Spanish Basque Catalan English French

CSDMA Juventud SusyQ

Juventud

En sus diez años el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, de Madrid ha conseguido afianzar su reputación. Tiene nueva directora y sus alumnos se preparan a bailar esta temporada, entre otros, un estreno exclusivo de Fernando Hernando y una pieza de Forsythe

De Fernando Hernando, ascendente y talentoso coreógrafo español vinculado al Nederlans Dans Theater (NDT) holandés, una creación exclusiva de estreno mundial, y de William Forsythe, un extracto de su singular The Vile Parody of Adress. Piezas de Lienz Chang, Sara Calero y David Coria completan el ecléctico y atractivo cartel de la nueva entrega de Danza en Superior, ese programa en el que los alumnos del Conservatorio Superior de Danza María de Ávila (CSDMA), de Madrid, muestran el fruto de su experiencia con estos creadores de primer nivel. Nacho Duato, Rafaela Carrasco, Estevez & Paños, Manuel Segovia, Amaury Lebrún, Carlos Chamorro, José Maldonado o Sharon Fridman, entre muchísimos otros, son creadores que han cedido sus trabajos a esta iniciativa que tiene carácter pedagógico interno pero que funciona como una compañía de primer nivel de cara al público.

“Ofrecemos un producto de calidad”, dice convencida Eva López Crevillén, nueva directora de este centro que ella conoce bien pues ha ejercido desde su arranque, hace ahora diez años, como mano derecha de Virginia Valero, directora saliente pero aún docente en esta casa. “Me interesa conocer las fortalezas de nuestros alumnos y sobre esa base, invitar a coreógrafos que les hagan crecer. Tenemos numerosos talleres de creación en todos los estilos que impartimos, en clásico, contemporáneo, español y flamenco. En este sentido, funcionamos como una compañía. El coreógrafo invitado viene, hace su audición, selecciona dos elencos y preparamos los estrenos, así les damos acceso a una experiencia totalmente profesional. El objetivo ahora sería consolidar una compañía joven como It Dansa, la agrupación del Institut del Teatre de Barcelona o como la de la Escuela de Cannes, en Francia”.

Atrás quedaron los tiempos iniciales en los que la demanda era baja. Hoy, al CSDMA le sobran aspirantes, que han de someterse a un riguroso examen de ingreso. El éxito podría explicarse por la consolidación del centro en el mundo profesional de la danza. El altísimo nivel de su profesorado, entre el que se encuentran célebres artistas en activo, la calidad de sus iniciativas (a finales del año les visitó Maguy Marin, piedra angular de la llamada Nouvelle Danse francesa) y el incontable número de alumnos egresados trabajando en instituciones y compañías de alto rango como la CND, el Ballet Nacional de España, el Ballet Preljocaj, de Francia, o Última Vez, la compañía belga de Wim Vandekeybus, son claros síntomas del éxito de esta gestión iniciada por Valero y ahora en manos de López Crevillén, que reconoce el incentivo que ha supuesto el reconocimiento conseguido por el CSDMA en el marco europeo de la educación superior. De las cosas que quedan por hacer sabe que es asignatura pendiente una mayor internacionalización del centro, especialmente en sus relaciones con América Latina, y también una todavía mayor visibilidad en el ámbito profesional. “Intentamos no estar desconectados de la realidad y procuramos estar atentos a las tendencias, a lo que sucede en la profesión. Incidimos en la necesidad de lo práctico pero también de lo teórico, de la investigación. Constantemente traemos a artistas y docentes de las más diversas tendencias que vienen a realizar actividades complementarias para los alumnos, lo que les permite un contacto real con el mundo. La calidad de los invitados es la clave”.

Con una larga trayectoria como intérprete y docente a sus espaldas, López Crevillén permaneció dos décadas bailando en el Ballet Nacional de España Clásico y también más tarde, cuando se convirtió en Compañía Nacional de Danza, de la mano de Nacho Duato, lo que le permitió moverse en un arco que cruzaba desde los clásicos como Petipa pasando por Balanchine hasta Duato, Forsythe, Kylián o Roland Petit, con quien tuvo un singular acercamiento. Hace diez años, cuando arrancó el CSDMA, compaginaba ambas facetas pero pudo más el proyecto del conservatorio y le dijo a Duato que ya no seguiría bailando. No se arrepiente ni siente nostalgia. Para ella el triunfo de sus alumnos (sigue siendo docente en el CSDMA) es también suyo y ahora se emplea a fondo en la misión y responsabilidad que supone su nuevo cargo, sobre todo en los tiempos difíciles que vive la danza. “Desde aquí les empujamos a ser emprendedores, a fortalecerse frente a la adversidad, a que sean resistentes y salgan adelante, que generen proyectos, que pongan en marcha sus ideas. Estimulamos un nuevo perfil de intérprete, uno que sienta que su carrera no morirá siendo joven sino que puede seguir su ruta por los muchos caminos que desde aquí le señalamos. Los animamos a que encuentren su lugar en la danza”, concluye.

Texto_OMAR KHAN Foto_JOSÉ FERNÁNDEZ

Danza en Superior. Obras de Hernando, Forsythe, Chang, Calero y Coria. Auditorio de la Universidad Carlos III (Campus de Leganés, Madrid) los días 27 y 28 de abril. www.csdma.es 

Volver