Spanish Basque Catalan English French

Acosta Danza SusyQ

La nueva danza de La Habana

El Festival de Peralada y el Grec de Barcelona presentan la ecléctica nueva compañía de Carlos Acosta

La influencia de Carlos Acosta en la danza cubana y mundial parece ir mucho más allá de su individual desempeño artístico como primer bailarín internacional.

Su decisión de establecer una agrupación alternativa en La Habana no solo busca diversificar el de por si dinámico medio danzario de la isla, sino también proyectar una visión de la danza escénica lejana a la etiquetas establecidas, cercana a disimiles visiones del movimiento tenidas hasta hace poco como irreconciliables, y centrada en un particular sentido de identidad que apuesta por su universalidad.

Acosta Danza, la joven  compañía que debutó en el Gran Teatro de La Habana el 8 de abril de 2016, ha levantado todo tipo de expectación en relación con los lineamientos de su dirección artística, que quiere ser amplia y heterodoxa, y la conformación de un elenco que luce atractivo por la integración de bailarines provenientes de distintas disciplinas y formaciones, desde el ballet clásico, la danza contemporánea y la tradicional popular, hasta las manifestaciones urbanas.

El nuevo proyecto ha presentado cuatro temporadas en Cuba con resultados auspiciosos, en medio de los tanteos que supone la conformación de un repertorio inicial. También ha comenzado su proyección mundial y un nuevo compromiso le traerá ahora a los festivales Castell de Peralada y Grec de Barcelona, ocasión en la que interpretará las obras Babbel, de María Rovira, acerca del irreversible exceso de información que se traduce en desconcertante incomunicación; Alrededor no hay nada, de Goyo Montero, sobre poemas de Joaquín Sabina y Vinicius De Morais; Belles Lettres, de Justin Peck, coreógrafo residente del New York City Ballet, que revaloriza con remozado espíritu los elevados preceptos del neoclásico de Balanchine; y End of time, de Ben Stevenson, dueto inspirado en los más puros ideales de este estilo. Carlos Acosta aparecerá en Two, de Russell Maliphant, hecho a la medida de Sylvie Guillem y adaptada a la expresividad de grandes personalidades de la danza.

La coreografía cubana podrá ser desvelada a través de los títulos Cruce sobre el Niágara, de Marianela Boán, eslabón entre la proverbial danza moderna de la isla y sus primeras tendencias dentro de la nueva danza; Anadromous, de Raúl Reinoso, dueto abstracto de implicaciones emocionales; y Derrumbe, de Miguel Altunaga, violento dúo sobre extremos existenciales.

Acosta Danza se encamina hacia una propuesta sin fronteras, integradora de cuerpos y sensibilidades distintas y hasta contrarias. Quizás sea el signo de una nueva era.

Acosta Danza clausura el Festival Castell de Peralada, el 17 de agosto, y podrá verse también este mes en el Festival Grec, de Barcelona. www.acostadanza.com

Texto_Carlos Paolillo • Foto_Manuel Vason

Volver