coverSQ62

CUMPLEAÑOS

Somos danza. Pertenecemos, desde hace una década, a esta comunidad, a la que aportamos información, comunicación, visibilidad e ideas, y como ella, hemos sufrido y padecido los más duros embates de una crisis que ya vivíamos antes de que llegara. 

SusyQ 61

PATALETA

Revuelo en Berlín. Precipitadamente y en plena campaña electoral, el potente Staatsballett, ente público alemán, notifica a Nacho Duato que no renovará como director artístico, al tiempo que anuncia el nombramiento para 2019 de Sasha Waltz, que compartirá la dirección artística con Johannes Öhman, que viene del Royal Ballet de Suecia.

COVER 60

HOLANDA

A pesar de la reticencia de la derecha en el gobierno que, recelosos de las vanguardias, hicieron notables recortes en la otrora espléndida danza contemporánea de Holanda, apostando por instituciones más conservadoras como el NDT o el Het Nationale Ballet y haciendo desaparecer o reduciendo iniciativas más periféricas como los festivales Springdance o Something Raw, los holandeses siguen teniendo una notable infraestructura para la danza.

SusyQ 59

NUESTRA FIESTA

La principal utilidad de tener y celebrar un Día Internacional de la Danza es la visibilidad. Hasta hace muy pocos años era nuestra fiesta privada, un día para darnos ánimos y palmaditas, brindar por lo que hacemos y quejarnos por lo que no tenemos. No obstante, paulatinamente ha ido cambiando hacia una fiesta más de todos aunque las carencias sigan. Innumerables fueron las actividades en todo el país que se hicieron a propósito el pasado 29 de abril. Compañías, instituciones e incluso los medios (la televisión destacó el día en los telediarios, toda un logro para la profesión) hicieron propuestas de lo más variadas.

portada58

CATARSIS

Es tarea difícil sacudir, emocionar y conmocionar a los espectadores de hoy, que hemos visto, oído y vivido casi todo en experiencias escénicas. Sin embargo, el polémico y a su manera fascinante creador belga Jan Fabre se ha ido a los principios del teatro (y de la civilización) para poder atraparnos. Su experimento Mount Olympus, una ambiciosa creación de 24 horas ininterrumpidas de duración, en la que encadena doce tragedias griegas de las más sangrientas, consigue tener a la audiencia en vilo durante un día y una noche, envolverla, comprometerla y emocionarla para arrojarla entonces a una eufórica escena final que, al menos en Amberes, puso a la platea en pie, bailando y coreando. 

Edición SQ 57

YO QUIERO UNA CASA DE LA DANZA EN MADRID

No tiene Madrid una Casa para la Danza. Existe en Barcelona. La tiene Bogotá. Es institución reconocida en las grandes ciudades de los países nórdicos. Y no es un capricho tenerla. No es un gesto posesivo ni egoísta sino una verdadera necesidad para un sector que, en la capital, vive a merced de los vaivenes de programación de teatros no siempre sensibles a la danza. A la peripecia burocrática y lenta de conseguir una subvención, le sigue la carencia de espacios para ensayos y encuentros y, finalmente, la imposibilidad de ser programados en su propia ciudad. Es un drama y ahora varios artistas y agentes culturales, animados quizá por la aparente apertura de las nuevas autoridades, han creado una plataforma reivindicativa llamada Yo Quiero una Casa de la Danza en Madrid, que servirá para gestionar frente al Ayuntamiento de la ciudad la creación de un espacio que sea la casa de todos los que hacemos la danza en esta ciudad.

Edición SQ 56

BOCCA

Estrella rutilante del ballet e icono cultural argentino, Julio Bocca se retiró de los escenarios pero no de la danza. Hace tres años, sorpresivamente, aceptó el reto de resucitar al agonizante Ballet del Sodre uruguayo, toda una institución del ballet latinoamericano que estaba al borde del declive. En muy poco tiempo, Bocca ha conseguido el récord de vender más de 20.000 entradas por temporada. Su nombre, aunque ya no baile, arrastra espectadores y su línea de programación, que mezcla revisados títulos clásicos del repertorio con nueva creación, parece un equilibrio razonable entre tradición y modernidad. Adicionalmente, le ha dado una necesaria sacudida a la Escuela de Ballet del Sodre, abriendo una inexistente rama de danza contemporánea, que aún no ha graduado su primera promoción.

Contacto Redacción

  • Redacción

    Revista SusyQ

  • Email

    danza@susyq.es

  • Teléfono

    +34 648 508 758

Contacto Publicidad

  • Comercial / Commercial

    Grisel Tolstow

  • Email

    publicidad@susyq.es

  • Móvil

    +34 625 83 66 84

Volver