peeptnc1

LO QUE NO SE VE (EN EL SINIESTRO MUNDO DE PEEPING TOM)

Regresa a Barcelona, finalmente como trilogía, ‘Triptych’, que se verá del 09 al 20 de noviembre en el Teatre Nacional de Catalunya. Gabriela Carrizo nos lo cuenta…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_VIRGINIA ROTA

Madrid, 05 de noviembre de 2022

¿Por qué se afana ese hombre en limpiar un charco de sangre? ¿Quién es esa figura que nos pareció ver tras el cristal? ¿Qué esconden en ese sofá? Aquí siempre hay sombras enigmáticas, puertas tras las que ocurren cosas que no vemos, escaleras que conducen a no sabemos dónde.... la compañía belga Peeping Tom no da respuestas. En todas sus creaciones, a las que no podemos definir con precisión como teatro o como danza, dan tratamiento de mirón a sus espectadores. Les ofrecen un sesgo, solamente una parte de la propuesta, como si todo lo estuviesen viendo a través de la mirilla. El término Peeping Tom, de hecho, designa a un mirón, a un voyeur, a ese incómodo curioso que espía la vida ajena.

Ha sido así en toda su obra, incluida Triptych: The Missing Door, The Lost Room and The Hidden Floor, trilogía inquietante con la que esta semana regresan a Barcelona para una temporada larga que los tendrá del 09 al 20 de noviembre en la Sala Grande del Teatre Nacional de Catalunya (TNC).

“Si hay algo que siempre nos ha unido, desde que empezamos a trabajar juntos en 1999, ha sido la búsqueda de lo que está escondido: indagar en lo que no se ve, en la intimidad de las personas, en los tabúes”, nos confirmaba al momento de su estreno la coreógrafa Gabriela Carrizo (Córdoba, Argentina, 1970), que la ha codirigido junto al francés Franck Chartier para su célebre compañía, una de las más renombradas de Bélgica en la actualidad. “Sigue estando presente la idea del espectador como voyeur, como un curioso que se asoma al ojo de la cerradura en la puerta de este mundo tan particular que hemos creado”.

Un mundo irreal disfrazado de realismo, que tiene sus propias normas, obsesiones y constates. “Son temas recurrentes en nosotros la deriva, la muerte, la búsqueda de una salida, los encierros mentales, la angustia, el miedo y la incertidumbre. Nos gusta crear mundos donde la realidad se va hacia lo fantástico. En Triptych hay puertas que se cierran y al abrirse, seguimos en el mismo lugar. Hay fuerzas naturales que nos llevan pero no sabemos hacia dónde. Tienen algo de angustiante”.

Y también de terrorífico. No resulta sencillo ni usual encontrar obras de terror y suspense en la danza. Peeping Tom se apunta el mérito no solamente con esta trilogía sino con casi toda su obra, que reconoce influencias de artistas de otras disciplinas que se mueven en su misma línea. La estética de lo cotidiano en el fotógrafo norteamericano Gregory Crawdson, los laberintos de Jorge Luis Borges, la incomunicación de los personajes de Ingmar Bergman y, sobre todo, la confusión entre realidad y ficción de David Lynch.

“En Triptych no buscábamos explícitamente el terror pero creo que el miedo es un motor de creación importante que despierta sentimientos indescriptibles. De niña me gustaban los cuentos y las series de terror, y me he dado cuenta de que el miedo es algo que vivimos permanentemente en sociedad. Cuando hicimos El Salón [2004] acababa de tener a mi niña y era lo más bello y hermoso que me podía haber pasado pero al mismo tiempo estaba el miedo. Miedo a que le pasara algo, miedo a la responsabilidad de ser madre”.

 

peeptnc2

 

De tres en tres

De estos y otros miedos han hecho su danza. Obsesionados con las trilogías, Carrizo y Chartier, que se conocieron y fundaron su agrupación al amparo del colectivo Les Ballets C de la B, que dirige en Amberes Alan Platel, han conseguido celebridad por sus dos primeros y largos trípticos. El primero, Le Salón, Le Jardin y Les sous sol (2002-2007), describía la trayectoria de un entonces rico clan familiar ahora venido a menos, y el siguiente, Padre, Madre e Hijo (2014-2019), suponía un acercamiento macabro a cada uno de los miembros de la familia, desde una perspectiva enfermiza y aterradora que parecía haber sido construida desde las claves del realismo mágico latinoamericano.

