palermo3

PALERMO, PALERMO

La Fundación Bausch recupera y digitaliza la grabación original del estreno de este título emblemático y fascinante de Pina Bausch. Te lo contamos…

 

Texto_OMAR KHAN

Madrid, 14 de abril de 2020

La Fundación Pina Bausch ha puesto en marcha su novísimo Programa Audiovisual con la recuperación y restauración digital de la grabación inédita de Palermo, Palermo (1989-90), que se grabó durante las primeras representaciones de este importante título de la coreógrafa alemana en funciones realizadas en Wuppertal y Palermo, e interpretada por el elenco original del montaje, que incluye a bailarines históricos de la agrupación como Dominique Mercy o la española Nazareth Panadero. Siguiendo la iniciativa de muchas otras compañías en estos tiempos difíciles de coronavirus, la Fundación Bausch ofrece ahora esta película de forma gratuita desde su web pinabausch.de. Y razones hay muchas para verla.

Aunque Palermo, Palermo no se cuenta entre sus títulos más alabados y conocidos como Cafe Muller, La consagración de la primavera o Nelken, es una de sus producciones más auténticas y representativas, un título perfecto para aproximarse a su particular lenguaje y modo escénico, y un ejemplo singular de los pilares sobre los que sustenta la danza-teatro, el movimiento que ella puso en marcha y con el que cambió definitivamente la manera de hacer coreografías en el siglo XX.

Es Palermo, Palermo la única pieza de su ciclo dedicado a las ciudades que incluye en su título (dos veces) el nombre de la ciudad a la que hace referencia y se posiciona como la segunda de este ciclo largo iniciado en Roma con Viktor (1986) y seguido por ésta Palermo, que precede a Tanzabend II (1991), la obra que hizo tras su residencia en Madrid, y tantas otras por venir (Hong Kong, Estambul, Seúl, Río, Santiago de Chile…).

 

palermo2

 

Azúcar en los labios

Como todas las piezas de las ciudades, Palermo, Palermo no ofrece un retrato turístico de la urbe sino la percepción que tuvo la coreógrafa y su equipo durante la residencia de creación. El espectacular inicio de la obra, con una pared de ladrillos que se derrumba estrepitosamente sobre el escenario, fue motivo de múltiples interpretaciones y no fueron pocos los que vieron en la escena una alusión a la entonces reciente caída del muro de Berlín (años más tarde, su obra Nefés, creada en 2001 en Estambul, fue interpretada como una defensa del mundo árabe tras el desplome trágico de las torres gemelas). Pero hoy, a la distancia, Palermo, Palermo es más bien una reflexión sobre la recuperación de los supervivientes tras una catástrofe, que habla –como siempre en Pina Bausch- de la necesidad de afecto de los desamparados. No alude directamente a la ciudad de Palermo, pero un lector astuto identificará la pobreza, el hambre, la necesidad y la desesperanza que entonces proliferaba en Sicilia y el sur de Italia en general.

Una bailarina se pone azúcar en los labios y pide un beso a un hombre. Esa imagen, que se repite dos veces, bien podría ser la esencia de Palermo, Palermo. Ella quiere sentirse dulce, apetecible y amada en un mundo cada vez más insensible al amor, en el que hay emergencias y necesidades prioritarias como saciar el hambre. Allí está el delirante soliloquio de Nazareth Panadero con sus espaguetis crudos, gritándole a la audiencia que no piensa compartirlos, que son sus espaguetis y que sólo ella se los va a comer. O aquel hombre friendo un trocito de carne, más tarde un huevo, sobre una plancha de ropa o esos bailarines intentando pasar un poco de agua de sus manos a las del otro como quien regala un tesoro.

Interpretaciones caben todas. Siempre fue así en las obras de Pina Bausch. Todos tienen derecho a expresar sus criterios y opiniones frente a estos trabajos abiertos y nunca narrativos que siempre aludían a situaciones concretas y reconocibles por un público con derecho a interpretarlas desde su propia sensibilidad.

Quizá un poco como respuesta a los que la atacaban en aquel entonces por hacer coreografías en las que no se bailaba en un sentido convencional de “movimientos al compás de la música” (todavía hoy proliferan los que así opinan) la creadora finaliza el primer acto de Palermo, Palermo con una larga y fascinante cadena de solos en miniatura que es pura danza, puro delirio y deleite, y la reafirmación de un lenguaje corporal sorprendente, auténtico y perfectamente codificado. Por lo demás, Palermo, Palermo, tras sus dos horas y media de duración, ostenta uno de los finales más emotivos y trágicos de la carrera de Pina Bausch, con esa cadeneta de bailarines vencidos, desvencijados y boca abajo cruzando pausadamente la escena.

Una opción nada desdeñable para ocupar el tiempo en esta encerrona cada vez más infame del coronavirus.

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2019

Dance from Spain 2019

Descargar

Danza News

CENTRO CULTURAL TERRASSA

terrassa

AMBICIOSO CURSO INTENSIVO DE BALLET EN TERRASSA

El Centro Cultural Terrassa pone en marcha un ambicioso proyecto educativo de formación en ballet que sirve de puente hacia la vida profesional de jóvenes bailarines, bajo la dirección de Rodolfo Castellanos. Lee más...

Leer más...
 

REFORMULACIÓN DE PLATEA

inaem1

EL INAEM EMPIEZA A IMPLICARSE

Tras la avalancha de críticas y quejas del sector de las artes escénicas por la falta de sensibilidad del gobierno ante la crisis del coronavirus, el Inaem reformula el programa Platea

Leer más...
 

EL CORSARIO / JOSÉ CARLOS MARTÍNEZ

corsario

UNA DE PIRATAS EN ROMA

Aunque hubo suspensión por coronavirus, se pudo ver El corsario, en versión de José Carlos Martinez con el Bellet de la Ópera de Roma. Debió tener funciones hasta mañana

Leer más...
 
Volver