black1

BLACK DANCERS MATTER

La danza americana ha alzado su voz en medio de las protestas contra el racismo que ha desatado la muerte de George Floyd en Estados Unidos. Te lo contamos…

 

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Texto_OMAR KHAN

Madrid, 13 de junio de 2020

Inmediata, sonora, tenaz y muy variada. Así ha sido la respuesta de la comunidad afroamericana de la danza a la ola de protestas antirracistas que sacude estos días a Estados Unidos por el vergonzante asesinato del joven negro George Floyd, al que un policía blanco le aplicó la técnica paralizante de la rodilla en el cuello durante ocho minutos. Bajo el paraguas de la consigna nacional Black Lives Matter, la danza ha tenido notable presencia en las manifestaciones y ha hecho escuchar su voz, denunciando los mecanismos racistas, a veces muy sutiles, que imperan en la industria del espectáculo y el mundo del ballet y la danza norteamericanos.

Nueva York, de manera muy especial, ha albergado protestas danzadas. En la calle 125 de Harlem la manifestación tomó forma coreográfica cuando un grupo de bailarines, muchos de ellos profesionales, expresaron su rabia bailando. Más allá, en una plaza cercana al Boulevar Malcolm X, se producía el evento Dance for George que quería llamar la atención sobre la aportación de los negros al ballet, la danza y el show business en Estados Unidos. En Newark y en Minneapolis, donde ocurrió la muerte de Floyd el pasado 25 de mayo, han bailado twerking, y se hizo viral un vídeo en Atlanta, en el que ciudadanos y policías, blancos y negros, bailan juntos Macarena en medio de la calle.

En Chicago, la bailarina de salón afroamericana Karma Munez se plantó frente a un grupo de coches policiales y danzó impidiéndoles el paso. “A veces creo que la gente no entiende la danza”, señalaba esta bailarina y activista a The New York Times. “Asumen que si estoy bailando es porque soy feliz. La danza no es una celebración, es una expresión”.

 

black2

 

Cisnes negros

Pero va más allá de manifestarse bailando. Al amparo del ya globalizado movimiento Black Lives Matter se ha hecho pública y visible una política de hostigamiento racial que prácticamente se cuela en todos los aspectos de la vida ciudadana. Incluida la danza. Las redes sociales, principalmente, han sido el canal por el que muchos bailarines y coreógrafos han destapado estos días los mecanismos de discriminación que imperan en las numerosas compañías de ballet que hay por todo el país.

Jonathan Batista, principal del Ballet de Oklahoma, ha declarado en redes que la compañía nunca ha usado fotografías suyas para la promoción, ni siquiera en los momentos en que ha sido protagonista. Otro bailarín afroamericano, George Sanders, del Ballet de Memphis, destacaba que su compañía siempre había alardeado de inclusiva contratando a bailarines negros, pero con tantos en nómina, no llegó a hacer ninguna declaración pública condenatoria estos días dificiles. Pero no es un problema exclusivamente norteamericano, recuerda Samuel Akins, un ex bailarín de los ballets de Alabama y Los Ángeles, que cuenta que se fue a probar suerte en Australia y el director de una importante fundación, que acababa de rechazarle, le dijo: “Debes entender que el ballet fue creado para un tipo de persona muy específico”.

La bailarina afroamericana Chyrstyn Mariah Fentroy (en la foto sobre estas líneas) lo llama microagresiones. En una entrevista concedida esta semana a la revista de danza Pointe, la intérprete, que es Principal en el Boston Ballet y la única bailarina negra de todo el elenco, relataba sus experiencias. A los 17 años había participado en el Grand Prix Youth America, bailando la compleja variación de Kitri, en Don Quijote, y al finalizar un miembro de la organización la felicitó y le dijo que le estaban consiguiendo una beca para la Ailey School, una escuela de danza contemporánea con bailarines predominantemente negros. No lo entendía, pues ella había participado como bailarina de ballet clásico, pero con el tiempo comprendió que a los jóvenes bailarines negros intentan colocarlos en compañías de negros como Ailey o Dance Theater Harlem, quizá con la bien intencionada idea de que es el único lugar donde podrían llegar a triunfar.

