Spanish Basque Catalan English French

Manuel Segovia

Ibérica de Danza

Reflexiona Manuel Segovia sobre la Danza Española Escénica que practica desde Ibérica de Danza, su compañía, que acaba de apuntarse un triunfo en México

 

Texto_OMAR KHAN

En México estrenaron, hace dos años, su versión particular de Merimée, en Carmen vs. Carmen. A México han vuelto, ésta vez a Querétaro, para clausurar por todo lo alto el décimo aniversario del Festival Ibérica Contemporánea, quizá el más potente encuentro de flamenco que se realice en Latinoamérica. Ibérica de Danza, la compañía que dirige Manuel Segovia, prosigue firme en su ruta de difusión por el mundo de los valores autóctonos de la danza nacional. Tras la cita azteca, que culminó el pasado 1 de agosto con el estreno de sus nuevas creaciones Novilunio y Romero de Torres, emprenden en noviembre una gira por toda Holanda, que se extenderá hasta diciembre.

La clave del éxito de Manuel Segovia reside probablemente en que no siembra sobre un escenario lo que se desarrolló en las fiestas, calles y plazas de los pueblos de España. Lo transforma sin violentarlo, lo convierte en un acto escénico único sin perder su esencia y le añade su propia poesía y sensibilidad. Este gesto, que le conecta con la corriente internacional del Neofolk, cada vez más en boga, le abre un montón de posibilidades. Le permite, a través de las formas de la danza teatro, acercarse por ejemplo al viaje iniciático de una peregrina en el año jubilar labaniego como ocurre en Novilunio o inspirarse en el universo femenino creado por el pintor cordobés en Romero de Torres, por citar sus dos creaciones de reciente estreno.

“Cuando nadie se dedicaba a la exploración del folclore, nosotros investigábamos en las fuentes de nuestras tradiciones nuevas formas de reinterpretarlas sin perder la esencia. Hemos sido pioneros del New Folk”, sostiene convencido Segovia, que junto a Violeta Ruiz fundó su compañía en 1993. “La evolución de Ibérica ha sido pausada y ascendente, no exenta del riesgo que te da la exploración de nuevos campos, partiendo de la intuición hacia la innovación a través siempre del conocimiento y la experiencia”.

Manuel Segovia Entrevista

Danza Española Escénica

A Manuel Segovia le gusta resaltar, subrayar y poner en negrita y mayúsculas que lo que él hace es Danza Española Escénica. Es un punto clave para acceder a su discurso como creador y al universo particular de Ibérica de Danza. “La palabra Escénica, en mi opinión, define mejor este género puesto que responde a la esencia del mismo. La danza española escénica se hace en el teatro y para el teatro, es decir, nace para ser representada en un escenario con un diseño de iluminación, con una interpretación y una dramaturgia muy concretas. Otra cosa diferente es el folclore visto desde el punto de vista de los grupos folclóricos de todo nuestro territorio, donde cabría una reflexión más profunda. Es indiscutible la labor pedagógica, formativa y de conservación que cumplen, pero no se les reconoce, habría que darles el puesto que merecen en nuestra sociedad. Son nuestras señas de identidad frente a un mundo globalizado, una riqueza a compartir con otros pueblos”.

Tampoco cree Segovia que la hegemonía del flamenco pueda ser determinante a la hora de responder por qué la Danza Española aparece en desventaja, en cuanto a aceptación y difusión masiva. Lo primero que le gusta aclarar es que le la Danza Española es muy heterogénea y abraza muchas danzas. “Danza Histórica, Clásico Español, Folclore, Flamenco, Escuela Bolera, Castañuelas y Ballet”, enumera. “Esta amplitud de registros hace de esta danza una de las más completas y ricas del mundo. Lo que suele ocurrir a menudo es que el Flamenco siendo una parte de la Danza Española Escénica, se toma como el todo y se olvida que solo es una subdivisión. Tiene tanta importancia dentro de ésta, que a menudo se consideran sinónimos. Pero no lo son”.

Destaca también una paradoja, y es una de las razones que la da esperanza y le mantiene en la lucha como impulsor de la Academia Para la Difusión de la Danza Española Escénica, aparte de otras labores de combate como Tesorero de la Federación de Empresas de Danza Españolas (FECED) y presidente de la asociación madrileña Emprendo Danza. “Quizás éste sea un momento difícil para la Danza Española, porque no hay grandes compañías. Sin embargo, es paradójico y triste descubrir que tenemos estupendos intérpretes jóvenes de Danza Española. Desde la Academia creemos que es necesario dar más importancia a este género, crear nuevos públicos, y programar más danza en general en nuestros teatros. Ampliar la cultura dancística de un país es ampliar el conocimiento y por lo tanto supone mejorar nuestra sociedad”, concluye.

 

 

 

Volver