maripaula23

ANTROPÓFAGA 

La performer y creadora brasilera Mari Paula se ha venido de Cantabria a conquistar Madrid con los solos ‘Devórate’ y ‘Fronterizas’, que forman parte de su trilogía tropicalista. Se verán en Replika y Cuarta Pared. Nos lo ha contado…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_ADRIÁN TORICES / ANJANA GUERRAS

Madrid, 19 de mayo de 2023

Había la creencia entre algunos lejanos aborígenes de Brasil, de que si se comían a sus enemigos muertos se quedaban con sus conocimientos y fortalezas. Haciendo alusión a ellos, el Movimiento Modernista Brasilero de los años veinte del siglo pasado, con su Manifiesto Antropófago, proclamaba que de la cultura europea impuesta, que les había llegado desde París, vía Portugal, los artistas locales se comerían solamente lo que les interesaba y al mezclarlo con lo autóctono, darían lugar a manifestaciones auténticamente brasileras. A 45 años de este movimiento surge el Tropicalismo, alimentándose de estas premisas de la antropofagia cultural. Y aunque fue principalmente musical, con Caetano Veloso y Gilberto Gil a la cabeza, el movimiento se expandió a otras artes, al teatro, al cine o la plástica, destacando también el cineasta Glauber Rocha.

“En 2017 yo acababa de llegar a España y la antropofagia cultural, con su lema de ‘no nos comemos toda la cultura del europeo colonizador sino lo que nos interesa de ella’ suspuso una estrategia de supervivencia para mí como mujer y artista migrante que necesitaba entender este país”, relata distendida la performer y coreógrafa Mari Paula, hoy radicada en Santander, que estos días estará presentando en Madrid sus solos Devórate (mañana 20 y 21 de mayo en Réplika Teatro) y Fronterizas (02 y 03 de junio en Sala Cuarta Pared), segunda y tercera parte su trilogía Antropófaga, iniciada con Retrópica justo al llegar a España. Específicamente, a Granada.

“Era una obra muy latinoamericana, muy violenta y muy cargada, con mucha información. Se centraba en el tropicalismo y la antropofagia cultural. Era el momento del golpe a Dilma Rousseff en Brasil, cuando creíamos que nada podía ir a peor, antes de que apareciera Bolsonaro. Iba sobre mi cultura brasilera pero acabé poniendo elementos españoles. Encontré paralelismos entre como España se ve en el exterior desde el flamenco y Brasil desde la samba”.

Cuando la montó, no sabía Mari Paula que sería una trilogía. Tampoco sabía que sería un exorcismo largo que ha marchado en paralelo a su proceso personal de aceptación como artista mestiza, pluricultural y a la vez, única. “En Devórate, la segunda, trabajé con asesoramiento de artistas de aquí, con la creadora gallega Janet Novás y la bailarina cántabra Rebeca García. Ya no quería comer cultura, ahora quería comer cuerpos y adquirir sus conocimientos. Al contrario de Retropica, quedó una obra minimalista, limpia y aséptica, en la que hay un cuerpo desnudo, cuarenta metros de plástico y un dron”.

 

maripaula23a

 

Sin fronteras

Si la primera era de esencia brasilera, la segunda ahora se alineaba con el mainstream de la nueva danza europea, con la humanidad enfrentada a dos peligros inminentes: la contaminación por plástico y el desarrollo de las nuevas tecnologías. De esta forma avanzó la coreógrafa hacia un nuevo estadio, personal y artístico, en la obra que ahora cierra su trilogía. Fronterizas, admite, no ha sido fácil. “Empezó en 2020 y terminó en 2022. Ha pasado por muchas etapas. Algunas de ellas, las odio y detesto, porque me daba cuenta de que intentaba hacer una pieza fácil, que no era honesta ni sincera ni expresaba lo que quería contar”, confiesa. “Pero esta creación no podría existir sin las otras dos, en ésta he conseguido al fin asumir el cuerpo como mi casa. No es ya un cuerpo brasilero ni europeo, eso ahora me da igual. Es mi cuerpo. Reconozco que desde siempre me ha movido mucho la identidad, pero hoy lo siento superado”.

Mientras se gestaban estos tres trabajos, su vida también cruzaba etapas. De Granada se fue a Santander. A punto estuvo de volverse a Sao Paulo. En Cantabria ha venido luchando por la consolidación de un movimiento de danza, participando en la creación de Movimiento en Red, la joven asociación cántabra de danza, y también con las actividades de FECED, la federación nacional de compañías de danza.

“Aquí, profesionales somos cinco o seis, y estamos luchando, llevamos años peleando por conseguir un espacio en condiciones donde trabajar, pero siento que el pensamiento político hacia la cultura está adormecido”, reflexiona. “El problema de Cantabria también está en que no hay estudios superiores de danza, no hay una facultad artística ni una cantera. Yo he conseguido formar mi equipo de iluminación, música y escenografía con dos artustras de aquí pero la gran parte viene de Brasil, Madrid o Valencia”, concluye.

ARTÍCULO RELACIONADO: MARI PAULA / PALACIO FESTIVALES CANTABRIA (susyq.es)

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2023

Dance from Spain 2023
Descargar

Revista MTD Legacy, Academia de Teatro y Danza de la Universidad de las Artes de Ámsterdam 

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

ANTONIO RUZ / FAHMI ALQHAI

gugurmbe2024

VUELVE GUGURUMBÉ 

En única función mañana, en el Auditorio Nacional de Música, de Madrid, se podrá ver una vez más ‘Gugurumbé, las raíces negras’, que supuso una alianza entre Antonio Ruz y Accademia del Piacere. Te lo contamos…

Leer más...
 
PRELJOCAJ / TEATRO DE LA MAESTRANZA

angelincisnes

ODETTE ECOLOGISTA 

Se presenta hoy y mañana en el Teatro de la Maestranza, de Sevilla, el muy original ‘Lago de los cisnes’, de Angelin Preljocaj, que da un vuelco ecológico y político a la historia, suponiendo que hay petróleo bajo esas aguas. Te lo contamos…

Leer más...
 
ABIGAIL

abigail01

TUTÚ SANGRIENTO 

Con la rocambolesca historia de una aplicada niña que es virtuosa del ballet por el día y voraz vampira por la noche, la película ‘Abigail’ cruza gore y danza en un festín sangriento que se estrena en abril. Te mostramos el [delirante] tráiler…

Leer más...
 
Volver