institut

Danza a las puertas de la Facultad

Los estudios de pedagogía e interpretación del Institut del Teatre tendrán rango universitario en el año lectivo 2020/21. Quisimos saber lo que ello implica y Alexis Eupierre nos lo ha explicado

 

Texto_OMAR KHAN Foto_GUILSEY HOMET

Madrid, 11 de febrero de 2019
A sus 52 años, Alexis Eupierre, como bailarín, creador y gestor, vivió otro tiempo y otras maneras de hacer danza. Hoy, como director del Conservatorio Superior de Danza (CSD) del Instutut del Teatre de Barcelona, le toca diseñar el futuro desde la realidad de un bailarín de nuestros días, que poco o nada tiene que ver con lo que era esta profesión hace apenas dos décadas. Pareciera que ha pasado mucho tiempo pero la verdad es que ha ocurrido mucho en muy poco.Asumió esa dirección en el Institut en septiembre de 2018 y el reto más relevante ante sí es una transformación de envergadura pues darán el salto a la educación superior universitaria en el año lectivo 2020/21, cuando comiencen a funcionar adscritos a Universidad de Barcelona. Se trata de un paso relevante para la profesionalización de la danza y requiere diseñar un Plan de Estudios, por un lado en sintonía con la realidad de la disciplina en nuestros días y por otro, que sea acorde con las exigencias de cualquier estudio universitario.

“Para nosotros es un cambio de concepción importante”, explica Eupierre. “Tenemos libertad total, potestad absoluta sobre nuestros contenidos y queremos enfatizar en la interacción entre disciplinas. En este sentido es estimulante que demos el salto simultáneo con la Escuela de Arte Dramático, lo que nos permitirá crear sinergias. Lo más importante, porque es nuevo dentro del ámbito universitario, es hacerles entender que somos estudios artísticos con un elevado nivel práctico”.

Tiene implicaciones, desde luego. Los aspirantes ahora deberán pasar por la Selectividad y de la plantilla docente, al menos el 50% deberá acreditar un doctorado. No obstante, los beneficios para la profesión y el quehacer de la danza son incuestionables. “Más bagaje cultural y un pensamiento generado desde el contexto político-social. El nuevo plan de estudios contempla situar la danza en las artes contemporáneas. Entender de dónde venimos, comprender los moldes preexistentes y dar herramientas para poder romper esos modelos, buscar una voz propia y crear nuevas fórmulas para seguir avanzando. La relación en las aulas entre profesor y alumno también ha cambiado, las tecnologías han irrumpido en los discursos artísticos e incluso la relación de la danza con el cuerpo hoy es otra”. Pasarse al ámbito universitario, dice que también supone “un énfasis en la investigación y publicación académica, y el refuerzo con asignaturas propiamente universitarias”.

Bailarín versátil

Hubo un tiempo en el que la enseñanza de la danza era específicamente técnica. Era para moverse. Un bailarín clásico se movía en el universo de la danza académica. Un bailarín con formación en técnica Graham o Limón, bailaba exclusivamente bajo esas directrices. Esos modelos específicos y cerrados de formación hoy no tienen cabida en los escenarios que se han volcado hacia propuestas eclécticas, donde prevalece la figura del bailarín versátil, incluso el bailarín creador, aquel que participa de manera activa, física e intelectualmente, en el discurso de un coreógrafo. “Ahora trabajamos con perfiles muy diferentes: alumnos con bagaje de danza española, de danzas urbanas, contemporáneo, clásico… y no queremos renunciar a ninguno”.

La idea apunta hacia la formación de un bailarín versátil que no sea dependiente de un género ni del empleo en una compañía, sino que sepa autogestionarse y reinventarse, que demuestre ser creativo, autosuficiente y resolutivo, capaz de adaptarse a distintos lenguajes existentes y por venir. Que tenga, además, un abanico de destrezas y conocimientos que le permitan continuar su vida laboral cuando haya decidido dejar de bailar. En cuanto a la docencia, Eurpierre habla de la formación de “pedagogos con miradas amplias”.

Destaca el director que este salto que se plantean no sería posible sin el equipo de profesionales altamente motivados que hoy le acompaña. Anna Roblas, Lipi Hernández, Montserrat Lloret y Toni Gómez, entre ellos. Los planes de este cambio los inició en alianza con Jordi Fàbrega, el que fuera director del Institut antes de su inesperado y lamentado fallecimiento. Pero Eupierre conoce desde dentro la realidad del centro docente. Allí ha sido profesor, jefe de especialidad y subdirector. También le avala su amplia experiencia en el terreno de la gestión, especialmente cuando llevó las riendas de La Caldera. Hoy, la reconversión del CSD supone un auténtico reto. “Todo esto lo empezamos preguntándonos qué son un coreógrafo y un pedagogo hoy en día, y qué tipo de bailarín y de pedagogo podemos generar desde aquí”, concluye.





Danza News

CHRISTIAN RIZZO / MERCAT DE LES FLORS

rizzo

Tres seres

Llega al Mercat de les Flors, hoy y mañana 17 de febrero, el creador francés Christian Rizzo con su sorprendente obra de danza y objetos para público familiar  D’à côté
Leer más...
 

DANZA EN VALORES / CC EDUARDO ÚRCULO

tsunami

Danza para reflexionar

Regresa este viernes al Distrito madrileño de Tetuán el ciclo Danza en Valores con participación de La Meduse, Pepa Marteles, David Vento y Marcat Dance, y entrada libre

Leer más...
 

ALMEDÍJAR SE SUMA AL “PROJECTE FES”

fes2019

La localidad del Alto Palancia inaugura la primera edición del festival de artes escénicas FES Almedíjar el próximo 9 de Marzo.

Leer más...
 
Volver