dantzaldia

DANTZALDIA RECUERDA A CUNNINGHAM

Prosigue mañana el Festival Dantzaldia con un homenaje al maestro norteamericano pero todavía queda mucho por ver en el festival de Bilbao. Te lo contamos todo…

 

Texto_OMAR KHAN Foto_BART GRIETENS

Madrid, 6 de noviembre de 2019

Dos décadas. Tal cantidad de tiempo acumula el Festival Dantzaldia, ahora celebrando veinte otoños aproximándose a los nuevos lenguajes y las nuevas tendencias de la danza, valorando y apreciando a los artistas internacionales y nacionales más arriesgados. Algunos llegaron al festival cuando no eran especialmente reconocidos y hoy brillan como luminarias del firmamento de la danza. Otros, llegaron ya siendo grandes. Una buena parte de la danza española triunfal y consolidada pasó alguna vez por Dantzaldia. Larga es la lista. Figuran creadores y compañías internacionales de la talla y envergadura de Última Vez, L’Esquisse, Käfig, Les ballets C de la B, Linga, Daniel Léveillé, Zoo, Hofesh Shechter, Malandain Ballet Biarritz, Pierre Rigal, Olivier Dubois (que este año aniversario ha repitido), Pierre Rigal, Carolyn Carlson y tantísimos otros. El panorama español abarca desde Israel Galván a Sol Picó, pasando por La Veronal, Daniel Abreu, La Ribot, Gelabert Azzopardi o la Compañía Nacional de Danza un montón de veces. Y no menos importante el apoyo brindado a compañías y artistas locales, que eran escasos hace veinte años y hoy forman y conforman un verdadero movimiento. Desde veteranas, pioneras y valientes como Matxalen Bilbao, Blanca Arrieta e Idoia Zabaleta, pasando por creadores hoy asentados como Damián Muñoz o Germán Jáuregui hasta compañías del momento que han conocido el éxito como Kukai o Lasala.

Dantzaldia ha sido testigo y partícipe. País Vasco vive hoy una eclosión de danza. Pero cuando había poco, allí estaba La FuNdicIÓn, esa sala acogedora y con encanto, que recibe a su público (ya fiel) en la calle Francesc Masia y que ha sido la institución que arropa e impulsa el Dantzaldia. Allí dentro, siempre agobiados de trabajo, Laura Etxebarria en la dirección y Luque Tagua en la programación, siguen fieles a la idea y motivaciones de lo que impulsaron hace ya veinte años.

Oferta de riesgo

La programación 2019 es coherente con la línea y filosofía del evento bilbaíno. Desde luego, no podían menos que rendir homenaje a Merce Cunningham, pionero de la posmodernidad, en los diez años de su muerte. Para ello, contarán con el hombre clave: Trevor Carlson, el bailarín que estuvo cerca hasta el momento de su muerte y en quien ha caído la responsabilidad de mantener vivo su legado. Not a moment too soon (que se verá mañana 7 de noviembre) es una obra a un tiempo emotiva y didáctica, que procura un recorrido por la obra y pensamiento del maestro desde la óptica personal de Carlson en su relación con él.

Como es usual, Dantzaldia trae a su cartel artistas poco conocidos pero arriesgados, sorprendentes y diferentes. Y ese creador este año será, sin duda, el belga Alexander Vantournhout y su delirante unipersonal Aneckxander (6 y 7 de diciembre, en la foto), que él define como una autobiografía trágica del cuerpo. Procedente del mundo del circo, su propuesta es el resultado de una investigación en su propio cuerpo que se presenta desnudo en escena, apenas con un piano y algunos elementos, desplegando un tour-de-force consigo mismo que resulta del todo insólito. Sorprendente, por otras razones, será también el encuentro escénico entre dos artistas de larga trayectoria, como son la portuguesa Cláudia Dias y la veterana creadora vasca Idoia Zabaleta, que unen sus sensibilidades en Thursday (30 de noviembre y 1 de diciembre).

El nuevo flamenco, ya habitual en la programación de Dantzaldia, brindará dos momentos relevantes. Porque siempre es relevante la presencia arrolladora de Rocío Molina, que ha estrenado estrenará aquí Impulso, una propuesta que la artista ha advertido, no era un espectáculo sino una performance, un ejercicio de improvisación que supone una primicia, el germen de lo que será su nuevo espectáculo pensado para 2020, en el que la guitarra tendrá destacada participación sonora. Por otro lado, el también feroz Marco Flores asaltará el Museo Guggenheim con Extrema (23 de noviembre), un unipersonal que se mueve y gira alrededor de los extremos, como indica su propio título.

El taller participativo Dance Generation impartido por la compañía valenciana Taiat Dansa, que implicará a 25 bailarines locales de todas las edades, terminara de dar forma a esta edición de Dantzaldia, que tuvo su inauguración en clave andaluza con la compañía Marcat Dance, que dirige Mario Bermúdez, ex bailarín de Batsheva anclado en Jaén y el siempre controversial creador francés Olivier Dubois, que presentó Pour sortir au jour, un solo en el que revisa en su propio cuerpo las más de sesenta creaciones que ha hecho desde que se decantó por la coreografía (se podrá ver este fin de semana en el otro extremo geográfico, el Mes de Danza de Sevilla). Un breve ciclo de cine y una master class por Marco Flores cierran la oferta, siempre de riesgo, siempre atractiva, de esta nueva entrega de Dantzaldia, el encuentro de danza de Bilbao que cumple 20 años.

Danza News

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 

VILA-REAL SE PREPARA PARA SUS FESTIVALES

vila real festivales
Grandes muestras de artes escénicas como FIT Carrer o Vila-real en Dansa ya tienen fecha para esta edición

Leer más...
 

CHEVI MURADAY / ESPACIO ABIERTO

quinta

AIRES PRIMAVERALES

Este fin de semana Chevi Muraday, director de Losdedae, celebra con danza el florecimiento de los almendros en la Quinta de los Molinos, de Madrid

Leer más...
 
Volver