juncal

BAILAORA DEL SIGLO XXI

Triunfó María Juncal este verano en Tel Aviv con su nueva propuesta La vida es un romance, que se verá este otoño en Barcelona y Madrid

 

Texto_OMAR KHAN Foto_NICO KREMENCHUZKY

Madrid, 8 de septiembre de 2019

No era la primera vez que la bailaora y coreógrafa canaria María Juncal iba al prestigioso Centro Suzanne Dellal, de Israel. Y de inmediato notaron que algo había cambiado en la energía y los modos escénicos de la creadora española, tras el estreno exclusivo este verano en Tel Aviv de La vida es un romance, obra que aguarda su premier nacional en Barcelona este otoño (24 y 27 de octubre, en el Teatre Aquitania) antes de irrumpir en Madrid (2 de noviembre, en Getafe). “He destapado cosas que nunca habían salido y quería que salieran. Me lo he permitido, es el camino que sigo. En Israel lo notaron, me preguntaron qué me había pasado, porqué esta obra era totalmente distinta a la anterior. No he cambiado ni el género ni el estilo pero tenía acumuladas experiencias y movimientos que nunca había dejado salir y que venía cociendo desde hace mucho”, dice la autora de títulos como Destemplao, Tercera llamada, El Encierro de Ana Frank o Emotions.

En su nueva coreografía, baila desde una libertad que nunca se había permitido. Acude a los romances, a las canciones que se cantaban en calles y plazas para la gente del pueblo. “Retomamos la idea de ser contadores de historias con un hilo conductor. Se cantaba contando historias a gente que no sabía leerlas. También he querido rescatar la libertad de creación, incluida la improvisación, y eso me ha hecho disfrutar no solamente el proceso sino también la escena”, explica. Dividida en cuatro secciones, la obra encuentra parte de su inspiración en los cuatro elementos. De agua y fuego, de aire y tierra, están hechos los distintos capítulos de La vida es un romance, en los que la creadora, solitaria en el baile, se hace acompañar por guitarra, percusión y tres cantes.

Contemporánea

En un momento en el que el flamenco parece radicalmente divido entre los que hacen nuevo flamenco y los que se aferran a los modos tradicionales, María Juncal se ubica en una posición más bien neutra. “¿Vanguardia? ¿Tradición? … para mí son conceptos equivocados. La tradición parece referirse a lo que es viejo y está obsoleto, la vanguardia parece que es privilegio de evolucionados de la vida que descubren lo que antes no estaba. Yo soy una bailaora del siglo XXI que aprovecha todo lo que hemos evolucionado y echa mano de los recursos de los que ahora disponemos y antes no. En ese sentido soy contemporánea pero no tengo miedo a la imagen tradicional. Lo contrario, me encanta, me emociona. Si me pongo una bata de cola tradicional me siento viva, me siento actual”.

Juncal viene de Canarias, donde no hay una tradición flamenca arraigada, pero a su vez procede de una familia emblemática del flamenco, los Borrull, verdaderos pioneros encabezados por el guitarrista Miguel Borrull y sus hijas bailaoras, que regentaron desde 1916 el famoso café cantante Villa Rosa, de Barcelona. “Hay gente sin antecedentes familiares que baila. En mi caso, lo familiar estaba y es verdad que yo me extasiaba escuchando las historias de mi abuela pero hay muchas cosas que aprendí por mi cuenta y nadie me las explicó”.

A Madrid se vino muy joven María Juncal con la decisión tomada. Una inmersión total en la célebre escuela de Amor de Dios, la hizo sorber conocimientos de maestros como El Güito, Manolete o Merche Esmeralda. Bailó para muchos pero también aprendió que si quería seguir un camino propio la ruta estaba en hacerse valer en solitario, con todo lo que ello implica. “Soy mi propia productora y lo gestiono todo. He aprendido que hay mucha picaresca en todo este mundo y que el ingenio es nuestro principal sponsor”.

En principio nunca se vio a sí misma como coreógrafa. Pensaba que no tenía el don. “Yo al principio tenía la idea de que había gente que había nacido para crear y otros que no, hasta que entendí que si no te inventas, no sales adelante. Inventé mis propios pasos y aún así, pensaba que no podía. No sabía si era capaz pero no he dejado de intentarlo”. El último de estos intentos ha sido La vida es un romance y aún resuenan en ella los aplausos que escuchó este verano en Tel Aviv. No parece mal encaminada.

Danza News

SALA CUARTA PARED

cuarta

ARRANCA MOVER MADRID

Con la reposición de trabajos tempranos de La Phármaco arranca este fin de semana el ciclo MoverMadrid de la Sala Cuarta Pared, que una vez al mes y hasta junio, se acercará a la danza que se hace en la capital

Leer más...
 

FUNDACIÓN CASTELL DE PERALADA

peralada

MARÍA KHOREVA GANA EL PREMIO CARMEN MATEU

La joven solista del Ballet Maarinski ruso se hizo con los 30 mil euros de la primera edición de este premio dedicado a la memoria de la fundadora del Festival Castell de Peralada

Leer más...
 

XXXIV FESTIVAL MADRID EN DANZA

madA

TODA LA DANZA DEL MADRID EN DANZA

Empieza el festival ¿No sabes qué ver? Te orientamos sobre los espectáculos que vendrán. No te lo pierdas.…

Leer más...
 
Volver