“Los trípticos son muy característicos de Peeping Tom. Y es que una historia te lleva a la otra y como creador, siempre te entran ganas de saber qué les pasa después a los personajes que has creado. Pero en este caso, sin embargo, no fue así. The Missing Door fue un encargo que me hizo a mí el NDT [Nederlans Dans Theater, de La Haya] que iba a formar parte de un programa con otros coreógrafos. La idea del tríptico nació cuando a Franck le extendieron una segunda invitación, y entonces decidió continuar con el mismo grupo de protagonistas”.

Estas dos primeras, The Missing Door y The Lost Room, las crearon para el colectivo de Holanda entre 2013 y 2017, pero giraron muy poco. Así que pensaron que sería bueno retomarlas con su compañía agregando un nuevo episodio (The Hidden Floor), y uniéndolas en una única velada, dándoles una vida más larga, más fructífera. Y así ha sido, la obra ha venido representándose con gran éxito durante los últimos dos años, incluyendo funciones en el Teatro Central sevillano, el Festival de Otoño madrileño o el Grec de Barcelona misma, donde originalmente se vio como díptico, y espera también representarse en junio del año próximo, nada menos, que en la Ópera Garnier, invitados por el Ballet de la Ópera de París, que ahora dirige José Carlos Martínez.

 

peeptnc3

 

La visita

No fue sencillo el montaje de Triptych porque durante el proceso se les atravesó la pandemia, y vivieron la incertidumbre de posponer varias veces el estreno y sufrir numerosas cancelaciones con la consecuente inestabilidad y zozobra. Ahora todo fluye mejor y Peeping Tom incluso ya está moviendo un nuevo título estrenado recientemente, La visita, así en español (en la foto), una obra firmada solamente por Carrizo que supone la primera vez que la compañía abandona los teatros para aventurarse en espacios no convencionales.

Acaba de ser representada con éxito en la Capilla de Saint-Louis de Salpêtrière, dentro de la programación del Théâtre de la Ville, de París, y a finales de este mes debuta en Amberes. Como ya ocurriera en Madre, la acción transcurre en un museo al que los espectadores realizan una visita y en el que muchos de los personajes de todas sus obras parecen reencontrarse en lo que asemeja una inquietante exposición en vivo, desplegada a la manera de una performance.

“Hemos tratado de desarrollar nuestro lenguaje siempre preguntándonos qué es el teatro, qué es la danza… pero sin decantarnos por ninguno. Me preguntan con frecuencia cómo me veo y la verdad es que no me veo como nada. Yo sigo buscando y sigo sin saber. Quizá tenga que ver con que en la vida tenemos muchas preguntas sin respuesta”, concluye Gabriela Carrizo.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2022

Cover DFS 2021
Descargar

Revista MTD Legacy, Academia de Teatro y Danza de la Universidad de las Artes de Ámsterdam 

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

BAAL / CUARTA PARED

baalcuarta2

UNIVERSO GEOMÉTRICO 

Catalina Carrasco, de la compañía balear Baal, trae mañana a la Sala Cuarta Pared, de Madrid, ‘Alex & Sophie’, su novísima incursión en danza para bebés. Nos lo ha contado…

Leer más...
 

40 TEMPORADA BBVA / LAFACT

fact22

DANZA EN TERRASSA 

Se ha presentado hoy la 40 Temporada BBVA de Danza, de LaFACT, que a lo largo de 2023 traerá entre otros, al Ballet Béjart y al Ballet Nacional de Cuba. Te lo contamos todo…

Leer más...
 

FUNDACIÓN CASTELL DE PERALADA

botis

BOTIS SEVA SE HACE CON EL PREMIO CARMEN MATEU

El joven creador británico, procedente de las danzas urbanas, ganó el certamen que le da la oportunidad de crear una obra con Acosta Danza, que se verá en el Festival de Peralada 2024. Lee más…

Leer más...
 
Volver