distinto para los bailarines. Yo vengo del clásico pero tras una lesión empecé a interesarme por el contemporáneo y fue cuando hice audiciones en Scapino”. En estos pocos pero intensos meses ha empezado a aprender la dinámica de una compañía como ésta, algo que no enseñan las escuelas de ballet. “Esta compañía se mueve mucho. Cada semana visitamos tres o cuatro ciudades distintas y estamos montando una nueva creación. Es un reto para tu cuerpo, ver si aguanta, hay que aprender a escucharlo, tener cuidado. Hasta que no lo vives, no lo entiendes”, concluye.

Danza News

SALA CUARTA PARED

cuarta

ARRANCA MOVER MADRID

Con la reposición de trabajos tempranos de La Phármaco arranca este fin de semana el ciclo MoverMadrid de la Sala Cuarta Pared, que una vez al mes y hasta junio, se acercará a la danza que se hace en la capital

Leer más...
 

FUNDACIÓN CASTELL DE PERALADA

peralada

MARÍA KHOREVA GANA EL PREMIO CARMEN MATEU

La joven solista del Ballet Maarinski ruso se hizo con los 30 mil euros de la primera edición de este premio dedicado a la memoria de la fundadora del Festival Castell de Peralada

Leer más...
 

XXXIV FESTIVAL MADRID EN DANZA

madA

TODA LA DANZA DEL MADRID EN DANZA

Empieza el festival ¿No sabes qué ver? Te orientamos sobre los espectáculos que vendrán. No te lo pierdas.…

Leer más...
 
Volver