marina1

MARINA ABRAMOVIC PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS 

La célebre impulsora de la performance se hace con el prestigioso galardón. Te lo contamos…

 

Madrid, 13 de mayo de 2021

El reconocimiento ayer a la creadora Marina Abramovic (Belgrado, 1946) con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2021, supone también un triunfo para el arte de la performance, al que ha dedicado cinco décadas de su vida. No es usual encontrar esta disciplina en los célebres premios que, históricamente, han mostrado más inclinación hacia la música o la literatura, por lo que es todo un logro que la performer serbia se haya impuesto entre 59 candidaturas de 24 nacionalidades. Ayer, en sus redes sociales, la llamada abuela de la performance, de 74 años, mostraba su agradecimiento.

Aunque fue niña tímida, hija de un militar al servicio del mariscal Tito en la extinta Yugoslavia, Abramovic sintió desde muy joven esa necesidad de expresarse a través del cuerpo y fusionar vida y arte, dos principios fundamentales de la performance. En los años setenta ya estaba experimentando con su propio cuerpo, inicialmente junto a Ulay, el performer alemán fallecido el año pasado, que fue su pareja de entonces y del que se separó con una célebre performance que los hizo caminar en sentidos opuestos a lo largo de la Gran Muralla China.

 

marina2

 

Y es que la ausencia de límites y los extremos han sido característicos del trabajo de Abramovic, que ha experimentado con el dolor físico –quedando a expensas de los deseos e instintos más oscuros de los espectadores-, bebiendo sustancias alucinógenas en público o besándose con Ulay hasta perder la respiración y caer ambos desmayados. En 1997 fue galardonada con el prestigioso León de Oro de Venecia, donde presentó su insólita instalación Barroco Balcánico. Pero quizá su obra de mayor resonancia haya sido The Artist is Present (2010), una performance que la mantuvo sentada inmóvil manteniendo la mirada a cada uno de los  miles de espectadores que se sentaron un instante frente a ella. Fueron un total de 700 horas, durante los tres meses que duró la exposición retrospectiva que le dedicó el MoMA de Nueva York, en la que fuera la primera gran exhibición dedicada la performance en esa destacada institución.

En 2012, el Teatro Real madrileño, entonces bajo la dirección artística del ya fallecido Gérard Mortier, fue productor de Vida y muerte de Marina Abramovic (en las fotos), un deslumbrante y delirante espectáculo de Bob Wilson que, a cuerpo presente, escenificaba el funeral de la performer, que participó en escena junto a Willen Dafoe en el papel de Ulay y Antony, el líder Antony and the Johnsons.

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

¡Gracias!

Si compras desde aquí
... nos ayudas!

ESPECIAL DANCE FROM SPAIN 2020

DANCE FROM SPAI 20-21

Descargar

Apreciado lector


Son tiempos difíciles para la danza, para el periodismo, para la vida… La crisis del Covid-19 también está afectando a susyQ. No hemos podido editar nuestra revista en papel y no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo. Por lo pronto seguimos en digital y solamente podremos continuar si nos apoyas. Por eso hoy pedimos tu ayuda, una colaboración voluntaria que nos permita seguir. Si tu situación no te lo permite, también lo entendemos. Nosotros seguiremos informándote…Gracias.


Volver