dvx4

SEÑOR, AQUÍ ESTÁ EL PÚBLICO...

Arrancó anoche por lo alto el Festival Dansa València. Te relatamos impresiones de un día en el que brillaron Marina Mascarell y Rocío Molina, aunque no tanto Gustavo Ramírez…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_JOSÉ JORDÁ

Valencia, 07 de abril de 2022

Queda claro que el Festival Dansa Valéncia está dispuesto a recuperar lo perdido y ser nuevamente el evento de referencia en el paisaje de la danza nacional. Y lo está logrando. Ayer, por todo lo alto, dio inicio a nueva edición que puso en marcha una programación potente y prometedora, diseñada con criterio por su nueva directora María José Mora, que se extenderá frenética hasta el próximo domingo. Demostró también gran poder de convocatoria, reuniendo en la soleada capital valenciana a un nutrido y relevante grupo de programadores, entre los que se incluyen los de teatros, festivales y eventos más importantes de la danza de todo el país.

La gran apuesta estaba llamada a ser el estreno inaugural con la nueva producción del Instituto Valenciano de Cultura, anoche en el Teatro Principal. Expectación no faltaba. El alicantino Gustavo Ramírez Sansano, artista local de relevante carrera internacional, larga e intachable experiencia profesional y más que demostrada sensibilidad, se enfrentaba al ambicioso reto de convertir en danza El público, una de las más enigmáticas y difíciles de las muchas piezas teatrales de Lorca. Pero algo le pasó y no pudo con la afrenta.

 

dv3x

 

Que pase…

Ni la ingeniosa escenografía, ese deslumbrante patio de butacas flotante diseñado por Luis Crespo, ni la música sugerente y enigmática de José Luis Cobo, especialmente eficaz en el segundo acto, pudieron salvar del naufragio una coreografía abigarrada y barroca que se apoyó -principal y muy malamente- en esos trajes indescriptibles de Bregje van Ballen que, junto a la críptica dramaturgia, infructuosamente trataban de dotar de identidad a un fluctuante montón de personajes sin identidad, que poblaban y despoblaban continuamente el escenario sin razones aparentes.

Renunció Ramírez Sansano a la elegancia que otrora caracterizó su danza, ahora recargada e intencionadamente poco estilizada, y no quiso acudir ni a la musicalidad ni a las reglas de la composición coreográfica que tan buen resultado dieron a algunas de sus creaciones para Titoyaya, su propia agrupación, y para tantas relevantes compañías donde aparece representado.

Para aproximarse a El Público, de Lorca, que adolece de la narrativa lineal de Kafka (Sansano adaptó con muy pocos medios y gran eficacia La Metamorfosis) optó por el abigarramiento y los excesos. Excesos de teatralización, de ideas, de atrezzo, de cosas que suben y bajan, que aparecen y desparecen… Es cierto que todo apunta con diáfana claridad hacia el homoerotismo, tema y preocupación central de la propuesta, pero esta misma elección parece su principal escollo. Es lícito y queda claro que no quería llegar allí por la vía de la belleza superlativa como lo intenta (con éxito) el griego Dimitris Papaioannou. Pero se atasca en el camino elegido y la homosexualidad en su universo, aunque siempre presente, aparece más bien timorata, estereotipada y muy poco innovadora. De Lorca, apenas si reconocemos detalles como ese “Señor, aquí está el público”, al que el Director replica: “Que pase…”

 

dv2x

 

Situación extrema

La valenciana Marina Mascarell, exitosa y muy solicitada coreógrafa free-lance internacional radicada en Holanda, presentó ayer en la Sala Matilde Salvador, de La Nau, Ortophedica Corporatio, una inquietante coreografía ubicada en las coordenadas estéticas de cierto cine de ciencia ficción pos-apocalíptico, liderado por Mad Max, desde donde quiso explorar, con verdadero acierto, el comportamiento del colectivo ante situaciones extremas.

Los bailarines, que parecen supervivientes de una hecatombe, tienen razas, edades, caracteres y destrezas diferentes, pero juntos se dedican a la tarea ardua pero inútil de construir, deconstruir y transformar permanentemente el espacio escénico, poblado de tubos, cables, mangueras, ramas, arena, chapas y otro montón de desechos, incluidas tejas (lo que nos hace sospechar que aquí antes hubo casas). Los intérpretes parecen tratar siempre de encontrarles utilidad en aquel desolador desierto. A veces estos objetos se convierten en adornos personales, otras en prótesis, verdaderas extensiones de sí mismos, y en otras ocasiones sirven para crear ruidos y sonidos, selváticos y tribales, como toda la propuesta que, no obstante, parece querer enseñarnos una sociedad primitiva del futuro, quizá a modo de advertencia.

La atmósfera, francamente perturbadora, y esos golpes de efecto (como un tsunami, levantan el suelo y lo convierten en montaña) suman atractivo a esta coreografía sorprendente, extraña y ritualista.

 

dv1x

 

Flamenco audaz

La otra indiscutible gran protagonista de la primera jornada de Dansa València fue, cómo no, Rocío Molina, la huracanada bailaora que practica ese flamenco deconstruido y audaz que quedó perfectamente expuesto anoche en el Teatro Rialto, donde bailó Al fondo Riela (Lo otro de Uno), segunda parte de su trilogía dedicada a la guitarra. Aunque la que se había anunciado originalmente era Inicio (Uno), la primera parte, no pudo ser por enfermedad de un miembro de su equipo, pero poco importó. No es que carezca de interés la propuesta coreográfica, centrada en las distintas formas que tiene el flamenco de dialogar y fundirse con la guitarra, pero lo verdaderamente impresionante, es ella.

No nos privó de su ferocidad ya célebre ni de la velocidad y precisión de su taconeo, pero esta segunda parte está guiada más bien por cierta serenidad y una decidida elegancia, que permite apreciarla en la lentitud, fijarse de forma más detallada en esas manos prodigiosas que dibujan viajes, en ese fruncir el ceño que delata la efervescencia emocional que va por dentro. Es obra de contención y gran belleza formal. El delicado vídeo de agua ilustra sin imponerse. Los trajes, extravagantes y exóticos, hacen aportaciones relevantes al todo. Esa pamela de brillante plástico o ese vestido estampado que cubre cuerpo, cabeza y manos, en el sorprendente final, son elementos estéticos pero también parte intrínseca de una dramaturgia que desvela un universo artístico personal, rico y sugerente.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

NÜRNBERG BALLETT

goyom

NÚREMBERG SIGUE ENAMORADA DE GOYO MONTERO

El Ballet bávaro renueva hasta 2028 el contrato del creador madrileño como director, cargo en el que ya lleva quince años. Lee más…

Leer más...
 

FESTIVAL LEKUZ LEKU

lekuz22

LA DANZA VUELVE AL PASEO ABANDOIBARRA

El Festival Lekuz Leku volverá a sorprender al transeúnte del célebre paseo de Bilbao con innovadoras propuestas de danza. Te contamos todo lo que va a ocurrir…

Leer más...
 

XIX TRAYECTOS

trayectos22

ZARAGOZA ES UN LINÓLEO 

Vuelve esta semana el Festival Trayectos, iniciativa que desde hace 19 años llena de danza espacios públicos de la capital aragonesa. Te contamos su oferta…

Leer más...
 
Volver