SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

WSS2

7 (CONTRASTADAS) RAZONES POR LAS QUE NO DEBERÍAS PERDERTE ‘WEST SIDE STORY’

Se estrenó anoche en España la película de Spielberg y nosotros fuimos. La comparamos con la original de 1961…

 

 

Texto_OMAR KHAN

Madrid, 23 de diciembre de 2021

Aquel que dijo que el remake de un clásico del cine nunca será bueno puede empezar a pedir disculpas a Steven Spielberg, el cineasta norteamericano que con igual eficacia te puede asustar con un dinosaurio, encariñar con un marciano o contarte una verdad sobre la Segunda Guerra Mundial. A su filmografía, larga, exitosa y premiada, le faltaba un remake, una historia de amor y un musical. Hasta ahora, pues se estrenó anoche en España su West Side Story, sesenta años después de aquel mega-hit que nos parecía insuperable, y que vino firmado por Robert Wise y el obstinado coreógrafo Jerome Robbins, en 1961.

Lo más sorprendente de esta nueva vuelta sobre el célebre musical es que, sin alterar en nada la historia, valiéndose exactamente de la misma música de Leonard Bernstein (que mantiene en sus canciones las letras del recién fallecido Stephen Sondheim), teniendo idénticos personajes e introduciendo las coreografías donde mismo las puso Robbins, ha conseguido una película totalmente diferente, actual y deslumbrante en todos sus aspectos ¿Cómo ha sido posible? Os lo explicamos comparando con el original siete aspectos relevantes.

UNO. La danza

En 1961 Una de las grandes innovaciones de Jerome Robbins era que las coreografías formaban parte de la narrativa. Los números musicales eran argumento y no momentos de ensueño y fantasía que detenían la acción. La escena inicial con la pandilla que chasquea los dedos mientras camina es el ejemplo más ilustrativo. Por lo demás, las coreografías eran estallidos de danza, festiva o dramática, de grandes exigencias técnicas y gran fuerza visual.

En 2021 Spielberg supo compenetrarse con Justin Peck, coreógrafo del NYC Ballet, para dar continuidad a este novedoso concepto de narrativa cinematográfica, llegando aún más lejos. Buena parte de la espectacularidad de su filme viene de la perfecta combinación de la coreografía y la manera en que ha sido rodada. Saca de una azotea el famoso número I Want To Live in America del 61 y lo convierte en un paseo de connotaciones épicas por las calles de aquel Nueva York, en el que es el momento más impactante de su película.

DOS. Los sharks

En 1961 Está claro que la pandilla rival de los Jets es una banda de jóvenes puertorriqueños (porque lo dicen). Pero el Hollywood de la época, tan dado a meternos blancos pintados de negro como si escasearan afroamericanos por allá, hizo lo mismo con los latinos de West Side Story, que “parecen” de Puerto Rico aunque son casi todos norteamericanos que hablan y cantan en un inglés más fluido que el de un lord.

En 2021 Conmueve el esmero de Spielberg por dar credibilidad a sus Sharks, un eficaz equipo de jóvenes latinos desconocidos pero brillantes que constantemente hablan spanglish (imprescindible la V.O.S. para apreciarlo), traen ADN mestizo y sobre todo, bailan con ese swing caribeño, tan autóctono y difícil de imitar (especialmente por un estadounidense).

TRES. Política

En 1961 Pese a que la decisión de hacer el musical de Broadway en 1957 vino de las reyertas reales que se estaban produciendo en los sesenta en el West End entre latinos y nativos, que tenían en jaque a la policía (la primera idea de Bernstein era una rivalidad entre una familia judía y una católica) el problema de la inmigración es solamente un detonante para la tragedia y en casi todo el metraje no se hace énfasis en el componente de odio racial y xenófobo que subyace en la historia.

En 2021 Spielberg debió estrenar el año pasado pero lo que ya sabemos se lo impidió. Si Trump hubiese estado aún en el poder el mensaje sería todavía más lícito y contundente. Coincide con la del 61 en ser, a un tiempo, un musical y una historia de amor, pero solamente la nueva es también una película política. Muy política. El acento aquí no está puesto en que los enamorados pertenezcan a bandas rivales sino que unos son inmigrantes y los otros escoria local (a los Jets los llama en un momento “los últimos caucásicos fracasados”), por lo que entre ellos lo que media es ese odio racial y xenófobo tan en boga en la era Trump.

