banner Teatre Liceu oct 2022

singinA

NO OLVIDES EL PARAGUAS 

Hasta febrero próximo se podrá ver 'Cantando bajo la lluvia' en el Teatro Nuevo Apolo, de Madrid. Fuimos a verlo y salimos sorprendidos. Léelo...

 

Texto_OMAR KHAN

Madrid, 10 de octubre de 2022

La imagen de Gene Kelly cantando mojado sobre una farola ha pasado a ser emblemática no solamente de la película Cantando bajo la lluvia (Donen/Kelly, 1952), un hito del musical de los años cincuenta, sino de todo Hollywood. Era esa época en la que el cine, un ave fénix que renace cada vez que parece morir (hoy lucha contra el “monstruo” de las plataformas por cable), intentaba sobrevivir al peligro que suponía entonces el auge de la televisión, creando musicales espectaculares que, por decirlo de alguna manera, no cabían en la pantalla doméstica ni tenían posibilidad de brillar en technicolor. Pura ironía, pues la trama gira alrededor de la anterior amenaza del cine mudo ante el advenimiento del sonoro, que puso en jaque y patas arriba a la industria del cine americano.

En realidad, ante la emergencia, Hollywood no hizo más que robar el patrón al musical de Broadway, por entonces ya plenamente establecido. Fue inspiración y modelo para construir la era dorada de los musicales cinematográficos. Así que no es de extrañar que hoy los musicales escénicos, gracias a su auge mundial que hasta han hecho de la Gran Vía madrileña el Broadway español, regresen esas películas al que debería haber sido su medio natural. Una de ellas, Cantando bajo la lluvia, que tras su exitosa temporada en el Teatro Tívoli de Barcelona, ha irrumpido ahora en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, donde permanecerá hasta el 28 de febrero de 2023.

El principal mérito de esta más que notable adaptación de Nostromo Live firmada por el tándem Luis Ángel Llacer & Manu Guix, con coreografía de Miryam Beneditet, reside en la fidelidad. No alterar el guión ni las canciones, las localizaciones ni sus 17 números musicales, pasa a ser su conquista más estimable. Pedante y osado resultaría lo contrario. No hay nada a mejorar en este cómico relato, hoy ya clavado en el inconsciente colectivo del planeta.

 

singinC

 

Don & Cosmo

Desde luego, Gene Kelly es insustituible, y único fue también Donald O’Connor, su amigo en el filme, un bailarín quizá mucho mejor intérprete que Kelly pero sin su estatura y atractivo físico, lo que le hizo ser siempre e injustamente un segundón en la industria. Esto lo sabe y asume Myriam Beneditet desde las coreografías, procurando abstenerse de los alardes de virtuosismo de aquellos genios pero no tanto como para desvirtuar esas danzas. De esta forma, hizo creíbles, originales y propias las intervenciones de Miguel Ángel Belotto como la estrella de cine Don Lockwood, y Ricky Mata, en el papel de su amigo Cosmo Brown.

Un buen ejemplo, el delirante número Make’Em Laugh, que reduce y simplifica las acrobacias de O’Connor, imposibles de clonar, pero permiten el lucimiento de Ricky Mata, que imprime su propia gracia y destrezas al personaje, al igual que el Don Lockwood de Belotto, que sale triunfal del reto más peligroso y complejo: el solo Singin in the Rain. La icónica escena de Kelly bajo la lluvia fue filmada principalmente en planos cercanos quizá para focalizar su baile. La imposibilidad de hacer esa maniobra en el teatro es suplida vistiendo la lluviosa escena con la intervención puntual del equipo masculino de bailarines en farolas ahora multiplicadas, resaltando la intervención de Belotto, que asume el personaje como personaje, sin aspirar a ser Gene Kelly.

Por lo demás, Cantando bajo la lluvia, el musical, hace alarde de producción, con su lluvia sobre la escena, y esa notable y espectacular escenografía diseñada por Enric Planas, que se hace responsable de que este Hollywood luzca verdaderamente dorado. Beneditet maneja con habilidad el eficaz cuerpo de baile a golpe de claqué y en general, bailarines e intérpretes, todos en su registro, saben mantener el espectáculo siempre arriba. Injusto sería dejar de mencionar la deslumbrante participación de Mireia Portas en el papel de Lina Lamont, la derrumbada y chillona diva del cine mudo que no sabía hablar ni cantar. Todo un acierto, además, el homenaje a Cyd Charise, que tuvo un pequeño papel en la película antes de convertirse en estrella.

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2022

Cover DFS 2021
Descargar

Revista MTD Legacy, Academia de Teatro y Danza de la Universidad de las Artes de Ámsterdam 

Cover DFS 2021
Descargar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

 

Suscríbete a susyQ

¡Y recibe la revista en tu casa!
Puedes pagar con Paypal o con  tarjeta de crédito:
 

Suscripcion SusyQ

 

Danza News

FUNDACIÓN CASTELL DE PERALADA

botis

BOTIS SEVA SE HACE CON EL PREMIO CARMEN MATEU

El joven creador británico, procedente de las danzas urbanas, ganó el certamen que le da la oportunidad de crear una obra con Acosta Danza, que se verá en el Festival de Peralada 2024. Lee más…

Leer más...
 

DANZA & AUDIOVISUAL

zinetika22

VUELVE ZINETIKA 

Desde mañana y hasta el 04 de diciembre se celebra en Pamplona, Donostia y Bilbao la séptima edición de este festival de danza y audiovisual. Te lo contamos…

Leer más...
 

ROYAL BALLET EN CINES

royalA1

ESTA NOCHE, JOYAS 

Versión Digital transmitirá en directo al Royal Ballet en la gala ’A Diamond Celebration’ desde Londres, en 125 cines de toda España. Lee más…

Leer más...
 
Volver