Spanish Basque Catalan English French

Daniel Doña

y la fiesta de cumpleaños

40 años de nacimiento. 25 de carrera. Cinco de compañía. Cuerpo a cuerpo es pura celebración

Para el bailaor y creador Daniel Doña (Granada, 1977), todo empieza donde acaba para él el Ballet Nacional de España, en el que brilló como intérprete aunque su salida no fue triunfal. “De allí salí enfadado”, rememora. “Enfadado con la institución, con el baile, con todo. Entonces me llamó Paco Suárez para trabajar en su Romancero Gitano [2005], donde conocí a Claudia Faci y a la danza contemporánea. Y me di cuenta de que había un mundo fuera de la danza española”. Pero advierte que no se pasó al contemporáneo. “Me siento cómodo haciéndolo pero no lo soy. Me gusta decir que tengo una expresión contemporánea del movimiento”. Un espectador que vea trabajos suyos como Nada personal, la reciente Habitat, que se verá en el inminente Festival Madrid en Danza en noviembre, o el solo Cuerpo a cuerpo, que ha gestado en su residencia en el Centro de Danza Canal, puede sacar sus propias conclusiones pero él prefiere no encasillarse. “Nos obligan a ponernos etiquetas y yo lucho por quitármelas. Yo hago danza. Vengo del ala más ortodoxa del español pero soy y me siento libre. En el país de las etiquetas eres un perro verde mezclando flamenco, danza española y contemporáneo”.

Cuerpo a cuerpo es especial para Daniel Doña. Confiesa que este solo, una de sus obras más íntimas y personales, responde a una triple celebración. 40 años desde que nació. 25 años de una carrera larga, empezada con 15, y un lustro desde la fundación de su propia compañía. “Mi padre tenía que firmarme los permisos para trabajar. Él me dijo: el día que falles en los estudios se acabó. Y le he salido barato, pues desde los 14 años me pago todo. También es verdad que hacer carrera desde joven es una suerte. Hoy miro la evolución y me asusto. No tenía tan claro que esto pudiera ser una profesión y me siento afortunado. Yo empecé en el flamenco pero soy curioso y he buscado otros caminos. Siempre para sumar”.

Puede que el público no los capte, pero Cuerpo a cuerpo está lleno de motivos personales, guiños y homenajes particulares. A Manuel Liñán, Olga Pericet y Marco Flores, amigos con los que inició aventura. A Gades, maestro. A su compañero Cristian Martín. “Hay un material de audio que me llegó de las reuniones familiares, en las que se cantaba y se enviaban dedicatorias, es un material muy sensible que está allí pero no busco que se entienda que es mi familia o no. Es simbólico, es personal. Todo cobra sentido con la dramaturgia, que he creado con Jordi Vilaseca [ya habitual colaborador]”. También habrá un artista invitado distinto en cada representación. Pero más allá de lo puntual de cada propuesta hay una filosofía que mueve a Daniel Doña. “Me interesa mostrar verdad, que sea sincero, que lo que hago nazca de una necesidad y me permita expresarme tal como soy. No se trata ya de lo que la gente espera, sino de lo que yo espero de mí”.

Textos_OMAR KHAN Fotos_JUAN CARLOS ARÉVALO

Cuerpo a cuerpo. 20 y 21 de septiembre. Ciclo Abierto en Canal. Teatros del Canal (Madrid). www.danieldona.es

Volver