CUATRO. La tragedia

En 1961 La tragedia surge porque, siendo una versión libre del Romeo y Julieta de Shakespeare, no podía acabar de otra manera. Está tratado como un drama amoroso de desenlace trágico. Wise y Robbins quisieron, explícitamente, que fuera así, y el coreógrafo encontró quizá cierta similitud entre su ballet moderno con algunos clásicos del repertorio que tratan el tema de la imposibilidad del amor (Giselle, Lago de los cisnes)

En 2021 Acentúa la nueva película el sentido trágico. De sus más de dos horas y media de duración, las primeras dos son festivas pero el tramo final es tremendamente dramático. Spielberg sigue en sus trece. La tragedia aquí es producto del odio y la intolerancia. Agrega una información, a la postre relevante: Tony, el protagonista, que es de los Jets, estuvo antes preso porque agredió a un árabe (este dato es invención de su guionista Tony Kushner, el mismo de Ángels in America). Lógicamente, no está en la del 61.

 

WSS1x

 

CINCO. Nueva York

En 1961 La ciudad es el decorado. Su sky line, sus edificios tan típicos con escaleras de emergencia a la vista, su estatus de capital donde los sueños se hacen realidad, sus azoteas… hay una omnipresencia de la gran ciudad, que es visualmente explotada por Wise/Robbins pero solamente como paisaje decorativo.

En 2021 Spielberg hace coincidir el relato con la demolición de parte de los viejos edificios del West Side debido a la construcción de lo que hoy, irónicamente, es el Lincoln Center, sede del American Ballet Theatre (ABT). Esta circunstancia hace aparecer Nueva York como una ciudad en transformación y obras, un barrio del que están desalojando latinos y escoria para convertirlo en una urbanización de lujo, a la que los desplazados volverán tal vez para trabajar como porteros o servicio doméstico. Con ese paisaje invalida “la lucha por el territorio” que proclaman los Jets. Otra vez, una visión política.

SEIS. La banda sonora

En 1961 Simplemente, parecía perfecta

En 2021 Spielberg, extrañado de que en el original de Bernstein tuviese tan poca relevancia y presencia la salsa, el mambo, los ritmos latinos… no dudó en contratar al venezolano Gustavo Dudamel, estrella de la dirección musical académica, para que hiciera algunos ajustes caribeños que suenan fabulosos.

SIETE. Rita Moreno

En 1961 Joven y vibrante, interpretó el rol de Anita. Era de las pocas latinas en el elenco original. A pesar del éxito –es toda una dama del musical de Broadway- ha sufrido en Nueva York por ser puertorriqueña.

En 2021 Gran homenaje. No solamente sustituye al tendero que ayuda a Tony, sino que tiene un momento musical estelar hacia el final. A sus 90 años luce radiante, parece feliz. Adicionalmente, figura como productora en la nueva película.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ.  Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

ABANDONA EL ENGLISH NATIONAL BALLET

rojo

TAMARA ROJO, NUEVA DIRECTORA DEL SAN FRANCISCO BALLET

Abandona el English National Ballet para convertirse en la primera mujer en dirigir esta casa fundada hace 90 años. Lee más…

Leer más...
 

GRAN GALA DE NAVIDAD / AUDITORIO DE MURCIA

josecarlosgal

MURCIA DESPIDE EL AÑO CON BALLET 

José Carlos Martínez organiza por tercera vez su Gran Gala de Navidad / Estrellas de la Danza en el Auditorio Villegas, que tendrá funciones mañana y pasado. Te lo contamos…

Leer más...
 

XII PREMIOS PAD

padpremios

MARCAT DANCE Y LA CASQUERÍA TRIUNFAN EN LOS PREMIOS PAD

La gala anual se celebró el pasado miércoles, y también reconoció a Miguel Marín y Leticia Gude, entre otros,. Léelo…

Leer más...
 
Volver