mdd2

DUBOIS Y DOHERTY EMOCIONAN EN SEVILLA

Clausuró ayer el Mes de Danza con la participación de sus dos invitados internacionales: la irlandesa Oona Doherty y un desmelenado Olivir Dobois, de Francia. Allí etuvimos y así te lo ocntamos...

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_PIERRE GONDARD / SIMON HARRISON

Sevilla, 11 de noviembre de 2019

Dos personalidades internacionales, arrolladoras cada una a su manera, marcaron este pasado fin de semana el cierre exitoso de la 26º edición del festival sevillano Mes de Danza. Mientras Oona Doherty (foto inferior), verdadera revelación irlandesa, sorprendía con su insólita transformación en un quinqui marginal en su potente solo Hope Hunt and the Ascension into Lazarus, el controversial coreógrafo (y ahora de nuevo bailarín) francés Olivier Dubois (foto superior), extrovertido y divertido, se ganaba al público siendo él mismo en Pour sortir au jour, un paseo personal (y personalizado) por su carrera como intérprete.

Doherty, señalada como emblema de un aletargado movimiento irlandés de danza, convocó al público en el exterior del Antiqvuarium sevillano, donde sería la representación. Así que los espectadores, sin saber muy bien lo que iba a ocurrir, se reunieron a esperar arriba, bajo las famosas setas, hasta que un coche conducido por un macarra con la música a todo volumen se detenía frente al grupo. El conductor, cigarro a la derecha, lata de cerveza espumante a la izquierda, se bajaba y abría el maletero desde donde saltaba con insólita pericia Oona Doherty y ya no había ojos para otra cosa. Entre brusca y poética, teatral y gestual, desagradable e inquietante, esta bailarina de insólitos registros atrapa al desprevenido con la fuerza torrencial de sus capacidades, todas colocadas al máximo de sus posibilidades. Tras esta presentación callejera conduce al público, aún atónito, hasta la sala donde prosigue y magnifica su raudal de gestos y movimientos imposibles, a los que añade ahora un cuidado trabajo de voz que confunde gruñidos con palabras y una propuesta gestual que pone la cara de perenne agresividad que tienen esos chicos urbanos (que hemos visto en toda Europa), decepcionados del sistema y de la vida, que deambulan sin tener un lugar en la sociedad. Hay denuncia social, claro, un trasfondo de realidad que mira a estos loosers con cierta comprensión y sobre todo, esperanza, como corrobora el giro final de este solo intenso que de oscuro pasa a ser marcadamente blanco, un giro que dosifica la violencia gestual, y en el que aflora ahora una Doherty más etérea. Dura apenas media hora, pero es tan intenso que más tiempo dañaría su impacto. Los sevillanos le obsequiaron una ovación.

 

oona2

 

Confesión

A Olivier Dubois se le recuerda en Sevilla como el autor de la muy polémica Tragedie, aquella creación suya para el Ballet Du Nord, que obstinadamente dejaba a sus bailarines desnudos paseando metódicamente por el escenario. Pero ahora ha vuelto al Mes de Danza para confesarse, para que le conozcamos a él. Pour sortir au jour es principalmente un ejercicio que habla sobre la memoria del cuerpo. Aunque reconocido más como coreógrafo, Dubois ostenta un pasado largo como bailarín para otros y ha sido solista de grandes agrupaciones. Contando con la (obligada) participación del público, este solo de una hora y media larga, es un exorcismo diseñado como un juego. El discurso, aparentemente espontáneo, lo presenta como un nuevo amigo de la pandilla de toda la vida con una vida intensa que contarnos. Obliga al público a implicarse y crea una dinámica cíclica que consiste en ir seleccionando al azar (por lo que cada función es distinta) una coreografía en la que ha bailado, de la que nos cuenta su proceso e intenta reproducirla otra vez desde su cuerpo de hoy (algo desentrenado y fofisano), para al final del todo, con un baile colectivo catártico y festivo con su público, dejarnos constancia de una vida intensa en la danza. El repaso, que incluye paulatino striptease, va siendo revisión también de una parte importante de la danza europea reciente. Éste es mi cuerpo o Romeo y Julieta, de Angelin Preljocaj; Je suis sang o La historia de las lágrimas, de Jan Fabre o un clásico contemporáneo como In The Middle Somewhat Elevated, de William Forsythe (donde se las vio negras aunque mantiene todavía un buen salto) siguen sellados en la memoria de su cuerpo. El ejercicio implica confesión íntima y en su dinámica recuerda, cómo no, a esa serie de unipersonales que Jérôme Bel ha montado a bailarines a manera de autobiografía (Veronique Doisneau, Cedric Andireux).

El principal aliado de Dubois en este complejo entramado es su propio carisma y soltura, esa sensación de amigo cercano desmelenado que cuenta batallitas divertidas con naturalidad, con mucho sentido del humor y poco del ridículo. Sabe cómo ganarse al público desde el minuto uno y convertirlo en cómplice, metérselo en el bolsillo. Loable su esfuerzo adicional de mantener su soliloquio en español, otro esfuerzo por hacernos sentir que hemos venido a ver a conocer a un nuevo amigo que nos cuenta su vida y aventuras en este mundo de la danza.

Danza News

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 

VILA-REAL SE PREPARA PARA SUS FESTIVALES

vila real festivales
Grandes muestras de artes escénicas como FIT Carrer o Vila-real en Dansa ya tienen fecha para esta edición

Leer más...
 

CHEVI MURADAY / ESPACIO ABIERTO

quinta

AIRES PRIMAVERALES

Este fin de semana Chevi Muraday, director de Losdedae, celebra con danza el florecimiento de los almendros en la Quinta de los Molinos, de Madrid

Leer más...
 
Volver