Spanish Basque Catalan English French

Sol Picó

Doncellas y batracios

Sus obras WW. We Women y One-hit Wonders irán al Mercat de les Flors y Dantzaldia. En Danza_MOS, de Madrid, estrena su nueva creación Dancing with Frogs, que se verá también en Temporada Alta

Texto_OMAR KHAN Foto_CONSUELO BAUTISTA

Se recuerda a Sol Picó (Alcoy, 1967) por su capacidad de riesgo, su agudo sentido del humor y las ideas descabelladas que siempre sustentaron sus coreografías. Su irrupción sorprendente zapateando flamenco en puntas de ballet, con los ojos vendados y desplazándose en medio de un sembradío de espinosos cactus fue una de sus primeras llamadas de atención en su archi-famoso solo Bésame el cactus (2000). Después fue marisco danzante en una paellera, demoledora obrera conduciendo un tractor por las calles o suculenta sirena a la plancha. El público sabe que cada aparición depara una sorpresa y garantiza alguna risotada. No obstante, en el fondo de casi todas ellas late siempre una preocupación constante y sostenida por asuntos turbios y nada graciosos de esta sociedad. El papel de la mujer frente a la hegemonía del macho, uno de ellos. Sus dos nuevos trabajos, que podrían conformar un díptico, tienen que ver con ello, colocándose en sintonía con obras anteriores como La dona manca o Barbisuperstar (2003), El llac de las mosques (2009) o la obra que resume sus 20 años de andadura, el solo One-hit wonders (2014), que sigue en activo y podrá verse este septiembre en el Festival Dantzaldia, de Bilbao

WW. We Women, que se estrenó el año pasado en el Festival Greg, se vio este pasado junio en el madrileño Teatro Español e irá ahora al Teatro Jovellanos de Gijón, supone la reunión de cuatro bailarinas de distintas culturas y el más reciente, Dancing with frogs, que tendrá su estreno mundial en el marco del Festival Danza_MOS de Madrid, irá luego al Festival Temporada Alta de Girona y cierra en el Mercat de les Flors barcelonés, que presenta ambas piezas juntas, explora la masculinidad desde una perspectiva muy femenina, desde la visión de una artista un poco enojada después de tantos años abordando este tema, que siente que las cosas han cambiado más bien poco. “No sé si ha cambiado algo con respecto a la mujer. Creo que ahora se habla más de ello y está más presente, lo que es bueno, pero también veo cómo piensan algunos adolescentes y creo que hemos ido hacia atrás. La sociedad es hoy más consciente y consecuente pero el hecho de que se hable más abiertamente no es una solución”, dice con un aire de decepción.

Pero ella insiste, como buena activista, usualmente lanzando su mensaje desde el único lugar a su alcance, el escenario. WW We Women es irrefutable prueba. “A lo largo de mi carrera la mujer siempre ha tenido presencia pero quería trabajarlo ésta vez desde una perspectiva más universal y contacté con una bailarina africana [Julie Dossavi], una india [Shantala Shivalingappa] y una japonesa [Minako Seki]. A ellas las fui encontrando de una manera casual. Las reuní un día y les comenté que quería hacer un trabajo que hablara sobre cultura, sociedad y mujer. Y de inmediato todas me dijeron que sí. Fue un proceso muy distinto al de trabajar con mi compañía en Barcelona. Cada una tiene una personalidad propia y ha sido más como un encuentro. Era complicado, mezclábamos en una sola propuesta butoh japonés, danzas africanas, khatak de La India y lo mío. El trabajo al final es una reflexión. No juzga. El tema de la mujer es un largo camino a recorrer y depende de en qué cultura te da la sensación de que hay lugares en los que es más duro. En India la vida es más fácil si naces vaca que si naces mujer. Reflexionamos mucho sobre todos estos aspectos, sobre la tradición y la visión que se tiene de la mujer en cada una de nuestras culturas”.

Aunque parece el polo opuesto, la novísima Dancing with frogs, en la que bailan siete hombres incluido el creador e intérprete andaluz Guillermo Weickert, Picó explora el universo masculino desde su perspectiva femenina presentando una variedad de especímenes masculinos que incluye sapos, neomacarras, metrosexuales y andróginos en una aventura sin doncellas que ella define como ácida, sucia, gamberra y tragicómica. “Quería reflexionar sobre ellos. Los hombres tienen una energía distinta que no es mejor ni peor”, advierte. “Ha sido un proceso bestial y me lo he pasado bien. Hemos tenido muy presente el concepto de la masculinidad. De hecho, hice un casting que consistía en que los aspirantes, en un vídeo de dos minutos, debían hablar de lo que pensaban sobre la masculinidad. No tardaron en aparecer temas como la figura del padre, el poder, la fuerza, la confusión, la relación con la sexualidad. Para la pieza, reflexionamos sobre dónde lleva el exceso de masculinidad, cómo los excesos del capitalismo exacerban una masculinidad mal llevada. Reconozco que en este momento de mi vida tengo un punto de rabia y descontento con todo lo que pasa con la mujer, y eso es algo que se ha colado en la propuesta”, concluye.

One-hit wonders. Festival Dantzaldia. Azkuna Zentroa, de Bilbao. (21 de septiembre). WW. We Women. Teatro Jovellanos, de Gijón (21 de octubre). Mercat de les Flors de Barcelona (26 al 29 de octubre). Dancing with Frogs. Festival Danza_MOS. Conde Duque de Madrid (7 de octubre). Festival Temporada Alta de Girona (13 de octubre). Mercat de les Flors (26 al 29 de octubre). www.solpico.com

Volver