SwanLake

Cisnes reales

A dos meses de su estreno londinense, el Royal Ballet británico trae a Madrid su versión espectacular de El lago de los cisnes, firmada por Liam Scarlett

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_BILL COOPER

Desembarcaron en el Teatro Real, de Madrid, con una idea muy clara y contundente. Su novísima versión de El lago de los cisnes, estrenada hace apenas dos meses en el Coven Garden londinense, es fiel al original y complacerá a los cientos de fanáticos de este ballet pero al mismo tiempo la puesta en escena responde a la sensibilidad de nuestro tiempo. El coreógrafo británico Liam Scarlett, residente del Royal Ballet, y Kevin O’Hare, desde hace seis años director artístico de esta compañía, uno de los colectivos de ballet más reputados del mundo, defendieron en rueda de prensa el montaje que se estrena mañana, miércoles 18 de julio, en el coliseo madrileño, donde ofrecerá seis funciones cuyas localidades ya están prácticamente agotadas. Les acompañaron brevemente dos de las estrellas de la compañía, la bailarina argentina Marianella Nuñez y el primer bailarín ruso Vadim Muntagirov, que encarnarán respectivamente a Odette/Odile y al Príncipe Siegfred.

“Realmente una compañía como ésta epitomiza al ballet, es la compañía de ballet clásico por excelencia y montar para ellos un título como El lago de los cisnes suponía todo un reto”, reflexiona Liam Scarlett. “Lo primero que hice cuando supe que lo iba a montar fue hacerme preguntas que tenían que ver con desentrañar enigmas como porqué ha perdurado, porqué sigue siendo el favorito del público… y creo que la respuesta está en Tchiakovsky, esa música es una obra maestra y es la que sirve de inspiración a todo el que la baila. En lo coreográfico, si me bloqueaba iba a la música y allí estaba la solución. Tchaikovsky fue una revolución en el mundo de la composición de su tiempo”.

Asegura que ha sido fiel al montaje original de Petipa / Ivanov estrenado en Rusia en 1877. Ha respetado el intocable segundo acto y ha hecho aportaciones concretas en el primero y el cuarto. “Desde el día que me lo encargaron hasta el estreno tuve tres años para montarlo. Hubo una investigación larga, no solamente viendo vídeos sino yendo a ver todas las versiones que pude, leyendo libros y mirando los archivos del Royal Ballet. Iba enterándome de qué cosas han funcionado y cuáles no, y buscando respuestas a porqué funcionaban o no”.

Kevin O’Hare no oculta su satisfacción por el resultado. “Hemos conseguido un revulsivo en Londres con esta versión que se estrenó en mayo pasado, hace apenas dos meses. Y Liam y yo ya tenemos una larga lista de ballets que queremos montar. Desde que llegué a la dirección artística hace seis años hemos adoptado esta idea de hacer los clásicos con vistas al futuro, refrescándolos. Me gusta la idea de atraer al público respetando estos títulos pero al tiempo conectándolos con los intereses de las audiencias de hoy”. Insiste en que la clave está en el trabajo en equipo y asegura que buena parte del éxito se lo lleva John McFarlane, un veterano de la casa británica, que se ha responsabilizado se esos trajes y esa escenografía con vocación espectacular.

Desde luego la emblemática compañía real británica ha sufrido una transformación con el paso de los años. Sigue conservando su legado más preciado, el repertorio de la Escuela Británica de Ballet, representando intactas creaciones de sus hacedores como Kenneth McMillan o Frederick Ashton, pero al tiempo lleva una línea en la que destacan las nuevas creaciones de sus tres renombrados coreógrafos residentes: Liam Scarlett, creador versátil capaz de abordar un clásico como El lago de los cisnes o una producción totalmente nueva como la de su Frankestein; Christopher Wheeldon, dueño de un insólito imaginario, que se despliega en producciones de carácter verdaderamente espectacular como su versión reciente de Alicia en el País de las Maravillas y, finalmente, Wayne McGregor, un autor definitivamente contemporáneo, con un estilo propio y reconocible, que ha creado para ellos obras de gran impacto visual y emocional como la potente Woolf Works.

“Es importante atraer nuevas audiencias con tods estos títulos. Tenemos una compañía muy potente, con grandes bailarines y tres coreógrafos residentes muy distintos, pero al final somos un equipo muy grande y trabajamos siempre juntos en una misma dirección”, concluye Kevin O’Hare.

plantillalago

Danza News

BORIS CHARMATZ / MERCAT DE LES FLORS

boris

Del siglo XX

Boris Charmatz irrumpe en Barcelona con su nostalgia por la danza del siglo pasado, presentando su obra Flip Book en el Mercat de les Flors y la performance 20 bailarines para el siglo XX, en el MACBA

Leer más...
 

MARIO BERMÚDEZ Y JOAQUÍN COLLADO

23MASDANZA

España triunfa en 23Masdanza

Concluyó anoche el Certamen Coreográfico Internacional de Maspalomas que dejó los premios en casa

Leer más...
 

HUNG DANCE / TAIPEI

hung1

Pájaros de Taiwan

Con una promoción de 2x1 en el precio de las entradas, la compañía Hung Dance, de Taiwan, presenta Boundless en el Círculo de Bellas Artes de Madrid los días 17 y 18 de octubre

Leer más...
 
Volver