pinasenegal1

LA FUERZA TELÚRICA DE PINA BAUSCH (COMO NUNCA LA HABÍAS SENTIDO)

34 bailarines africanos debieron estrenar La consagración de la primavera pero el coronavirus lo ha impedido. No obstante, del último ensayo antes del confinamiento se grabó una película a la que desde hoy Sadler’s Wells te da acceso online, previo pago de cinco pavos. Entérate…

 

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Texto_OMAR KHAN Fotos_FLORIAN HEINZEN-ZIOB

Madrid, 1 de julio de 2020

Durante meses, una treintena larga de portentosos bailarines procedentes de 14 países africanos estuvieron trabajando duro en el remontaje de La consagración de la primavera, obra emblemática de Pina Bausch. Se reunieron en la célebre École des Sables, que dirige en Senegal Germaine Acogny, conocida como la madre de la danza contemporánea africana, y se compenetraron con el lenguaje crispado de la fallecida coreógrafa alemana.

La curiosa producción ha sido impulsada desde la Fundación Bausch alemana, realizada en complicidad con la escuela senegalesa y avalada desde Sadler’s Wells, casa londinense de la danza. Tenía pautado su estreno mundial el pasado marzo en el Théâtre National Daniel Darano, de Dakar, pasaría luego a Wuppertal, sede de la compañía de Pina Bausch, y comenzaría su periplo internacional en el Holland Festival de Ámsterdam, antes de sus presentaciones en Londres, París y Luxemburgo. Pero, como tantos otros estrenos en el mundo, el de La consagración de la primavera en versión africana, se ha visto pospuesto hasta el año 2021 debido a la crisis del coronavirus.

No obstante, un día antes del confinamiento, el equipo realizó un ensayo general durante el atardecer en la playa cercana a la escuela de Acogny. El documentalista Florian Heinzen-Ziob, que estaba grabando todo el proceso, plantó sus cámaras en la arena e hizo un registro completo del ensayo, que luego montó y editó hasta convertirlo en la película testimonial Dancing at Dusk – A Moment with Pina Bausch’s The Rite of Spring que, por culpa de la pandemia ha sido terminada antes del estreno en salas del re-montaje.

Quizá con el ánimo de calmar la ansiedad y reducir la frustración entre los miles de seguidores de Pina Bausch en todo el mundo, el Sadler’s Wells estrena hoy la película online a través de su canal Sadler’s Wells Digital Stage (acceso www.sadlerswells.com) a un coste de  £5 (equivalentes a 5.50 euros), dejándola activa para todo el que quiera verla hasta el 31 de julio.

Estuvo nublada la playa aquella tarde, una suerte para el ensayo general de una pieza de solsticio que es portadora de tormentas interiores. El mar a lo lejos, el viento golpeando los cuerpos, la arena blanca en sustitución de la tierra oscura y pantanosa del original escénico y sobre todo, la fuerza telúrica, concentración y belleza salvaje de este fantástico equipo de bailarines negros, otorgan una nueva dimensión a la coreografía de Pina Bausch, y al mismo tiempo, acceden a dar crédito de autor a Florian Heinzen-Ziob, el cineasta sensible tras las cámaras.

 

pinasenegal2

 

El tormento de La Elegida

¿Cómo bailarías si supieras que vas a morir? Era el año 1975. Pina Bausch aún no había desarrollado y afinado ese método tan característico de hacer todo tipo de preguntas personales a sus bailarines (cuyas respuestas se convertían en danza), pero ya sabía que había que hurgar y remover en el alma de sus intérpretes para que el resultado fuese auténtico. La consagración de la primavera es un ejemplo superlativo de composición coreográfica, tiene una estructura cerrada e inamovible de pasos, movimientos y gestos, y su relato trágico, el de una aldea remota en la que cada año los hombres sacrifican a una doncella para que los dioses garanticen la cosecha, siempre permanece intacto con su sutil referencia feminista para el que quiera leerla. El solo final de La Elegida, a la que los hombres han colocado ya el fatídico vestido rojo del sacrificio, es extenuante y crispado.

Pero lo que verdaderamente hace estremecedora, vertiginosa y angustiante a esta coreografía, hoy considerada un clásico del siglo pasado, es el ímpetu y el desgarro, la aportación emocional de cada uno de sus 34 bailarines, que durante toda la ajetreada representación, que va in-crecendo cabalgando sobre la música, están siempre dando respuesta personal a la gran pregunta que originalmente hizo la coreógrafa precursora de la danza-teatro. Así, con este estado de emergencia, este desasosiego y este miedo tremendo a lo desconocido, bailaría yo si supiera que después de esta función voy a morir.

La pregunta, de respuesta necesariamente individual, crea un espacio propio para cada intérprete que la baila y al mismo tiempo, contribuye con el ritmo trepidante del todo. Gracias a esta capacidad única, resulta brillante la idea de trasvasar ahora la coreografía en los cuerpos de 34 bailarines africanos procedentes de 14 países del continente. Cada uno aporta su propia angustia, sus temores más recónditos, y al tiempo, el conjunto se impregna de una carga telúrica descomunal que es común a todos, una fuerza que parece emanar de la tierra, y subir eyectada por sus cuerpos, que tiemblan y se retuercen de furia ellos, de miedo y desafío ellas.

“Cuando escuché por primera vez la música de Stravinsky sentí que se trataba de un rito africano”, rememora hoy Germaine Acogny, que quiere creer que de estar viva, Bausch estaría muy orgullosa del enorme esfuerzo realizado por sus chicos, estos 34 jóvenes bailarines que fueron seleccionados de entre más de 200 aspirantes de todo el continente africano. De esos dos centenares, los ex bailarines de Pina Bausch, Josephine Ann Endicott (que perteneció al elenco original) y Jorge Puerta Armenta, encargados del remontaje, hicieron talleres-audiciones a 137 de ellos entre Burkina Faso, Costa de Marfil y Senegal, hasta dar con los 34 elegidos.

El espectáculo en directo promete emociones intensas (en 2021). Pero por lo pronto, la película, desde hoy, nos ofrece una experiencia sensorial digna de ver (y sentir).

 

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

CONVOCATORIA

resi

RESIDENCIAS EN CONDE DUQUE

Hasta el 5 de julio se podrán presentar proyectos aspirantes a realizar residencia en el conocido centro cultural madrileño. Lee más…

Leer más...
 

FÓRUM NACIONAL DE DANZA

murcia

EL FANTASMA DE CUNNINGHAM RONDA POR MURCIA

Se celebra los días 22 y 23 de junio el primer Fórum Nacional de Danza, una iniciativa del Grado en Danza de la Universidad de Murcia. Te damos detalles…

Leer más...
 

VIOLETA BORRUEL / FESTIVAL ANDÁNDARA

 borruel

ASÍ SE BAILÓ EN CONFINAMIENTO

El 14 de junio se inaugura en redes sociales andÁndara, un festival que recoge el testimonio de videocreaciones hechas durante el Estado de Alarma. Te lo contamos…

Leer más...
 
Volver