viva

La flamenca que hay en mí

Quisimos saber porqué MANUEL LIÑÁN decidió vestirse de flamenca junto a su equipo masculino para Viva, el espectáculo que estrena en Teatros del Canal del 8 al 10 de febrero. Esto es lo que nos ha respondido…

 

Texto_BEGOÑA DONAT Foto_marcosGpunto

Madrid, 5 de febrero de 2019

Manuel Liñán (Granada, 1980) comenzó a bailar con bata de cola a los cinco años. De modo que su uso profesional, así como el del abanico y el mantón en propuestas como Reversible y Baile de autor conectan con su infancia y con un arraigo espontáneo de las manifestaciones artísticas y expresivas ligadas a la mujer. Del 8 al 10 de febrero lleva esa querencia a los Teatros del Canal con el estreno de su nuevo montaje, Viva. La polisemia del título se refiere “tanto a la exploración de nuestro lado femenino como al grito de guerra al tener la valentía de afrontarlo”, explica Liñán.

Junto a él, otros seis bailaores se sumergen en el universo de la mujer: Manuel Betanzos, Miguel Ángel Heredia, Jonatan Miro, Hugo López y los bailarines del Ballet Nacional de España Daniel Ramos y Víctor Martín (en la foto). Cada uno, en función de su carácter, aporta al conjunto una flamenca diferente. Más racial, más próximo a la danza española, a la escuela bolera, a la sevillana… El resultado es una pluralidad de estilos aunados por la libertad de expresión.

Manuel Liñán recuerda que empezó a bailar con la bata de cola bajo las órdenes de Rafaela Carrasco y luego perfeccionó la técnica de manera autodidacta, lo que le ha llevado a recibir encargos para el Ballet Nacional de España, coreografías para Sorolla y Ángeles caídos, así como para la propuesta con este complemento en la obra de Mario Maya Mujeres. “Hasta que llegó un momento en el que pensé que si eso formaba parte de mí, quería compartirlo con el público”, recuerda.

El bailaor, al igual que el resto del elenco, no ha tenido como referente a una compañera o a un icono de baile, sino que ha buscado a la bailaora que hay en su interior, su mujer flamenca. “Todos nosotros queremos poder caracterizar nuestra parte dancística femenina, adornarla y cuidarla a través de la transformación”, defiende Liñán.

La intención no es, por tanto, plantear un debate sobre la delimitación de los géneros en el baile flamenco tradicional, “sino exponer con naturalidad que la parte femenina puede cohabitar con naturalidad en un cuerpo masculino”.

El espectáculo invita a una reflexión sobre el uso de complementos tradicionalmente asociados a la mujer, como son el mantón y la bata de cola. Y reivindica que los hombres puedan utilizarlos para expresarse del mismo modo que las flamencas se han servido de accesorios masculinos.

“El transformismo no tiene que estar siempre vinculado con lo cómico o con el humor. Emocionalmente, existe un trasfondo. En Viva, la adopción de un cuerpo y un físico de mujer es un camino para que los protagonistas podamos desnudarnos y mostrar nuestro lado femenino”, explica el bailaor.

Esta metamorfosis no siempre implica una manera de enmascararse, sino más bien una desnudez. Liñán ha desvelado que las reacciones del público que ha visto los últimos procesos han ido de la diversión a un contexto más profundo. El elenco está viviendo los ensayos desde la vulnerabilidad. “Es como quitarte toda la piel y mostrar lo más profundo de tu corazón. Nos exponemos y nos mostramos tal y como somos”, se abre el bailarín andaluz, Premio Nacional de Danza 2017 en la modalidad de creación.

La intérprete que le ha tomado el relevo en este galardón ha sido Olga Pericet, junto a la que compartió el escenario en Cámara negra. También ha sumado talento con otros representantes del flamenco contemporáneo como Daniel Doña, Marco Flores y Rocío Molina.

“A nuestro alrededor había compañías de una sola persona y quisimos mostrar un trabajo más colectivo. Hemos compartido inquietudes y nos hemos enriquecido e influido los unos a los otros”, explica el creador, que no descarta retomar en un futuro la colaboración con sus compañeros.

Por lo pronto, Manuel Liñán se haya inmerso en proyectos personales que hacen buenas las razones por las que el jurado del Premio Nacional le concedió este reconocimiento: “la madurez alcanzada en su trayectoria artística, siendo intérprete especialmente versátil y de gran plasticidad, así como la riqueza de su interpretación, que se nutre de diversas influencias, a la vez que ensancha los horizontes del flamenco”. Ya sea desde su lado masculino, femenino o de la comunión de ambos.

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Danza News

CENTRO CULTURAL TERRASSA

terrassa

AMBICIOSO CURSO INTENSIVO DE BALLET EN TERRASSA

El Centro Cultural Terrassa pone en marcha un ambicioso proyecto educativo de formación en ballet que sirve de puente hacia la vida profesional de jóvenes bailarines, bajo la dirección de Rodolfo Castellanos. Lee más...

Leer más...
 

REFORMULACIÓN DE PLATEA

inaem1

EL INAEM EMPIEZA A IMPLICARSE

Tras la avalancha de críticas y quejas del sector de las artes escénicas por la falta de sensibilidad del gobierno ante la crisis del coronavirus, el Inaem reformula el programa Platea

Leer más...
 

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 
Volver