vargas

FLAMENCO UNDERGROUND.

Se estrena esta noche en el Teatro Central sevillano Los cuerpos celestes, la obra más ambiciosa de Marco Vargas y Chloé Brûlé, con la que celebran sus quince años. Así nos lo contaron…

 

Texto_OMAR KHAN Foto_FRANCISCO REINA

Sevilla, 20 de noviembre de 2019

Ellos le llaman flamenco underground. Nunca se ubicaron en la esfera más radical de ruptura y desafío del Nuevo Flamenco pero tampoco se movieron en los terrenos convencionales. Vanguardia moderada podría decirse. Sobre esta base, que es casi una filosofía, llevan quince años ininterrumpidos de trabajo y lo celebran esta noche con un giro de timón. Los cuerpos celestes, que hoy se estrena en única función en el Teatro Central de Sevilla, es sin lugar a equívocos el trabajo más ambicioso hasta el momento de Marco Vargas & Chloé Brûlé, que siempre fueron dos y ahora se han sentido fuertes para subirse al escenario con otros artistas: Yinka Esi Graves y Gero Domínguez, bailarines invitados, y un músico de excepción, Miguel Marín, que se aventura a navegar ésta vez por los meandros del flamenco.

“Tras quince años ahora entendemos que lo importante era pasar por todo lo que hemos pasado para llegar aquí”, reflexiona Marco Vargas. “Ha sido un aprendizaje continuo para poder crecer. El camino lo empezamos a recorrer hace quince años pero todavía sigue, queda mucho por delante. Cada obra que hemos hecho ha sido un paso al frente, cada una nos ha servido siempre para seguir adelante”.

Reconocidos como pareja escénica inseparable, su manera de llegar al flamenco ha sido muy distinta, casi antagónica. Brûlé, canadiense, sintió el flechazo del flamenco en Estados Unidos y persiguiendo sueños no dudó en venirse a los orígenes, primero a Madrid y luego a Sevilla. A Vargas, en cambio, que nació en Triana, era el flamenco el que lo perseguía. De niño lo bailó, luego renegó y quiso escabullirse, hasta quedar atrapado a los 16 años. Se encontraron hace tres lustros y juntos crearon desde la base y el rigor del flamenco un lenguaje propio erigido principalmente desde la elegancia. Siempre duetos, sus obras, de gran belleza formal, han abordado distintas temáticas pero nunca han dejado de hablar de los asuntos humanos. Así consta en creaciones como Tripolar, que para Vargas es emblemática de su modo escénico. “Es una pieza que nos ha dolido que se viera poco pero la creamos justo al momento de la crisis”, se lamenta. O también como Libertino, que para ella es la más representativa. “La montamos con cuatro sillas y una jaula”, rememora. Y aunque Los cuerpos celestes, en apariencia, hablen del espacio sideral, la realidad es que sigue atada al ser humano y sus circunstancias. No obstante, ésta vez lo hace desde un ángulo más poético.

Siderales

“Nos gustaba la idea de llevar a los cuerpos danzantes la interrelación que ocurre entre planetas, esa dinámica natural en la que todos llevan su ritmo y movimiento en armonía, sin chocarse ni colisionar”, asegura Vargas. “Antonio Godoy desde la dramaturgia nos hizo una propuesta escénica a partir de la idea de un observatorio astronómico desde donde podíamos observar el cosmos y sus cuerpos”, prosigue Brûlé. “Sobre esta idea creamos la obra, porque nos dejaba explorar la naturaleza del ser humano en todas sus formas. No era un relato lineal, ni una novela ni una historia como muchos de nuestros trabajos anteriores pero nos permitía hablar del ser humano, que era lo que nos interesaba. Sugería un recorrido que para nosotros asemejaba un viaje”.

Explican que el proceso de Los cuerpos celestes fue marcadamente distinto al de sus duetos. No solamente por la dimensión del formato, ahora más grande, sino también por la manera de abordarlo al participar más artistas. “Para nosotros ha sido un reto, algo totalmente nuevo”, admite Vargas. “Ya no era solamente ponernos de acuerdo Chloé y yo, sino lo que implica un grupo, así que tuvimos que organizar cierta logística, crear una dinámica de trabajo que funcionara para todos”. Ella subraya: “Desde el inicio hemos estado todos involucrados. No fue difícil transmitir nuestras ideas especialmente porque tuvimos la suerte de que estaban entusiasmados e implicados. El flamenco se caracteriza por ser un lenguaje muy individual y nosotros no queríamos ir en esa dirección. Nos movíamos en terrenos difíciles y para ellos también suponía un reto importante entrar a nuestro universo”.

Un universo de humanos como cuerpos celestes. Un universo de flamenco underground.

Danza News

XXXIV FESTIVAL MADRID EN DANZA

madA

TODA LA DANZA DEL MADRID EN DANZA

Empieza el festival ¿No sabes qué ver? Te orientamos sobre los espectáculos que vendrán. No te lo pierdas.…

Leer más...
 

PHIA MÉNARD / TEATRO CENTRAL

phia

PHIA ES LA CAÑA

Mañana 29 y pasado, se presenta en el Teatro Central de Sevilla la creadora belga Phia Ménard, que sacudió al Festival de Avignon con su irreverente Saison Sèche

Leer más...
 

CERTAMEN SOLODOS / GALICIA

solodos

OURENSE EN DANZA

Arranca mañana en la ciudad gallega la cuarta edición del Certamen SóloDOS, con una serie de actividades paralelas

Leer más...
 
Volver