bangarraA

BANGARRA: FUEGO EN LAS ENTRAÑAS 

El documental Firestarter recoge la fascinante y trágica historia de esta célebre compañía de danza contemporánea australiana que reivindica los ancestros. Te lo contamos…

 

Texto_BEGOÑA DONAT

Madrid, 16 de mayo de 2021

Bangarra es una palabra del wiradjuri, idioma propio de un grupo de pueblos aborígenes australianos de Nueva Gales del Sur, que quiere decir hacer fuego. Y esa combustión es la que trajo a la escena de la danza contemporánea la unión inspirada de tres hermanos en Sidney. Juntos, Stephen, Russell y David Page le dieron un impulso internacional a la compañía homónima en su forja de un lenguaje radical del movimiento que iba en paralelo a la reivindicación de una cultura marginada.

El documental Firestarter, estrenado estos días en el festival cine documental de Toronto Hot Docs, relata su gesta, no exenta de tragedias personales. A través de la mirada del trío fraternal se explora la pérdida y la recuperación de una cultura, la carga del trauma intergeneracional y el poder del arte como mensajero del cambio social y la curación.

La película abarca la historia de Bangarra Dance Theatre a lo largo de tres décadas. La formación brindó un espacio donde los artistas indígenas han podido celebrar su identidad tras siglos de opresión. Fue fundada en 1989 por la bailarina afroamericana Carole J. Johnson pero empezó a tomar notoriedad con la llegada de Stephen Page a la dirección artística, en 1991, poco antes del referéndum que incorporó a la Constitución el respeto a las personas “de las primeras naciones” como seres humanos.

 

bagarraB

 

Mea culpa de la Australia blanca

El despegue de la compañía coincidió con ese momento de mea culpa del gobierno australiano que llegó a su cénit con un acto de asunción de la responsabilidad del pasado colonial, realizado por el entonces Primer Ministro australiano Paul Keating en 1992, que ha pasado a la historia como el discurso de Redfern Park. Aquel reconocimiento fue un momento definitivo en la reconciliación con los pobladores originales del continente, tras largos años de ninguneo y represión.

"Nos asentamos en las tierras tradicionales y aplastamos su forma de vida. Trajimos las enfermedades y el alcohol. Cometimos asesinatos. Arrebatamos los niños a sus madres. Practicamos la discriminación y la exclusión. Fue nuestra ignorancia y nuestro prejuicio", se redimía en público Keating frente a una audiencia aborigen entre los que se hallaban los componentes de Bangarra. Aquellas palabras fueron un revulsivo que fraguó en exposiciones, teatro y asociaciones culturales en torno a la identidad.

La película, dirigida por Nel Minchin y Wayne Blair, que es descendiente de Batjala, Mununjaily Wake Waka, recoge ese momento de euforia creativa e incluye extractos de espectáculos históricos como Fish (1999), Skin (2000) o Corroboree (2001), aunque el verdadero punto de inflexión para la compañía fue Ochres (1994, en la foto sobre estas líneas), hoy convertido en hito en la danza contemporánea australiana. “Las anteriores producciones habían sido narrativas pero esta nueva, siendo simple y pura, estaba llena de fuerza”, rememora Stephen Page, que la coreografió junto a la entonces asistente a la dirección artística, Bernadette Walong.

Para el creador no fue sencillo amalgamar la danza contemporánea al folclore de sus ancestros. En su proceso de infusión le fue de gran ayuda Djakapurra Munyarryun, bailarín, músico y consultor de la compañía desde 1992 hasta la actualidad, que incorporó el movimiento vivo de la jungla. “Si no lo has aprendido de niño, el baile tradicional es complicado, porque pasa por la coordinación y conexión con la tierra”, reconoce Page.

La santísima trinidad de Bangarra la conformaba Stephen como coreógrafo, Russell como bailarín y David como músico. En los noventa hicieron trabajos comerciales como videos musicales y la película Conflicto de pasiones (Lynda Heys, 1999), una producción australiana protagonizada por Russell. En 2000 fueron nombrados productores ejecutivos de la sección indígena en las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Sidney, y la temporada 2019 que celebró sus tres décadas de permanencia, la hicieron bajo el lema “30 años de 65 mil”.

Sin embargo, la llaga del pasado ha seguido muy presente entre los descendientes de aquellos pueblos primigenios. “Cargamos con un trauma que nos ha sido filtrado a través de nuestras familias. En la compañía había un elemento de negación porque habíamos accedido a un mundo comercial donde sentían que podíamos volcarnos y no reparar en nuestro compromiso social”, recuerda Stephen.

 

bangarraC

 

Muerte y catarsis

Russell se suicidó en 2002, a los 34 años de edad. Le seguiría David, que se quitó la vida en 2016. Un descolocado Stephen volcó su aflicción en la creatividad. En ese proceso de duelo, el creador hubo de buscar la forma de liderar y empujar a la aclamada compañía hacia el futuro y continuar su cometido para cambiar la sociedad.

De aquel profundo e inconmensurable dolor surgió la producción más exitosa de Bangarra hasta la fecha, la épica Bennelong (2017, en la foto sobre estas líneas). En los años siguientes, aún lidiando con la trágica muerte de sus hermanos, siete bailarines históricos dejaron la compañía. Y Stephen se quebró.

“No estamos solos, es un mal que está en todo este país y yo no soy un maldito doctor mágico que pueda repararlo. Formo parte de esta comunidad y este clan, y si hay algo que inspira a este país es el trabajo que hacemos en Bangarra, porque estimula e inspira a diferentes familias. Es lo que quiero proteger y cuidar”, atestigua en las últimas secuencias del documental, donde aparece rodeado de toda una nueva generación de bailarines (en la foto que abre este reportaje).

Como reconoce Hetti Perkins, escritora y comisaria de arte, el coreógrafo y director artístico es uno de los mayores activistas culturales en Australia. “Tiene la visión, la compasión, la voluntad y como mi padre diría, fuego en sus entrañas. Una vez aceptas ese reto y levantas esa antorcha, no la bajas jamás”.

El fuego de Bangarra vuelve a arder con fuerza.

 

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2020

DANCE FROM SPAI 20-21

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Danza News

XXVIII BENOIS DE LA DANZA

carmonabenois

JESÚS CARMONA GANA EL BENOIS DE LA DANZA

El bailaor y coreógrafo consigue el prestigioso galardón internacional de la asociación moscovita al Mejor Bailarín por su creación The Game. Te lo contamos…

Leer más...
 

10&10 / SALA CUARTA PARED

musas

DOMANDO MUSAS 

Inés Narváez Arróspide presenta en el ciclo Mover Madrid de la Sala Cuarta Pared su coreografía Las Musas. Desde mañana y hasta el día 5. Te lo contamos…

Leer más...
 

OBITUARIO / HALPRIN

halprin1

EL SIGLO DE ANNA HALPRIN 

Ha muerto ayer, a los 100 años, una de las impulsoras de la danza posmoderna norteamericana. Recordamos sus aportaciones…

Leer más...
 
Volver