SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

vazquezA

ELOGIO AL FRACASO

Después de ‘La maldición de los hombres Malboro’, Isabel Vázquez lleva hoy al Teatro Central sevillano su nueva creación ‘Archipiélago de los desastres’, peculiar homenaje a los que hacen danza. Hablamos con ella…

 

Texto_OMAR KHAN Fotos_MARINA TESTINO

Madrid, 14 de enero de 2022

Esta coreografía es un elogio al fracaso y un homenaje a esta profesión de la danza, que con tanta dignidad lo lleva. Se llama Archipiélago de los desastres porque, juntos en el mismo escenario, cuatro actores y tres bailarines funcionan como islas. “Cada uno, desde su propia experiencia, nos habla de sus heridas”, explica la veterana creadora sevillana Isabel Vázquez, autora de esta pieza que parte de una premisa triste pero termina siendo optimista como ella. Se materializó en octubre del año pasado en Granada y ahora irrumpe esta noche y mañana en el Teatro Central, de su ciudad.

De la dificultad que supone la vida en danza ya nos habló en primera persona Isabel Vázquez en su unipersonal a modo de confesión Hora de cierre (2014), conmovedor testimonio y primera experiencia como creadora. Ahora, en su tercera pieza, lo lleva a una experiencia colectiva, en la que ella ya no baila. No es porque no quiera sino porque no puede, y esta, cómo no, es otra de las (insalvables) dificultades que debe afrontar el bailarín en su trayectoria profesional.

“Después de este solo, he venido padeciendo de la espalda. Hace poco estuve bailando para Raquel Madrid en su última creación P de partida, pero la espalda empezó a decirme que no debía continuar. Me encantaría seguir pero me duele tanto que no me compensa”.

Nunca estuvo en su cabeza la idea de hacerse coreógrafa. Se sentía inequívocamente bailarina y pensó que nada ni nadie cambiarían esa elección. Han sido años bailando para otros. Salió de Sevilla a vivir esa aventura en Madrid, en Barcelona, en otros lugares con otras gentes… y cuando hace catorce años volvió a Andalucía, tuvo la opción, alimenticia pensaba ella, de impartir clases en el hoy desaparecido Centro Andaluz de Danza (CAD). “Sentía que la docencia me quitaba mucho tiempo de lo que de verdad quería hacer, pero hace dos años cuando el CAD desapareció y mi actividad docente cesó, empecé a darme cuenta de todo lo que había aprendido dando clases. Todas mis herramientas para trabajar con un grupo numeroso vienen de allí, me di cuenta de que todo ese trabajo que se hace en las escuelas, que parece tan ingrato, supone un gran aprendizaje… no lo veía porque creí que siempre me dedicaría a bailar, me encanta tanto que me dirijan que no vislumbraba ninguna otra opción”.

 

vazquezB

 

Asuntos de machirulo

Y de repente, los machos rudos y vernáculos que son el emblema inconfundible de una cajetilla de tabaco, lo cambiaron todo para ella. Se atrevió a dar el salto que la puso a crear danza para otros. Tras la experiencia solitaria de Hora de cierre llegó así el turno a La maldición de los hombres Malboro (2017), una pieza coral que, con humor e ironía, arroja una mirada nada complaciente sobre la masculinidad tóxica que, para sorpresa de todos –ella la primera-, se ha convertido en un éxito absolutamente inusual para cualquier espectáculo de danza en este país. Excepto Galicia, ha visitado todas las Comunidades Autónomas. Ha sido la primera apuesta de danza en presentarse en el Teatro La Latina, que fuera el de Lina Morgan en Madrid, con siete funciones que terminaron siempre en ruidosos aplausos.

“Más de cuatro años después, seguimos de gira… no me había ocurrido con ninguna de mis piezas ni en la de los demás con quienes he trabajado. Y seguimos vendiéndola. En marzo, iremos a la Exposición Internacional de Dubái… a ver cómo la reciben, me pone nerviosa, porque hablamos de masculinidad y este tema en un país árabe se recrudece”. Más todavía, habría que agregar, siendo una pieza sobre y para hombres, dirigidos por una mujer.

Pero antes, le toca medir fortalezas con Archipiélago de los desastres en Sevilla. Como ya va siendo usual, su nueva creación aborda de manera directa un asunto espinoso y explícitamente está diseñada para conectar con el gran público. Ocurre en una sala desvencijada, por lo que es un ejercicio de teatro dentro del teatro. Tiene texto y actores, bailarines y danza, canciones emblemáticas de toda la vida y música creada expresamente por Santiago Martínez. Podría ser un musical.

“¿Un musical? No sé… no quiero catalogarlo, la verdad es que no sé lo que he hecho, lo que puede suponer un problema para mi distribuidora”, reflexiona. “Lo que sí sé es que es un espectáculo en el que quería rebelarme contra ese peso que nos impone la sociedad con respecto al éxito. También quería que fuese un homenaje a la profesión escénica, tan ingrata y emocionante al mismo tiempo, con artistas que siempre tenemos esa necesidad de continuar a pesar de la adversidad. Quería explorar la vulnerabilidad y fragilidad de los que trabajamos en esto, que estamos siempre lidiando con el fantasma del fracaso”.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2021

Cover DFS 2021
Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ.  Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

ABANDONA EL ENGLISH NATIONAL BALLET

rojo

TAMARA ROJO, NUEVA DIRECTORA DEL SAN FRANCISCO BALLET

Abandona el English National Ballet para convertirse en la primera mujer en dirigir esta casa fundada hace 90 años. Lee más…

Leer más...
 

GRAN GALA DE NAVIDAD / AUDITORIO DE MURCIA

josecarlosgal

MURCIA DESPIDE EL AÑO CON BALLET 

José Carlos Martínez organiza por tercera vez su Gran Gala de Navidad / Estrellas de la Danza en el Auditorio Villegas, que tendrá funciones mañana y pasado. Te lo contamos…

Leer más...
 

XII PREMIOS PAD

padpremios

MARCAT DANCE Y LA CASQUERÍA TRIUNFAN EN LOS PREMIOS PAD

La gala anual se celebró el pasado miércoles, y también reconoció a Miguel Marín y Leticia Gude, entre otros,. Léelo…

Leer más...
 
Volver