comeme1

COMEOS UNOS A OTROS 

Meyling Bisogno presenta hoy y mañana en el Festival Danza en la Villa, del Teatro Fernán Gómez, su nueva creación ‘Cómeme otra vez’. De la gula, las redes sociales y la vida nos ha hablado…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_JESÚS ROBISCO

Madrid, 06 de abril de 2022

La coreógrafa Meyling Bisogno ha mirado atrás para seguir adelante. No ha sido la nostalgia lo que le ha hecho volver sobre Cómeme, aquella suculenta coreografía de sus inicios que estrenó en 2010 en la madrileña Sala Pradillo, y apenas si tuvo algunas funciones adicionales en la hoy extinta Sala Triángulo. Lo que ha motivado esta vuelta, ahora con el título Cómeme otra vez, que hoy y mañana se presenta en el Teatro Fernán Gómez, en el marco del ciclo Danza en la Villa, ha sido el cambio de percepción que ha experimentado en estos doce años sobre el acto y los significados de comer.

“La gula y la lujuria siguen siendo las mismas que hace siglos, pero han cambiado los contextos”, comenta esta coreógrafa de sangre híbrida, nacida en Venezuela, con ascendencia china e italiana, nacionalidad francesa y residente en Madrid. Pero no hay que ver su nueva creación como un remake de la anterior. Tampoco como una secuela, sino más bien como una deformación. Cómeme iba en dirección contraria a Cómeme otra vez. En la primera todo era bello y sensorial. Llovían manzanas rojas, olía a canela, había vino tinto, y en cambio ahora, muy a propósito, hay kétchup, mostaza, patatas fritas, nutella y comida industrial barata. Se ven las marcas de cada producto, porque la publicidad juega un papel en este fenómeno de la voracidad, uno de los tantos derivados de las redes sociales, donde ser influencer significa necesariamente posicionar productos.

El cambio de registro no lo ha hecho Bisogno, que asegura que no juzga ni promueve, sino más bien el giro brutal en los hábitos de la sociedad de consumo. “Hace dos años me enteré de la existencia del mukbang, una práctica que empezó en Corea y consiste en ver a youtubers comiendo cantidades descomunales de comida, una tendencia que se suma a la afición por los vídeos ASMR, en los que se amplifican los sonidos que hacemos al comer, esos ruidos que en oriente están vistos como una demostración de aprecio por la comida, mientras que en occidente los disimulamos porque son signo de mala educación. Y me pregunté qué pasaría si Cómeme lo pasaba ahora por este prisma”.

 

comeme2

 

Instinto zombi

El resultado es Cómeme otra vez, una obra sobre el mal comer que contrasta con la belleza del buen comer de la primera coreografía que, no obstante, ya asomaba un lado oscuro de la gula, que podía conducir al canibalismo. “Leí un día historias reales sobre esto, no ya en la selva sino aquí en las ciudades, y me gustaba la idea de llegar al canibalismo a través de una estética depurada, donde la comida roja contrastaba con lo blanco del escenario”.

La metáfora caníbal sigue presente en Cómeme otra vez pero ahora más referida al hecho de que, en las redes sociales, nos comemos unos a otros. El producto, en realidad, somos nosotros mismos. Entender porqué hay gente que se engancha a ver una niñita delgaducha zampándose un pulpo gigante, aún sabiendo que se ha hecho millonaria por sponsors que le pagan para que lo haga, ha sido resorte y motivación de la nueva coreografía de Meyling Bisogno para su compañía. “Todas mis creaciones responden a un proceso de investigación sobre cosas que personalmente me interesan. No quiero dar lecciones”, afirma. Y son ya más de 35 piezas que parecen muy distintas entre sí pero tienen en común que los asuntos que tocan han intrigado en lo personal a su autora, una creadora muy ecléctica que vende su propia cosmética a pequeña escala y al tiempo, es también la curadora del capítulo de danza en los museos, del Festival Ellas Crean.

Su próximo paso tiene nombre surrealista. Se llama Ready Made y se trata de un dueto que está puliendo ahora mismo en la residencia que le han concedido en Teatros del Canal. Lo estrenará este otoño en esa misma casa, dentro del programa Abierto en Canal y la motivación esta vez son los objetos. “La idea nació viendo la película Delicatessen [Jeunet & Caro, 1991], que tiene una manera muy especial de mostrar las relaciones con los objetos y distintas formas de presentarlos. Pero no será una adaptación ni mucho menos. Ha sido solo el punto de partida para una investigación sobre cómo acercarme a la diversidad objetual”, concluye.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

NÜRNBERG BALLETT

goyom

NÚREMBERG SIGUE ENAMORADA DE GOYO MONTERO

El Ballet bávaro renueva hasta 2028 el contrato del creador madrileño como director, cargo en el que ya lleva quince años. Lee más…

Leer más...
 

FESTIVAL LEKUZ LEKU

lekuz22

LA DANZA VUELVE AL PASEO ABANDOIBARRA

El Festival Lekuz Leku volverá a sorprender al transeúnte del célebre paseo de Bilbao con innovadoras propuestas de danza. Te contamos todo lo que va a ocurrir…

Leer más...
 

XIX TRAYECTOS

trayectos22

ZARAGOZA ES UN LINÓLEO 

Vuelve esta semana el Festival Trayectos, iniciativa que desde hace 19 años llena de danza espacios públicos de la capital aragonesa. Te contamos su oferta…

Leer más...
 
Volver