De hecho, Fentroy pasó primero por Dance Theater of Harlem. No obstante, luchó hasta conseguir ser principal en el Boston Ballet, que desde hacía diez años no tenía ningún bailarín negro en su equipo. En 2018, debutó como principal bailando el papel de Hada de las Nieves, en Cascanueces, y sintió que sus compañeros la miraban como diciendo: “Oh, es la única negra en la compañía, es lógico que le den ese papel porque es lo políticamente correcto”. En vez de felicidad, sintió confusión. No sabía si le daban el papel por su talento o porque la compañía quería alardear de ser cool y open mind. Algo similar debió ocurrirle al deslumbrante bailarín cubano Carlos Acosta, que ha venido cargando con el sambenito de ser el primer Romeo negro en la historia del Royal Ballet londinense.

 

black3

 

Nada nuevo bajo el sol

Tampoco es que sea un fenómeno nuevo. La danza en Estados Unidos ha bailado al ritmo de las discriminaciones, empujando a crear guetos y nichos de danza segregada. Katherine Dunham, bailarina, coreógrafa y antropóloga, formó en el Chicago de los años 40 la primera compañía de danza con bailarines afroamericanos del país. Conocida como la matriarca y reina madre de la danza afroamericana, realizó una importante labor que sería imitada y continuada años más tarde por Alvin Ailey, que se movía en el caldo de cultivo de la incipiente danza contemporánea y que constituyó, en 1958, su legendaria agrupación (en la foto que abre este reportaje) contratando a bailarines negros que, a pesar de su talento, eran rechazados una y otra vez en las audiciones de las grandes compañías. En una línea similar se creó en 1969 Dance Theater of Harlem, una compañía de repertorio clásico integrada por bailarines negros de ballet, que difícilmente podrían llegar a bailar roles relevantes del repertorio en las agrupaciones tradicionales.

Alvin Ailey, cuya compañía sigue activa bajo las directrices de Judith Jamison, que fuera su primera bailarina, creó en 1960 Revelations, un auténtico clásico de la danza contemporánea americana, que exalta los valores de la cultura afroamericana, mientras que en 1984, Arthur Mitchell creó para la compañía de Harlem su célebre Creole Giselle (en la foto sobre estas líneas), que trasladaba la acción de la Europa Medieval a la Luisiana segregada de 1840, con un elenco íntegramente afroamericano encabezado por Virginia Johnson, actual directora de la agrupación que, aprovechando la actual coyuntura de coronavirus y explosión contra el racismo, volvió a retransmitir, el pasado 6 de mayo, esta Giselle criolla por su canal youtube, quizá como un sano recordatorio de las prácticas discriminatorias en el ballet de su país.

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

CONVOCATORIA

resi

RESIDENCIAS EN CONDE DUQUE

Hasta el 5 de julio se podrán presentar proyectos aspirantes a realizar residencia en el conocido centro cultural madrileño. Lee más…

Leer más...
 

FÓRUM NACIONAL DE DANZA

murcia

EL FANTASMA DE CUNNINGHAM RONDA POR MURCIA

Se celebra los días 22 y 23 de junio el primer Fórum Nacional de Danza, una iniciativa del Grado en Danza de la Universidad de Murcia. Te damos detalles…

Leer más...
 

VIOLETA BORRUEL / FESTIVAL ANDÁNDARA

 borruel

ASÍ SE BAILÓ EN CONFINAMIENTO

El 14 de junio se inaugura en redes sociales andÁndara, un festival que recoge el testimonio de videocreaciones hechas durante el Estado de Alarma. Te lo contamos…

Leer más...
 
Volver